¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Sin arrestos un año después de los ataques con ácido contra mujeres iraníes

Image from ICHRI and use with permission.

Imagen de ICHRI y usada con autorización.

Este artículo apareció originalmente en iranhumanrights.org y se publica acá en colaboración con la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán.

Un año después de un aluvión de ataques con ácido contra mujeres en Isfahán, Irán, ni la policía ni las fuerzas de seguridad han aprehendido a nadie, a pesar de sus frecuentes compromisos de arrestar a los culpables.

La madre de una de las víctimas dijo a la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán que las autoridades no han dado a conocer públicamente información alguna sobre los resultados de sus investigaciones, y han advertido a las familias que no den entrevistas a los medios extranjeros.

“Cada vez que tratamos de seguir el caso de nuestra hija, nos dicen que están trabajando pero hasta ahora no han dado ninguna información. Las primeras semanas estuviero muy activos con el caso, pero ahora van mucho más lento. Parece que se han olvidado. Correteamos mucho de este al otro ministerio para que nos compensaran por los gastos médicos de nuestra hija. Ahora, nuestro deseo más importante es que los autores sean castigados por los ataques con ácido”, dijo la madre de una de las mujeres quemadas.

El comentario oficial más reciente sobre los ataques fue el 29 de setiembre de 2015, del jefe de la policía de la provincia de Isfahán, Abdolreza Aghakhani, que volvió a dar su palabra de que el caso sería resuelto.

“Los ataques con ácido son el caso policial más importante en la provincia de Isfahán. Es el único caso por el que tenemos reuniones semanales y tenemos a un detective experimentado haciendo las investigaciones. Además, las fuerzas de seguridad, incluidos los Guardias Revolucionarios y el Ministerio de Inteligencia, también están investigando el caso y tengo confianza en que se resolverá”, dijo Aghakhani, tal como lo citó la Agencia Oficial de Noticias de los Estudiantes Iraníes (ISNA).

Según diversas cifras oficiales, siete y diez mujeres fueron víctimas de los ataques con ácido, que empezaron en la ciudad de Isfahán en octubre de in 2014. Pero a pesar de muchas promesas de las autoridades y de una orden presidencial de Hassan Rouhani a tres ministerios para investigar el caso y arrestar a los atacantes, no se ha arrestado a nadie.

Testigos oculares de los ataques han dicho que los hombres atacantes con ácido gritaron afirmaciones contra la ropa supuestamente suelta de las mujeres antes de atacar a sus víctimas.

La relación entre los ataques con ácido y la hijab apropiada, o vestimenta femenina, es fuerte. Los de línea dura en Irán, incluidos parlamentarios y clérigos de alto nivel, se han centrado cada vez más en imponer nociones ultraconservadoras de hijab a todas las mujeres iraníes como una prueba divisoria de lealtad a la República Islámica.

Se presentó una ley, el Plan para Promover la Virtud y Evitar el Vicio, en el Parlamento iraní en junio de 2014, y posteriormente se aprobó el 22 de abril de 2015.

El plan explícitamente ordena a Basij, milicia de voluntarios bajo los auspicios de los Guardias Revolucionarios de Irán, a aplicar una hijab apropiada en todas las mujeres iraníes. A través de este llamado a Basij de aplicación, se encarga la aplicación de la ley a ciudadanos individuales y sin entrenamiento (a los que no se puede hacer responsables) —en otras palabras, crea efectivamente un sistema de justicia paralela.

Adicionalmente, una serie de clérigos de alto nivel han afirmado públicamente que una aplicación efectiva de la hijab apropiada debe ir más allá de advertencias verbales. Justo antes de los ataques, el Imam de los viernes de Isfahán, Mohammad Taghi Rahbar, dio un sermón donde sugería que a las mujeres con “malas hijab” se les debería enfrentar con más que palabras.

Relatos de testigos oculares de los ataques con ácido sugieren que quienes arrojaron el ácido eran justicieros de la moralidad. Los ataques ocurrieron mientras el Parlamento de Irán debatía el Plan para Promover la Virtud y Evitar el Vicio.

En defensa de la ley, el presidente del Tribunal Supremo de Irán, Sadegh Amoli Larijani, dijo el 26 de octubre de 2014: “Naturalmente, los occidentalistas y los antirrevolucionarios quieren culpar por los ataques con ácido a la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio. Lo lamento por algunos en los medios nacionales que están haciendo lo mismo”.

El fiscal general Ebrahim Raisi también negó toda conexión entre la ley del Plan para Promover la Virtud y quienes arrojaron el ácido. “Las buenas fuerzas religiosas de Hezbolá nunca cometerían un acto semejante”, dijo el 23 de octubre de 2014.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.