¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Turquía pone una pistola en la cabeza de los medios de comunicación en la antesala electoral

Citizen video of Özgür Gün TV reporter Murat Demir and DİHA reporter Serhat Yüce being threatened by police. Video via YouTube.

Video de un ciudadano donde el periodista de Özgür Gün TV, Murat Demir y el periodista de DİHA, Serhat Yüce  están siendo amenazados por la policía. Video vía YouTube.

Las elecciones del 1 de noviembre en Turquía se están acercando rápidamente y los periodistas nacionales están enfrentando nuevos niveles de amenazas en una atmósfera de miedo y violencia.

En octubre, en el transcurso de una semana, los periodistas Ahmet Hakan y Serhat Yüce sufrieron golpizas que han provocado indignación en el país por la falta de seguridad hacia los periodistas. La agresión a Hakan del 1 de octubre, por una pandilla asociada al partido gobernante de Turquía fue la más resonante para los usuarios de las redes sociales en el país. La agresión de la policía hacia Yüce que se llevó a cabo el 5 de octubre también ha sido fuertemente condenada.

La presión a los periodistas se está intensificando antes de la votación, el partido gobernante AKP (Justicia y Desarrollo) espera obtener la mayoría de los votos anhelados. El partido perdió algunos de sus dominios políticos después de las elecciones en junio, lo que produjo un parlamento dividido y nuevas elecciones anticipadas, además de redoblarse sobre la oposición, y que uno de sus principales objetivos de la última década (el proceso de pacificación Kurdo) amenaza con derrumbarse como resultado.

Frente a la militancia kurda y a un aumento de la violencia gubernamental hacia la ciudadanía, los periodistas que aplican un lente crítico para investigar e informar sobre las actividades del Presidente Recep Tayyip Erdoğan y su partido AKP, están siendo particularmente vulnerables al perjuicio.

El partido gobernante contra el grupo de medios de comunicación Doğan 

Más particularmente, campañas de información e intimidación física que antes apuntaban a los kurdos y a los medios de izquierda, apuntan ahora a los medios de comunicación convencionales también.

El grupo de medios Doğan, que abarca medios con influencia como Hürriyet y Hurriyet Daily News, Posta, los canales de televisión Kanal D, CNN Türk, y tv2, es uno de los mayores grupos de medios en Turquía. Propiedad del famoso magnate de las comunicaciones Aydın Doğan, el grupo siempre ha operado como una organización de comunicaciones convencional estándar, evitando temas sensibles y con tendencia a la objetividad.

Pero Doğan se vio bajo presión antes de la elección del 7 de junio, donde las ambiciones de AKP por dominar el próximo parlamento fueron socavadas por la llegada del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) a la legislatura. Durante la campaña, el grupo le proporcionó tiempo de emisión a los miembros del HDP y a su líder Selahattin Demirtaş.

Esta medida fue poco popular entre los nacionalistas que atacaron al grupo de comunicación y reclamaron que se estaba “fomentando” el separatismo kurdo y “apoyando al terrorismo”.

Después de las elecciones, Doğan comenzó a tomar precauciones. Como lo dijo un periodista: la autocensura se instaló en toda la red. Los invitados de HDP dejaron de destacarse en las transmisiones de los programas del grupo Doğan.

Pero incluso estas precauciones resultaron ser insignificantes. En las noches del 6 y 8 de setiembre, las sedes centrales en Estambul del nuevo sitio líder del grupo Doğan, Hurriyet Daily, fueron atacadas con piedras y palos por una multitud organizada por los diputados del AKP y el líder de la Juventud AKP, Abdurrahim Boynukalın, quien públicamente pronunció un discurso amenazante frente a las oficinas de Hurriyet.

Boynukalın no fue castigado por su papel en la organización de la turbulenta manifestación.

Ahmet Hakan es golpeado frente a su casa

Los ataques al grupo Doğan y a sus periodistas continuaron cuando el conocido presentador Ahmet Hakan Coşkun fue golpeado frente a su casa, reportando nariz y costillas rotas. A través de una investigación, se supo que tres de los cuatro asaltantes eran miembros de AKP. AKP anunció posteriormente que habían sido expulsados del partido.

Si bien en un inicio Hakan apoyaba a AKP y Erdoğan, con el tiempo se volvió más crítico al tener AKP un crecimiento conservador y autoritario. Este cambio fue notado por los escritores de la prensa pro-AKP, como el columnista Cem Küçük, que falsamente acusó a Hakan de apoyar al Partido Trabajador Kurdo que prefiere la independencia de los kurdos de Turquía.

Escribió en el diario Star:

Like schizophrenic patients, you [Hakan] think you are still living in the days when Hürriyet ran the country. We could crush you like a fly if we wanted. We have been merciful until today and you are still alive.

Al igual que los pacientes esquizofrénicos, tú [Hakan] piensas que sigues viviendo en los días cuando Hürriyet dirigía el país. Te aplastaríamos como a una mosca si quisiéramos. Hemos sido misericordiosos hasta ahora y tú sigues con vida.

Esas palabras fueron impresas menos de un mes antes de que él fuera asaltado.

Aunque la mayoría de los periodistas y organizaciones de medios de comunicación condenan el ataque, los medios pro-AKP tratan de culpar a otros. Grupos conocidos en los medios sociales como AKTrolls (usuarios anónimos pro-AKP, principalmente activos en Twitter) incluso celebraron el suceso:

La cuenta de un importante tuitero anónimo vinculado a palacio (pro- Erdogan) luego del asalto al periodista Ahmet Hakan justo ahora

Los ataques a los medios kurdos continúan

El silenciamiento de los medios kurdos con la ayuda de las fuerzas de seguridad turcas es otra característica del cada vez más deprimente ambiente de los medios turcos. Solo dos días antes que Ahmet Hakan fuera atacado, un edificio en el que funciona la agencia de noticias kurda DIHA y el periódico en lengua kurda Azadiya Welat fue allanado por la policía.

El allanamiento ocurrió sin una orden judicial en la tarde del 28 de setiembre. La policía tomó cerca de 30 periodistas, editores y reporteros en custodia donde ellos dijeron haber sido acosados e intimidados. La policía también rompió ventanas y puertas dentro del edificio.

¡Una puerta a la verdad! La policía que allanó el DIHA hizo esto. Los estamos observando e iremos tras ustedes.

Una posible razón para el allanamiento es el fuerte trabajo de DIHA en ciudades kurdas donde los conflictos entre los grupos kurdos independentistas y la policía han sido importantes. El AKP ha demostrado su voluntad de censurar las noticias que vienen de ciudades como Cizre, Beytülşebbap, Hakkari y Şırnak, donde la agencia ha sido particularmente activa.

DİHA  es la fuente de noticias más respetada para muchas personas kurdas viviendo alrededor del mundo y para muchas otras que no confían en los medios convencionales. Primero fue censurada su página web en julio, como parte de una ola de bloqueos cubierta por Global Voices. Desde entonces, sus dominios de seguridad y sitios espejos han sido bloqueados más de 20 veces.

Poniendo una pistola en la cabeza de un periodista

El suceso más reciente para conmocionar a los periodistas en el país demuestra cuán lejos el gobierno ha traspasado la línea de comportamiento aceptable en su guerra contra los medios.

El reportero Murat Demir de Özgür Gün TV y Serhat Yüce de DIHA fueron amenazados, golpeados y después tomados en custodia en público por policía encubierta en el pueblo provincial de Silvan, población kurda al este de Turquía.

Cuando se estaban preparando para fotografiar el pueblo, en toque de queda, un policía detuvo su auto cerca, cargó su arma y apuntó a la cabeza de Serhat Yüce mientras que al mismo tiempo lo amenazaba verbalmente.

¿Qué viene a continuación?

El periodismo nunca ha sido una profesión fácil en Turquía. Periodistas amenazados, golpeados, torturados e incluso asesinados han sido temas recurrentes en los medios de comunicación turcos.

Los ataques a los trabajadores de los medios de comunicación recuerdan a las épocas oscuras y provocan un justificado miedo infundado a la prensa crítica e independiente. Sucesos como el arresto de los periodistas de VICE y la deportación de Frederike Geerdink también demuestran que los ataques a la prensa libre no se limita solo a ciudadanos turcos.

Si predecir el futuro ya es difícil, mucho más lo es en Turquía donde en los últimos años se han producido una serie de problemas económicos y de seguridad que han arrastrado al país a un retroceso, llevándolo a una situación de violencia y frustración vivida en el pasado.

Pero parece seguro que hasta el 1 de noviembre no habrá descanso, y los periodistas tendrán que elegir entre autocensurarse o correr riesgos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.