¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Por primera vez en Canadá: Inmigrante somalí obtiene escaño en el Parlamento

Justin Trudeau on the campaign trail, visiting then-candidate Ahmed Hussen in his Toronto district. Ahmed Hussen won the race, becoming Canada's first member of parliament of Somali descent.  Credit: Adam Scotti. Used with PRI's permission.

Justin Trudeau durante la campaña, visitando al entonces candidato Ahmed Hussen en su distrito de Toronto. Ahmed Hussen ganó las elecciones, con lo que se convirtió en el primer parlamentario de Canadá de ascendencia somalí. Crédito: Adam Scotti, usada con autorización de PRI.

Este artículo e informe de radio de Carol Hills para The World apareció originalmente en PRI.org el 22 de octubre de 2015, y se reproduce acá como parte de un acuerdo para compartir contenido.

En 1993, Ahmed Hussen llegó a Canadá, solo, con 16 años de edad, refugiado de Somalia. El lunes 19 de octubre de 2015, este abogado padre de dos hijos fue elegido al Parlamento de Canadá, el primer parlamentario de ascendencia somalí.

Listen to this story on PRI.org »

“Realmente creo que esto marca un rumbo”, dice. “Muestra que Canadá es uno de los países más grandiosos del mundo donde uno se puede integrar rápidamente a la corriente principal y ser todo lo que pueda ser”.

Hussen representará a York South-Weston, un distrito compuesto en gran parte por inmigrantes de Toronto. Canadá es hogar de un estimado de 150,000 canadienses somalíes. “Para una comunidad que es relativamente nueva y relativamente aislada, creo que muchos canadienses con antecedentes somalíes y muchos jóvenes con los que he trabajado ven esta victoria como algo que los inspira a lograr más”.

El camino de Hussen al Parlamento se parece a una historia de Horatio Alger en Canadá (Alger era un escritor estadounidense famoso por sus historias acerca de muchachos que con honestidad y trabajo arduo logran salir de la pobreza). Luego de su llegada de Somalia en su adolescencia, Hussen terminó la secundaria, vivió con sus familiares en viviendas públicas y realizó trabajos con poca remuneración y ahorró para la universidad. También hizo trabajo voluntario para políticos locales. Eso le mereció recomendaciones para trabajos remunerados y a la larga, Hussen obtuvo un trabajo para un candidato del Partido Liberal que se convirtió en primer ministro de Ontario. Dejó ese trabajo para convertirse en presidente del Congreso Somalí Canadiense y organizador de la comunidad. Pero Hussen es firme: “en primer lugar soy canadiense, en segundo lugar, soy somalí”.

Si Estados Unidos es famoso por ser una fusión, Canadá ostenta una metáfora diferente; una mosaico.

“Fusión significa que vienes y todos simplemente se asimilan en un agujero gigante”, dice Hussen. “En Canadá, animamos a la gente a valorar su legado pero también adoptamos valores canadienses comunes, como respeto por los derechos humanos, el respeto a las minorías”.

Como Estados Unidos, Canadá está conformado de gente de todo el mundo, y Hussen dice que la fuerza del país viene de esa diversidad. “A diferencia de otros países que están desunidos debido a las diferencias de religión y etnia. De alguna manera, Canadá ha logrado en mayor grado seguir fuerte y unido a pesar de todas esas diferencias”.

Ahmed Hussen dice que la comunidad somalí canadiense trae consigo algunas fortalezas naturales. “Hay una historia rica de emprendedurismo que viene desde Somalia, una voluntad de asumir riesgos de negocios en lugares que se han dado por perdidos. Han traído esto a Canadá también”. Hussen dice que en Edmonton, Alberta, los somalíes canadienses han revitalizado barrios enteros, iniciado pequeños negocios, restaurantes y tiendas.

La comunidad somalí canadiense no está libre de luchas. Hay desempleo, pobreza y violencia juvenil. Y los funcionarios canadienses dicen que han interceptado o intervenido una serie de casos que involucran a jóvenes canadienses que se han unido a la organización militante al-Shabaab, con sede en Somalia. Pero Hussen dice que los números son muy pequeños. “La amplia mayoría de la comunidad está avanzando. Se están integrando. Los jóvenes se están graduando de colegios y universidades. Cada vez más pueden acceder a trabajos y profesiones”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.