¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Legendario cuarto rey de Bután cumple 60 años

 Jigme Singye Wangchuck, the fourth King of Bhutan. Image from public domain.

Jigme Singye Wangchuck, cuarto rey de Bután. Imagen de dominio público.

Tal vez se haya retirado como rey de Bután en 2006 cuando llevó la democracia a su diminuto reino de los Himalayas, pero el cuarto rey de Bután, Jigme Singye Wangchuck (padre del actual rey de Bután, Jigme Khesar Namgyel Wangchuck) sigue estando muy presente en los corazones de los ciudadanos hasta hoy.

Retirado o no, muchos butaneses lo quieren por ser un gobernante que se ha dedicado más al bienestar de su pueblo que al poder y la fama. Se le reconoce por haber llevado un significativo progreso cuando el pequeño país ubicado en medio de gigantes (India y China) quedó muy aislado y subdesarrollado, y por hacer un excelente trabajo, sobre todo teniendo en cuenta que ascendió al trono prematuramente a los 16 años en 1972.

Gran parte de esta gratitud y genuino respeto por el “grandioso cuarto”, como se le conoce, se hicieron evidentes con las preparaciones en Bután para grandes celebraciones por su sexagésimo cumpleaños el 11 de noviembre. Los medios sociales vieron un desborde de sentidos tributos de butaneses de todo el mundo, donde indican cuán querido y respetado sigue siendo. Fotos suyas y agradecimientos por sus contribuciones han proliferado en páginas de perfiles personales y medios ciudadanos.

Celebración por los 60 años de Su Majestad el Cuarto Rey de Butén en Tendrel Thang, Thimphu.

2 de junio de 1974, luego de la coronación de Su Majestad Jigme Singye Wangchuck, Bután anduvo un camino equilibrado y cuidadoso de avance.

El educador Passing Tshering actualizó un tributo previo al rey en su blog:

At 17 I was in high school trying to figure out why my mathematics teacher didn't like me, why the warden had to be so strict, why all the beautiful girls were scared of me, and what was I doing there in school…But at 17 young crown prince Jigme Singye Wangchuck not only lost his father, but also his king. Bhutan turned numb at the news but young Jigme had to wipe off his tears midway down the cheeks and answer to his country's calling.

A los 17 años, estaba en secundaria tratado de averiguar por qué no le gustaba a mi profesor de matemáticas, por qué el encargado debía ser tan estricto, por qué todas las chicas bonitas me tenían miedo y qué hacía en el colegio… Pero a los 17 años, el joven príncipe heredero Jigme Singye Wangchuck no solamente perdió a su padre, sino también a su rey. Bután se quedó entumecido con la noticia, pero el joven Jigme tuvo que limpiarse las lágrimas a mitad de camino de sus mejillas y responder al llamado de su país.

Muestras exteriores de respeto hacia monarcas o dictadores, simplemente por su cargo, abundan en todo el mundo. Pero en el caso de Bután, los elogios hacia Jigme Singye Wangchuck se derivan del hecho de que el pueblo le atribuye gran parte del éxito del país. Muchos miran a su reinado con gran nostalgia, recordando cómo un país aislado fue liderado exitosamente hacia la arena internacional y el siglo XXI por una persona que tenía en consideración sus mejores intereses.

En su blog iamDrukpa, Jurmi Chhowing escribió:

Grounded as he is exalted. Wise as he is pragmatic. Humble as he is daring. The Great Fourth is alive.
What a precious opportunity it is to celebrate such a life. […]

This man does not claim credit. Does not hanker after bouquets. Does not involve himself in pettiness. Does not get lost up in the summits. In all dualistic callings, equanimity is his measure.

Contentment, his treasure.

Con los pies en la tierra mientras lo exaltan. Tan sabio como pragmático. Tan humilde como atrevido. El Gran Cuarto está vivo.
Qué preciosa oportunidad de celebrar una vida así. […]

Este hombre no reclama crédito. No ansía ramos de flores. No se involucra en mezquindades. No se pierde en las cumbres. En todos los llamados dualistas, la ecuanimidad es su medida.

La satisfacción, su tesoro.

Jigme Singye Wangchuck. Image from Public Domain.

Jigme Singye Wangchuck. Imagen de dominio público.

Las palabras de Jurmi resonaron en muchos butaneses. Han visto a un rey que no eligió liderar cumbres, sino seguir siendo la fuerza tranquila detrás del progreso de su nación. Nunca ha tomado costosas vacaciones al extranjero, en cambio, pasa su tiempo haciendo caminatas y motando bicicleta en el campo, conociendo a sus súbditos. Ni ha vivido ni vive en un palacio, sino en una cabaña enclavada en bosques de pino.

El escritor Tshering Tashi, que ha escrito “Mito y memoria: Historias no contadas de Bután” y “Señas de Bután audaz”, narró un breve extracto de un informe de la Asamblea Nacional en 1998 en su página de Facebook:

Proposals for a suitable palace for His Majesty has been made in the past by the government officials and people. However, let alone the construction of a palace, His Majesty the King does not even approve the procurement of new vehicles to replace the old vehicles in the royal garage or even the regular maintenance and re-furbishing of the log cabin in which he resides. Speaker of the National Assembly, 76th Session of the National Assembly (29thJune –30th July 1998)

Funcionario del gobierno y el pueblo han hecho propuestas para un palacio adecuado para Su Majestad. Sin embargo, por no hablar de la construcción de un palacio, Su Majestad el Rey ni siquiera aprueba la adquisición de nuevos vehículos para reemplazar los antiguos vehículos en el garage real o siquiera el mantenimiento frecuente o la renovación de la cabaña de madera en la que reside. Presidente de la Asamblea Nacional, 76ma Sesión de la Asamblea Nacional (29 de junio – 30 de julio de 1998).

El desarrollo de la filosofía de Jigme Singye Wanghchuck de Felicidad Nacional Bruta, que se centra en el bienestar del pueblo antes que en las adquisiciones materiales, fue el centro de todos sus planes de desarrollo en Bután. Siguió el camino iniciado por su padre, Jigme Dorji Wangchuck, el tercer rey de Bután, que en 1968 decretó que las resoluciones de la Asamblea Nacional podian deponer a ministros y al propio rey de su cargo. Al siguiente noviembre, renunció a su poder de veto de los proyectos de la Asamblea Nacional y dijo que dejaría el cargo si dos tercios de la legislatura aprobaban un voto de no confianza. También fue un hombre que viajó con un pasaporte común y corriente y que decía que era un trabajador del gobierno.

Sushila Gurung, profesora en Thimphu, escribió en su blog sobre el “grandioso cuarto”:

[all sic] When world raced for socio-economic developent stamping [out] social happiness, you prioritzed Happisness as the ultimate source of overll development…Word sounds limited to when the heart is full.the person behind the destiny of Bhutan then and now .A king who fought along with the common soldiers in times of political turmoil.Which leader of 21st century has acclaimed such a height of infinite love for the county and its people…

Cuando el mundo compite por el desarrollo socioeconómico que aniquila la felicidad social, usted dio prioridad a la Felicidad como la fuente última de desarrollo general… La palabra suena limitada a cuando el corazón está lleno. La persona detrás de los destinos de Bután entonces y ahora. Un rey que luchó junto a soldados comunes en tiempos de revuelo político. ¿Qué líder del siglo XXI ha logrado tanto amor infinito por el país y su pueblo?

Su lista de logros, además de guiar a la democracia, incluye reducir tasas de mortalidad infantil, mejorar la atención de salud y educación, construir infraestructura, acuñar la Felicidad Nacional Bruta y liderar personalmente al ejército para expulsar a indios rebeldes armados de selvas butanesas.

Sonam Dorjee, que trabaja con el Ministerio de Educación, publicó un poema que escribió en su página de Facebook que probablemente resume el sentimiento de muchos butaneses en este momento:

Thank you Your Majesty
For guiding us with the spirit of Buddha Nature,
With thoughtful wisdom and true compassion
For your selfless sacrifices to people's needs…
Thank you Your Majesty,….
For being the role model with the hallmark of simplicity
For being a far sighted and visionary leader

Gracias, Su Majestad
Por guiarnos con el espíritu de la naturaleza de Buda,
Con considerada sabiduría y verdadera compasión
Por sus desinteresados sacrificios por las necesidades del pueblo…
Gracias, Su Majestad,….
Por ser un modelo a seguir con el distintivo de la simplicidad
Por ser un líder sagaz y visionario.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.