¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Trinidad y Tobago: Cómo un pésimo servicio termina denigrando a una clienta

Photo by Flickr user Charlotte Cooper. CC BY 2.0

Foto de la usuaria de Flickr Charlotte Cooper. CC BY 2.0.

Parece que siempre se le acaba echando la culpa a las mujeres. Por ejemplo, este caso: una mujer, que estaba experimentado problemas con su iPhone, lo llevó a una tienda en Trinidad llamada “Bad Robot” para arreglarlo. Unos meses después, unas fotos, presuntamente cogidas de su móvil y en las que ella salía desnuda, aparecieron por todas partes en las redes sociales.

Ella se quejó del incidente tanto al dueño de la tienda como en una publicación en las redes.

Y he aquí lo que pasó después, según el blog Square Peg (Round Hole):

Angry that you would publicly reveal the wrongdoing as you saw it, the owner then attacks you via social media and shares the pics for spite. Even worse, people following this increasingly public spectacle are now blaming you for daring to use your personal property as you chose. Instead of… oh, I don’t know… condemning the person who stole from you.

El dueño de la tienda, enfadado por haber hecho público lo que a tu parecer fue un delito, se venga de ti subiendo esas fotos en las redes sociales. Y lo que es peor: la gente que ha estado siguiendo lo que se está convirtiendo en un espectáculo público cada vez mayor, te está echando la culpa por haberte atrevido a utilizar tu propiedad personal como tú querías, en vez de, no sé… censurar el comportamiento de la persona que te robó.

Por supuesto, no todo el mundo adoptó esta actitud de “culpemos a la víctima”. Una de esas personas fue la ex Miss Trinidad y Tobago y ganadora del proyecto Runway, Anya Ayoung-Chee. Ella, que también ha pasado por una experiencia similar, en la que publicaron un vídeo sexual suyo tomado de su ordenador cuando lo llevó a reparar (aunque no a la misma tienda), fue una de las primeras en censurar al dueño de “Bad Robot” por la forma en la que trató este asunto desastroso:

I am utterly shocked by your slanderous and outrageous behaviour. I highly recommend you immediately stop what you are doing, recoil, reflect and better yourself. You are doing yourself absolutely no favours as a business owner or a person who I assume wishes to maintain respectable relationships with other people in your community. For my own reasons I have NEVER even publicly addressed my own similar situation, however I cannot stand by and watch this happen to another person. This abuse MUST stop.

Even if your company was not at fault for the initial crime, you are personally incriminating yourself now. Find a more intelligent and effective method to address your purported grouse.

To all the salacious social media cowards following along — liking, commenting, sharing — I implore you to recognize that you are complicit in this deplorable act of invading someone's privacy and damaging their character. Believe me, you would not want the table's [sic] turned.

Me he quedado completamente atónita por tu comportamiento difamatorio y totalmente fuera de lugar. Te recomiendo encarecidamente que pares inmediatamente lo que estás haciendo, des marcha atrás, recapacites y hagas de tí una persona mejor. Desde luego, no te estás haciendo ningún favor, ni como persona de negocios que eres, ni tampoco como una persona que supongo desea mantener unas relaciones decentes con los miembros de su comunidad. Por razones personales, NUNCA, ni siquiera públicamente, he abordado mi propia experiencia, similar a esta; sin embargo, no puedo quedarme parada, viendo cómo le pasa lo mismo a otra persona. Este tipo de abuso DEBE cesar.

Aún cuando tu compañía no hubiera sido responsable del delito inicial, te estás poniendo en evidencia a ti mismo ahora. Busca una manera más inteligente y efectiva de dirigir tu queja.

A todos los cobardes procaces de las redes sociales que han estado siguiendo el conflicto, dándole “me gusta”, comentando y compartiendo, les pido que admitan su parte de complicidad en este deplorable acto de invasión de la privacidad de una persona y deterioro de su imagen. Créanme, no les gustaría que les pase a ustedes.

El dueño de la compañía se defiende

El post que publicó Ayoung-Chee fue ampliamente respaldado y compartido. En un post público, Nigel Tyrell P. Reid comentó:

The winner of the internet today is Anya Ayoung-Chee. Raucous applause!!!!! Just raucous!!!!!

El ganador de internet de hoy es Anya Ayoung-Chee. ¡¡Un gran aplauso!! ¡¡Simplemente grande!!

Quizás fuera el contraataque la causa por la que el dueño de la compañía, Jeffrey Charles, decidiera escribir esta “disculpa pública” a la afectada:

Recently a customer bought an issues to the management about some leaked nude photos and alluded it was done by one of the employees of the establishment. I indicated to the said customer that I will investigate the matter and get back to her as the employee in question in not in our employment anymore. To my surprise the next morning my phone is ringing off the hook and my inbox is fill with messages about the conduct of my store. I was then told that my store that I built from the ground up and put some many hours in to establish my brand was being dragged through the mud on social media.

I found this to be unfair as I had promise[d] to look into the matter. […] I lashed out at the customer in the same like manner on social media, which caused the matter to escalate further…

Recientemente, una clienta vino a la tienda por un problema sobre unas fotos que fueron filtradas, e insinuó que fue uno de los empleados de la tienda el que lo hizo. Yo le prometí a dicha clienta que investigaría el asunto y me pondría en contacto con ella, ya que el empleado en cuestión no trabajaba ya con nosotros. Para sorpresa mía me encuentro con que, a la mañana siguiente, mi teléfono no para de sonar y mi bandeja de entrada está llena de mensajes sobre el comportamiento de mi tienda. Entonces me cuentan que el negocio, ese que levanté de la nada y en el que invertí muchísimas horas para dar a conocer mi marca, estaba siendo desprestigiado en las redes sociales.

Esto me pareció injusto, ya que prometí que investigaría el asunto. […] Le devolví el golpe a la clienta de la misma manera que ella, en las redes sociales, lo que ha causado que el asunto haya llegado tan lejos.

Charles dijo que el empleado aseguró que había arreglado el teléfono estando la clienta presente, y añadiendo que:

As everyone knows with the new iOS software iPhone requires a password. Her screen LCD was damage[d] and her entire phone was blackout [sic] so the only way to see the screen and enter the password was to change the screen, which was done in her presence. The question to be asked is at what point did the employee invade this customer[‘s] privacy? This incident occurred three months ago and it's unfair that Bad Robot[‘s] name is being dragged into dispute without any evidence of wrong doing.

Como todo el mundo sabe, el nuevo software del iOS iPhone requiere una contraseña. La pantalla LCD de su móvil estaba dañada y completamente en negro, así que la única manera de poder ver lo que ésta mostraba y meter la contraseña era cambiando la pantalla, lo cual se hizo en su presencia. Entonces, la cuestión es cuándo pudo el empleado haber invadido la privacidad de la clienta. El incidente ocurrió hace tres meses y es injusto que el nombre de Bad Robot esté siendo involucrado en este conflicto sin tener ninguna prueba de que haya cometido ningún delito.

“Nadie es responsable del comportamiento de otra persona”

Para echarle aún más leña al fuego, los medios de comunicación cubrieron la noticia y entrevistaron a la defensora local de la mujer, Hazel Brown, quien sugirió que la culpa fue de la mujer por no haber tomado las medidas de precaución necesarias para proteger las fotos. Los internautas no se lo podían creer. La usuaria de Facebook Rhoda Bharath dijo:

Hazel Brown slut shame the girl….I cyah make this shit up!
And they want a Ministry.
Dear Sweet Baby Jesus, I need a drink.
Soon she will say women does look for rape.

Hazel Brown tacha de prostituta a la chica… ¡No me lo estoy inventado!
Y ellos quieren un Ministerio.
Jesús, María y José, necesito un trago.
Dentro de poco ella misma estará diciendo que las mujeres están buscando que las violen.

Square Peg añade:

Let me be very clear: first of all, no one is responsible for anyone else’s behavior. Did the businessman have a right to get angry when he discovered that she had posted about the incident in relation to his company before (as he claims) he had a chance to investigate? Sure. Did that anger give him the right to compound the initial violation by posting the pics? Nope.

Seré claro: para empezar, nadie es responsable de lo que otros hacen. ¿Tenía el dueño derecho a enfadarse cuando descubrió que ella publicó lo del incidente relacionando a la compañia antes de que él (tal y como él asegura) tuviera la oportunidad de investigar? Por supuesto. ¿El que él estuviera enfadado le da derecho a publicar las fotos, empeorando así la violación inicial? No.

A raíz del caso, los blogueros han estado debatiendo la necesidad de implementar el proyecto de ley sobre delitos informáticos en el país. El blog Eternal Pantomime ha compartido los consejos prácticos sobre protección en la red que da el servicio policial de Trinidad y Tobago, diciendo:

Don’t fall for stupid guilt-tripping arguments whose only purpose is to make women feel ashamed for having sexual experiences and/or taping them. In the same breath, publicly posting and sharing your intimate moments are a No-No. That could get you – the sharer – into trouble as well. The owner/manager of that gadget repair company was relying on public naming and shaming and mob mentality to beat a woman into submission. Thankfully there were Trinis ready and willing to show him the error of his ways.

No te creas esos argumentos estúpidos cuyo único propósito es hacer sentir culpables a las mujeres y avergonzarlas por haber tenido experiencias sexuales y/o haberlas grabado. En esta misma línea, publicar y compartir públicamente momentos íntimos es inaceptable. Eso podría meterte (al que comparte) en problemas. El dueño/gerente de la tienda de reparaciones de aparatos electrónicos creía que desacreditándola públicamente y apelando a la mentalidad de masas, conseguiría someter a la mujer. Afortunadamente había trinitenses que estaban dispuestos a enseñarle que se equivocaba.

“Nada de esto habría pasado si las mujeres no existieran”

Square Peg profundizó, además, en la legalidad y ética de la situación:

The victim (and yes, she is a victim) is a grown woman who has every right to use her personal property in any legal way she saw fit. Regardless of how you personally feel about it, her decision to take those pics was quite legal. What was quite possibly illegal (I’m not quite sure, given the state of limbo in which our cyber crime laws currently reside) and definitely morally despicable was the decision to steal her private photos and share them. And let me be clear here, everyone who has since shared them is equally guilty of violating her right to privacy.

La víctima (y sí, ella es una víctima) es una mujer adulta con todo el derecho a usar su propiedad personal de cualquier forma que ella vea apropiada, siempre que sea legal. Independientemente de cómo te sientas al respecto, el acto de hacerse esas fotos es totalmente legal. Lo que puede que no fuera del todo legal (no estoy completamente seguro, dado el estado de limbo en el que nuestras leyes sobre delitos informáticos se encuentran), pero sí moralmente despreciable, es el haberle robado las fotos y haberlas compartido. Y para ser claros, todo el mundo que las ha compartido desde entonces es igualmente culpable de haber violado su derecho a la privacidad.

La página web de sátira The Late O´Clock News no pudo resistirse a pronunciarse sobre este asunto:

We have been warning women about their behaviour, and the consequences they attract. They take provocative pictures of themselves and complain when they get leaked. They wear revealing clothes, then complain when they attract unwanted attention. Well after countless hours of research and study, we have found that none of this would happen if women didn’t exist. By existing as a woman, by default you invite many ills into your life.

Hemos estado advirtiéndoles a las mujeres de su comportamiento y las posibles consecuencias que acarrea. Se hacen fotos provocativas y luego se quejan cuando la gente las filtra. Se ponen ropas sugerentes y luego se quejan cuando llaman la atención sin quererla. Pues bien, después de incontables horas de investigación y estudio, hemos descubierto que nada de esto ocurriría si las mujeres no existieran. Nada más que por el mero hecho de existir como mujer, ya estás invitando a muchos enfermos en tu vida.

¿Y para el dueño de la tienda? Según su publicación de Facebook, “ninguna publicidad es mala publicidad”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.