¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Los trabajadores domésticos del subcontinente indio merecen mucho más que esto

Child domestic workers are common in India, with the children often being sent by their parents to earn extra money, although it is banned by the government. Image by Biswarup Gangly via Wikimedia Commons. BY-SA 3.0

Trabajadores domésticos infantiles son comunes en India, donde a menudo los padres envían a sus hijos para ganar dinero extra, a pesar de la prohibición del gobierno. Imagen de Biswarup Gangly, vía Wikimedia Commons (BY-SA 3.0).

El subcontinente indio tiene una tradición de hogares que emplean sirvientes y empleadas domésticas. Solamente en India, hay casi cinco millones de personas no capacitadas que trabajan en casas ajenas –donde la mayoría son mujeres menores de edad.

Por lo general, no tienen derecho a feriados remunerados, sobretiempo, pensiones ni demás beneficios como otros trabajadores industriales. No se les reconoce como fuerza laboral, su remuneración es miserable y a veces están sometidos a maltrato doméstico. Un empleada doméstica típica en India puede ganar cerca de 6,000 rupias ($90) al mes por turnos laborales diarios de entre 10 y 14 horas.

Skand Shukla escribe en el periódico indio The Hindu que en la mayoría de casos, los términos y condiciones de empleo se establecen de palabra:

The wages, of course, depend on the number of persons in the family, the guests visiting them, the kids in the family, the number of rooms… The remuneration includes, besides the cash, the ‘tyohaari’ [Bakhsish or tips] during [holidays such as] Holi, Deepavali and other occasions.

La paga, por supuesto, depende de la cantidad de personas en la familia, los invitados que los visitan, los niños de la familia, la cantidad de habitaciones… La remuneración  incluye, además de efectivo, el ‘tyohaari’ [propinas] durante [festividades como] Holi, Deepavali y otras ocasiones.

En algunas casas, importa la casta del empleador, y a los de una casta inferior no se les trata de manera igual –por ejemplo, no se les permite sentarse en las mismas sillas que usan los miembros de la familia.

Cerca, pero distantes

Jannatul Mawa, activista social y fotógrafa de documentales bangladesí, mostró esta desigualdad a través de la fotografía. En su proyecto “Cercana Distancia“, fotografió a empleadas domésticas sentadas junto con la empleadora: la disparidad entre ellas es vívida.

Close Distance. The inequality between the housemaid and the employer. Photography by Jannatul Mawa. Used with permission.

Distancia cercana. La desigualdad entre la empleada doméstica y la empleadora. Fotografía de Jannatul Mawa. Usada con autorización.

Close Distance. The inequality between the housemaid and the employer. Photography by Jannatul Mawa. Used with permission.

Distancia cercana. La desigualdad entre la empleada doméstica y la empleadora. Fotografía de Jannatul Mawa. Usada con autorización.

Mawa escribe:

In the society, it is perceived that only women will perform the domestic work which also includes the middle class working women. This household activity is analogous for them although the ‘class’ creates a distance. Every day, maidservants take care of the bed and sofa with their hand but they are neither allowed to sit nor to sleep on them once. With their domestic roles, they are ‘close’ to the middle class women and ‘distant’ at the same time.

En la sociedad, se percibe que solamente las mujeres desempeñarán el trabajo doméstico, que también incluye a mujeres trabajadoras de clase media. Esta actividad del hogar es similar para ellas, aunque la ‘clase’ crea una distancia. Todos los días, las empleadas domésticas se ocupan de las camas y los sofás con sus manos, pero no se les permite sentarse ni dormir en ellos ni una sola vez. Con sus roles domésticos, están ‘cerca’ de las mujeres de la clase media y ‘distantes’ al mismo tiempo.

Ver el ensayo fotográfico acá.

En India, grupos de derecho y el gobierno están trabajando arduamente para establecer los derechos de los trabajadores domésticos y están presionando para incluir sus servicios en leyes laborales. En tiempos recientes, entidades sin fines de lucro como Maid in India (Empleada doméstica en India, que juega con la frase Made in India –Hecho en India– pues se pronuncian igual. N. del T.) y sitios web de trabajo o aplicativos móviles han actuado como intermediarios para garantizar que los trabajadores reciban una compensación adecuada. Abundan las preocupaciones de que estas agencias deduzcan una parte de los bajos sueldos que los empleados reciben como cuotas de servicio, que no están reguladas.

Sin embargo, lo que también tiene que cambiar son las actitudes de los hogares que emplean a estos trabajadores domésticos, que por su pobreza se ven convencidos de aceptar términos de empleo desiguales, ya sea del trabajo, el tiempo o la compensación.

‘¡No se necesita mucho para hacer una gran diferencia en la vida de alguien!’

No es de sorprender que la publicación en Facebook del maestro espiritual, escritor y educador Nithya Shanti durante el último Diwali se haya vuelto viral.

Image courtesy Facebook page of Nithya Shanti

Imagen cortesía de la página de Facebook de Nithya Shanti.

Shanti compartió un momento al que tituló “Por qué mi madre decidió llamar a la familia de nuestra empleada a la cena”. Explicó:

Inspired by her friends, my mother started a new tradition in our home last night. She invited the family of our maid Madina to come home for dinner. She had earlier sent dad and me off to buy all the groceries and special food was prepared for them. We all ate together and had a lovely conversation as well.

This is the first time we have ever done anything like this in our family. It felt surreal to see Madina's whole family sitting on our couch and eating with us on our dining table. This was especially significant for me as I remember having bitter arguments with my mother as a kid about why our staff couldn't use the same utensils and furniture as us! It would always end in her crying and then I had to back down. So you can imagine how amazing it was for me to see my mom organise this Diwali dinner on her own initiative. […]

It looks like this is the beginning of a beautiful new tradition in our family, which I hope we will only enhance as time goes on. It touched and opened my heart in many ways. I've asked their son to send me specs of the computer he needs and I'm going to see how we can arrange that for him. It doesn't take much to make a big difference in someone's life!

Inspirada por sus amigas, mi madre empezó una nueva tradición en su casa anoche. Invitó a la familia de nuestra empleada Madina a cenar a la casa. Más temprano, nos mandó a mi papá y a mí a comprar los ingredientes y se preparó comida especial para ellos. Comimos todos juntos y también tuvimos una encantadora conversación.

Esta es la primera vez que hicimos algo así en nuestra familia. Se sentía irreal ver a toda la familia de Madina sentada en nuestro sillón y comiendo con nosotros en nuestra mesa del comedor. Esto fue especialmente significativo para mí, pues recuerdo haber tenido amargas discusiones de chico con mi madre sobre por qué quienes trabajaban en casa no podían usar los mismos utensilios y muebles que nosotros! Siempre terminaba con ella llorando ¡y entonces yo tenía que echarme para atrás. Así que pueden imaginar lo asombroso que fue para mí ver a mi mamá organizar esta cena de Diwali a su propia iniciativa. […]

Parece que es el comienzo de una bella nueva tradición en nuestra familia, que espero solamente aumente con el paso del tiempo. Me emocionó y abrió el corazón de muchas maneras. Le pedí a su hijo que me mandara las especificaciones de la computadora que necesita y voy a ver cómo se lo podemos solucionar. ¡No se necesita mucho para hacer una gran diferencia en la vida de alguien!

Puedes leer la publicación completa acá.

La publicación fue reproducida por muchos medios en línea también, como Huffington Post y The Logical Indian y ha generado mucho debate en línea.

Algunos apreciaron el gesto:

Justo cuando empiezas a pensar que vives en un mundo insensible y empiezas a perder la esperanza, una historia como esta aparece para derretir esa idea…

¡Así es como se debes celebrar tus festivales!

Lakshminarayanan Kolipaka del Colegio Cristiano de Madrás comento en The Logical Indian: “me alegra ver que una nueva tendencia se pone en el centro de atención. Espero que se extienda”.

Sin embargo, todavía falta mucho para un cambio en las actitudes populares:

Esto es basura. En serio, ¡¿invitar a almorzar a la familia de quien te ayuda en casa es noticia?!

En LinkedIn, Sonjai Kumar, ejecutivo de negocios, destacó otro importante aspecto en cuanto a tratar a las empleadas domésticas con respeto –las trabajadoras domésticas en las ciudades metropolitanas de India a menudo realizan también el trabajo de cuidar niños, y al hacerlo, influyen en la actual generación de niños:

Maids have become a driving force of today’s generation life style and difficult to imagine life without them. It can be said that in today’s generation, maids are driving the current corporate in India where female workforce participation are quite substantial.

Las empleadas domésticas se han convertido en una fuerza impulsadora del estilo de vida de la generación de hoy; es difícil imaginar la vida sin ellas. Se puede decir que en la generación de hoy, las empleadas domésticas impulsan el actual colectivo en India, donde la participación de la fuerza laboral femenina es realmente sustancial.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.