¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La nueva vestimenta de la derecha: El discreto encanto del “antipopulismo”

Este reportaje fue producido por la periodista Marina Amaral y publicado originalmente por Agência PúblicaSerá republicado por Global Voices en tres entregas conforme a un acuerdo para compartir contenidos. Lea la primera parte aquí.

¡Salga a las calles, ciudadano!

Gloria Alvarez falando na manifestação de 12 de abril na Avenida Paulista. Foto: Reprodução/Facebook

Gloria Alvarez habla en la manifestación del 12 de abril en la Avenida Paulista. Foto: compartida en Facebook.

En la víspera del Foro de la Libertad, el día 12 de abril, Gloria Álvarez, vestida con una camiseta con la bandera de Brasil bordada en lentejuelas, dirigió un discurso contra el “populismo maldito” ante cerca de 100 mil personas en la avenida Paulista, en São Paulo, en la segunda ronda de manifestaciones llamadas “fuera Dilma”. El líder del movimiento, Rogéiro Chequer, la presentó ante la multitud como “una de las mayores representantes de la lucha contra el populismo del Foro de São Paulo” y se mantuvo todo el tiempo a su lado (vea el video con el discurso de Gloria en la avenida Paulista aquí). Gloria, que había anunciado con anticipación su presencia en las protestas en una entrevista en el programa de Danilo Gentili en la SBT, había dado un discurso en el Instituto Fernando Henrique Cardoso, con la asistencia del propio expresidente tres días antes.

Entre los que lideraron las protestas de marzo y abril contra el gobierno, el movimiento de Chequer fue uno de los últimos en sumarse al pedido de juicio político, lo que le costó una reprimenda pública del veterano de la derecha Olavo de Carvalho, que lo tildó de ser un “tucán cobarde” (del PSDB). El Movimiento Brasil Libre, conocido principalmente a través de la figura de Kim Kataguiri, asumió desde el comienzo la bandera del juicio político y estalló públicamente contra Chequer, divulgando fotos en las que aparece junto al senador José Serra (PSDB-SP) en la campaña de Aécio Neves – tachado de “traidor” por dudar en pedir la destitución de la presidente electa. Se restauró la paz después de que la comisión de senadores liderada por Aécio e Ronaldo Caiado (DEM-GO) hiciera una controvertida expedición a Caracas.

Caiado, a propósito, estuvo en el debate de apertura de la edición del Foro de este año. Sin la gracia irreverente de Glorita, el senador ruralista conservador suscitó aplausos de la audiencia con frases en contra de la corrupción del gobierno (vea aquí el video con su presentación), referencias al “Foro de São Paulo”, solicitudes de “renuncia” a la presidenta Dilma y ataques al BNDES. Curiosamente, las acusaciones de Caiado se hicieron bajo los logos de la Gerdau e Ipiranga – del grupo Ultra –, que están entre los más grandes receptores de préstamos de parte del BNDES según los datos recogidos por el periódico Folha de São Paulo. Ambos obtuvieron individualmente más de $1 billón de reales de recursos del banco apenas entre 2008 y 2010.

El empresario de Rio Grande do Sul Jorge Gerdau es uno de los creadores del Foro de la Libertad, que surgió en 1988 con la intención de promover el debate entre diversas corrientes de pensamiento. En sus primeras ediciones, el Foro incluyó al expresidente Lula, al exministro José Dirceu y al fallecido exgobernador Leonel Brizola entre sus disertantes, sin perjudicar su identidad como principal foro conservador del país.

Rodrigo Constantino (famoso articulista brasileiro de direita) autografa livro para fãs durante o Fórum. Foto: Felipe Gaieski

Rodrigo Constantino (famoso periodista de derecha brasileño) firma autógrafos en la presentación de su libro en el Foro. Foto: Felipe Gaieski.

Fue allí donde en 2006 fue lanzado oficialmente el principal think tank de derecha en Brasil, el Instituto Millenium. Armínio Fraga (potencial ministro de Hacienda si Aécio Neves resultara electo) es su figura más reconocida en el campo económico. Sus patrocinadores son la empresa Gerdau, la editorial Abril y la aseguradora Pottencial, una de las empresas de Salim Mattar, dueño de la agencia de alquiler de vehículos Localiza. La empresa Suzano, el Bank of America Merrill Lynch y el grupo Évora (de los hermanos Ling) también son aliados. William Ling participó de la fundación del Instituto de Estudios Empresariales (IEE) en 1984, que formado por jóvenes líderes empresariales, organiza el Foro desde la primera edición; su hermano, Wiston Ling, es fundador del Instituto Liberdade de Rio Grande do Sul; el hijo, Anthony Ling, está vinculado al grupo Estudiantes por la Libertad, que creó la MBL. El empresario del grupo Ultra, Hélio Beltrão, también está entre los fundadores de Millenium, aunque tenga su propio instituto, el Mises Brasil.

La red de Think Tanks liberales y libertarios en Brasil se completa con dos entidades: el Instituto Abierto de Orden – que lleva a cabo seminarios para los jóvenes – y el Centro Interdisciplinario de Ética y Economía Personalista, de Río de Janeiro, vinculado al Opus Dei. El jurista Ives Gandra, autor de la opinión polémica sobre la existencia de una base jurídica para la destitución de la presidenta Dilma, es parte de su consejo.

Al igual que el Millenium, la gran mayoría de estos institutos son de reciente creación. La semilla original fue el Instituto Liberal, creado en 1983 por el ingeniero civil carioca Donald Stewart Jr., que murió en 1999. De acuerdo con la tesis doctoral del historiador Pedro Pedreira Henrique Campos, de la Universidad Federal Fluminense (UFF): “La dictadura de los contratistas (1964-1985)”, Ecisa (Ingeniería Comercio e Industria S.A), compañía de Stewart Jr., fue una de las empresas contratistas más grandes durante la dictadura militar y Stewart Jr. se unió a la constructora estadounidense Leo A. Daly para construir las escuelas en el noreste para la Superintendencia de Desarrollo del Nordeste (Sudene). La participación de las empresas estadounidenses en las obras fue un requisito de USAID para otorgar financiamiento – la agencia de desarrollo norteamericana que funcionaba como brazo de la CIA durante las dictaduras latinoamericanas.

Donald Stewart Jr. también era un viejo amigo de un personaje crucial en esa historia, el argentino radicado en Estados Unidos Alejandro Chaufen de 61 años, ambos miembros de la selecta Mont Pelèrin Society, fundada por el propio Hayek en 1947 en Suiza y con sede en los Estados Unidos, que reúne a los más fieles libertarios. Muso, fundador de la universidad donde estudió Gloria Álvarez, fue el primer latinoamericano en presidir la Mont Pelèrin, y su actual rector, Gabriel Calzada, forma parte de la junta con la brasileña Margaret Tse, directora general del Instituto de la Libertad, el sustento ideológico de IEE. El actual presidente de la Mont Pelèrin Society es el español Pedro Schwartz Girón, promotor de Think Tanks vinculados a la FAES, la fundación del Partido Popular (PP), liderado por José María Aznar, que impulsó el Parlamento Iberoamericano de la Juventud, donde Gloria Álvarez se catapultó a la fama. Peter Schwartz, Alejandro Chafuen y el colombiano Plinio Apuleyo Mendoza, coautor del libro Manual del perfecto idiota latinoamericano, un hit entre la juventud de derecha, participaron en el panel “América Latina” en el Foro de la Libertad. Chafuen participó también discretamente de las protestas del 12 de abril en Porto Alegre. No se resistió, sin embargo, a publicar en su Facebook una foto en la que aparece vestido con la camiseta de la CBF abrazando al joven politólogo Fábio Ostermann, de la coordinación del Movimiento Brasil Libre – nombre que tomó en las calles el grupo Estudiantes por la Libertad (EPL).

Ostermann, Anthony Ling, ambos oriundos de Rio Grande do Sul, y Julian Torres, de Minas Gerais, son los fundadores del EPL, la versión local de los Estudiantes por la libertad, una organización clave en la articulación entre los think tanks conservadores estadounidenses – especialmente aquellos que se definen a sí mismos como defensores de las libertades – y la juventud “antipopulista” de América Latina. El señor Chafuen, presidente de Atlas Network desde 1991, es su mentor.

Atlas Network (nombre comercial de la Atlas Economic Research Foundation desde 2013) es una especie de metathink tank que se especializa en promover la creación de otras organizaciones libertarias en el mundo, con recursos obtenidos de fundaciones asociadas en Estados Unidos y/o canalizados a los think tanks empresariales locales para la formación de jóvenes líderes, particularmente en América Latina y Europa del Este. De acuerdo con el formulario 990, que todas las fundaciones deben presentar al IRS (organismo fiscal de EE.UU.), ), los ingresos de Atlas en 2013 fueron de US$ 11,459 millones. Los recursos asignados para las actividades fuera de los EE. UU. fueron de US$ 6,100,000: de los cuales US$ 2,8 millones para Centroamérica y US$ 595.000 a América del Sur.

Aparte del Instituto Fernando Henrique Cardoso, todas las organizaciones mencionadas hasta ahora conforman la red de Atlas Network en Brasil, incluyendo el MCN de Gloria Álvarez, la Universidad Francisco Marroquín y Estudiantes por la Libertad, una organización que nació en el Atlas en 2012. Como veremos, además de los recursos mencionados hay proyectos mucho más importantes financiados por otras fundaciones y ejecutados por Atlas.

El discreto encanto del señor Chafuen

Sentado en la sala VIP, el Sr. Chafuen se puso de pie para saludar a Kim Kataguiri, que apareció “de sorpresa” en el Foro de la Libertad. La alegría no disimulada del recatado señor, un libertario vinculado al Opus Dei, fue la señal para pedir la entrevista. Las piezas principales se transcriben aquí.

Alejandro Chafuen, da Atlas, com Fábio Ostermann do MBL na manifestação em Porto Alegre. Foto: Reprodução/Facebook

Alejandro Chafuen, de Atlas, con Fábio Ostermann de MBL en una manifestación en Porto Alegre. Foto: compartida en Facebook

¿Cómo llegó a Brasil?
Empecé a trabajar con los amigos de la libertad de Brasil en 1998, con Donald Stewart, y siempre recuerdo la soledad que sentía en la batalla por la libertad. Llegar a Porto Alegre el mismo día del evento y ver a toda esta gente, no todos libertarios, sino también gente de diferentes estratos de la sociedad brasileña, reivindicando cosas que son muy consistentes con la esencia de una sociedad libre, me hizo recordar a esos pioneros. Porque, sí, había tanta gente en la calle, tantas almas, que fue una grata sorpresa y me dejó el interrogante de qué viene después, cómo podemos utilizar este entusiasmo de tantos jóvenes para producir un cambio más duradero en Brasil.

¿Y qué cambio sería ese?
Desde afuera es difícil de decir, no es fácil saber qué hacer, eso es específico para cada país. Vea la España de hoy, donde los partidos han perdido terreno ante nuevos movimientos como Podemos, de izquierda, o su opuesto en Cataluña, Ciudadanos. En los Estados Unidos, por ejemplo, tenemos el Tea Party, un movimiento espontáneo que en lugar de fundar un partido, prefirió convertirse en una tendencia dentro de un partido, y ahora todos, menos uno de los principales candidatos presidenciales republicanos, se identifican con el Tea Party y buscan apoyo en el movimiento. Rand Paul, Marco Rubio, Ted Cruz, todos vienen del Tea Party y son casi opuestos a los republicanos tradicionales. Así que esto no es una respuesta que un extranjero puede dar, especialmente en Brasil, que es un mundo en sí mismo, con tantas culturas diferentes. Le damos algunas ideas, pero es responsabilidad de ellos, los que vi en la calle, jóvenes y no tan jóvenes, de captar a más personas de la sociedad civil para crear esta institucionalización.

¿Opina que en los eventos del Foro se habla mucho sobre la falta de libertad – sin bases realistas – y compara el país con Venezuela?
Sí, aquí la situación es muy diferente a Venezuela, pero hay que estar prevenidos. La pérdida de la libertad no es algo que suceda de un día para otro. Venezuela fue uno de los países más prósperos y mire lo que pasó. El populismo en América Latina debilita las instituciones. Ellos hacen que los empresarios se sientan libres para invertir por algún tiempo, permiten la libertad de expresión, hasta que, tarde o temprano cambian el juego. Las primeras nacionalizaciones y expropiaciones de Chávez ocurrieron varios años después de que tomó el poder. Sí, aquí se tiene una libertad considerable. Pero hay algo que puede pervertir la libertad, que es el no cumplimiento de la ley, el privilegio, la corrupción, el capitalismo sólo para amigos. Se trata de una falsa libertad. Es como poner al zorro en el gallinero y decirles a las gallinas: ustedes son libres ahora. Entonces empiezan los problemas [acusaciones de soborno], los dueños de negocios son obligados a entrar en el juego, y son los que pagan el pato. Se necesitan dos para bailar un tango, como se dice en Argentina.

¿Y los jóvenes del Movimiento Brasil Libre tienen fuerzas para promover un cambio social?
Yo desarrollé un modelo para explicar cómo suceden las cosas, y tiene cuatro elementos: primero, las ideas, ya que los seres humanos piensan antes de actuar o por lo menos deberíamos; segundo, motivación: la economía es la motivación; el tercero es la acción, porque las ideas sin acción son sólo ideas; y el cuarto es la Providencia o, dependiendo de lo que usted crea, la suerte. Entonces se comienza a trabajar con ideas, algunos líderes surgen, las leyes cambian y esto afecta a la motivación de la sociedad… El cambio típico no viene durante la noche. Esta presión se acumula y de repente algo sucede. Y aquí viene un escándalo, otro escándalo, una revista con coraje, unos jóvenes de São Paulo [Kim Kataguiri y Renan Haas, del MBL, anunciaron recientemente la decisión de abandonar la universidad para dedicarse al movimiento]: “Vamos a dejar la universidad y luchar contra eso”. Y este movimiento está ahí en las calles. Es una combinación de factores que hemos visto en otros momentos de la historia. El señor William Waack [periodista de la Red Globo], que recibió un premio aquí, nos dijo, en un almuerzo previo a la apertura del Foro, que la única vez que había vivido algo que se comparara con eso fue cuando cubrió la caída del Muro de Berlín. Exageró un poco, pero todavía no se sabe lo que será este movimiento.

William Waack recebe o prêmio “Liberdade de Imprensa”. Foto: Felipe Gaieski

William Waack recibe el premio “Libertad de Prensa”. Foto: Felipe Gaieski.

Después de la primera manifestación en marzo de este año, Atlas publicó un artículo en su sitio web que celebra el papel crucial de Estudiantes por la Libertad, un socio de Atlas, en las protestas contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y el PT. ¿Se siente responsable de este movimiento?
Nuestro papel [en relación a los Estudiantes por la Libertad] es el de brindar sustento. Convocamos a estos seres humanos, empresarios intelectuales, personas con nuevas ideas que ven soluciones y deciden invertir su capital. Es como en los negocios. Así, les ofrecemos programas de formación, tratamos de apoyarlos financieramente, los animamos a ser serios, no demasiado fiesteros. Pero Atlas no apoya partidos, retiramos nuestro apoyo si vemos alguna intención partidista. No aceptamos recursos del gobierno, pero podemos ofrecer algunas pautas, nuevas ideas sobre la sociedad libre, del liberalismo clásico al libertarismo, de ateos a religiosos, pero depende de cada persona elegir. Muchos en nuestra organización vemos de manera negativa el enfoque de arriba hacia abajo. Nosotros tratamos de animarles y facilitamos reuniones entre ellos. Ahora, por ejemplo, en todas partes del mundo, deben estar preguntando, “¿Podemos copiar a los brasileños?”. Así que celebremos, pero tenemos que tener mucho cuidado de no atribuirnos el crédito por el resultado a nivel local.

En Venezuela, Cedice Libertad, una organización socia de Atlas, y del Cato Institute, que financia programas de Atlas para los estudiantes, fue acusada por el gobierno de Chávez de alentar a la oposición entre los estudiantes, acompañados por empresarios locales.
Soy vicepresidente de Cedice, y la verdad es que no. A veces, algunos miembros de Cedice pueden haber tenido alguna participación política. Pero una cosa es la vida política, la polis, otra cosa es trabajar sólo con un partido político. Hemos trabajado y recibido en Cedice a Leopoldo López [que está preso] con su partido de la Internacional Socialista, [la ex diputada] María Corina Machado, y Antonio Ledezma [alcalde de Caracas detenido en marzo por intento de golpe de Estado, según el gobierno]. La respuesta es: no podemos abandonar la lucha por la libertad, y algunas personas entran en política. Pero Atlas no se mete en la política interna. “La lucha no es entre derecha e izquierda sino entre lo correcto e incorrecto“. Y ahora, con su permiso tengo que prepararme para mi discurso [y se levanta].

Una última pregunta, por favor, solo para no fomentar rumores. La conexión de las fundaciones Koch con Estudiantes por la Libertad a través de la financiación directa y a través de otras fundaciones asociadas a los hermanos Koch ha despertado sospechas, puesto que los Koch son dueños de industrias petroleras que podrían tener intereses aquí.  
Atlas recibe 0,5% de financiamiento de parte de los Koch, en cuanto a Estudiantes por la Libertad, no sé. Hasta luego.

Lea la tercera parte: La nueva vestimenta de la derecha: La red de organizaciones libertarias

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.