¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El viaje de un reportero ciudadano entre los escombros de los ataques aéreos en Alepo

Rami Jarrah, a Syrian political activist and citizen journalist. Credit: Courtesy Rami Jarrah

Rami Jarrah, activista político y periodista ciudadano sirio. Crédito: Cortesía Rami Jarrah.

Este artículo de Joyce Hackel para The World fue publicado originalmente en PRI.org el 2 de diciembre del 2015, y es republicado aquí como parte de un acuerdo para compartir contenido.

Rami Jarrah es una voz singular en Alepo, la ciudad siria devastada por la guerra.

Listen to this story on PRI.org »

Él es un periodista ciudadano sirio que documenta los costes de los ataques aéreos a los civiles. A menudo, esto significa apresurarse para llegar adonde un bombardeo ha ocurrido, como lo hizo el otro día cuando se encontró con un padre en pánico, frenéticamente buscando a su familia.

“Decía, ‘¿Dónde está mi hijo?, ¿Dónde están mis hijos, mi hijo Hassan?'” dice Jarrah, reportero del proyecto de medios ciudadanos ANA Press.

Los transeúntes como Jarrah comprendieron que sus hijos y esposa habían muerto durante el ataque aéreo ruso.

“El hombre gritaba continuamente, “¡el ISIS no está aquí! ¿Por qué nos está sucediendo esto?” Jarrah añadió. “Agarró a su otro hijo, y lo estaba sacudiendo y lo sacudía a su alrededor, diciendo: “¿Usted quiere matarlo también?'”

Jarrah es ciudadano británico y sirio. Huyó de Damasco en 2011, y se trasladó primero a Egipto y luego a Turquía. Ahora en Alepo, está publicando viñetas de los residentes.

“Son seres humanos. Respiran como nosotros, aman como nosotros. Algún día quieren hacer algo muy similar a lo que usted quiere hacer”, dice.

Jarrah se apresura a admitir que no es un observador imparcial.

“Para ser totalmente honesto, el periodismo en mi situación es activista”, dice. “Como activista de los medios de comunicación, lo que intento hacer es crear información en oposición a lo que está siendo amplificada por el régimen sirio y sus contrapartes”.

No hay periodistas extranjeros en Alepo, y Jarrah no da por sentada su propia seguridad.

“Es algo de qué preocuparse. El ISIS tiene celdas ocultas, y no me tienen en gran estima”, señala. “Tenemos un periodista que trabajaba con nosotros que fue secuestrado, esto ocurrió en octubre de 2013, y desde entonces no hemos sabido nada de él”.

Reconoce que su temporada en Alepo puede estar cambiándole.

“No soy en absoluto creyente. Sin embargo, entiendo por qué las personas necesitan en estas situaciones algo en que creer”, dice. “Alguien me preguntaba el otro día, ‘¿Hay refugios en Alepo y la gente los utiliza? Era un grupo de investigación. Y le dije, ‘Bueno, aunque hubiera miles de refugios, digamos que un refugio bajo cada edificio, no creo que la gente acudiera a ellos’. Debido a que esta guerra se ha prolongado durante el tiempo suficiente para que la gente se acostumbre a la situación”, dice, y agrega: “Me preocupa acostumbrarme a ver los derramamientos de sangre. Eso me preocupa”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.