¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Mientras los medios de India hacen mala cobertura de las inundaciones de Chennai, los medios sociales van un paso adelante

Powerbanks for Flood victims being packed in Bangalore. Screenshot courtesy Facebook page of Brave New World

Baterías siendo empaquetadas en Bangalore para las víctimas de las inundaciones de Chennai. Captura de pantalla cortesía de la página de Facebook Brave New World.

Varios estados del sur de India están siendo azotados por graves inundaciones debidas a las fuertes lluvias. Chennai, capital del estado hindú de Tamil Nadu, se ha llevado la peor parte. Aunque la estación anual del monzón se extiende de junio a setiembre, Chennai ha experimentado una estación de lluvias más larga, lo que ha hecho que noviembre se convierta en el mes más húmedo en un siglo, con 1218'6 mm de lluvia (una cifra que triplica las lluvias mensuales).

La mayor parte de la ciudad quedó sumergida bajo el agua después del episodio de precipitaciones de 374 mm registrado solo el pasado 1 de diciembre. Más de 280 personas perdieron la vida a finales de noviembre, y cientos de miles quedaron sin suministro eléctrico ni comida. Las inundaciones han afectado a los negocios de la ciudad, la cual presume de ser sede de empresas automovilísticas o de TI, con las compañias cerrando y dando instrucciones a los empleados de que se queden en o trabajen desde casa.

La situación es, de hecho, terrible; y los medios de comunicación nacionales han sido lentos a la hora de dar cobertura a las inundaciones de Chennai, lo cual les ha supuesto una lluvia de críticas.

Primeras planas de los periódicos nacionales hoy: @IndianExpress y @timesofindia ni siquiera mencionan las inundaciones de Chennai

La Oficina de Información de Prensa estatal en India también se ha enfrentado en línea a las burlas después de tuitear una imagen editada del Primer Ministro indio, Narendra Modi, evaluando las inundaciones de Chennai con sumo aburrimiento.

En un videoblog, el periodista y presentador de televisión Rajdeep Sardesai culpó la falta de cobertura a la «tiranía de la distancia» (en referencia al hecho por el que muchos de los medios de comunicación nacionales tienen su sede en Delhi, a unos 2000 km de Chennai):

For a long time, there has been a sense that southern India believes that the national capital located in Delhi and the “national media” has ignored its concerns and what's happened in Chennai perhaps only confirms their worst fears. In fact, what is more troubling in a way is that the nature of the coverage only confirms a north-south divide, where events that take place in and around the national capital get far more coverage or perhaps disproportionate coverage than what happens in the southern part of India.

[…]

I think the solution is changing mindsets. All of us have to recognize that if we want to be national, then news from every part of the country must get space.

Durante mucho tiempo, se ha tenido el sentimiento de que el sur de India cree que la capital del país, Delhi, y que los «medios nacionales» han ignorado sus preocupaciones. Lo que ha sucedido en Chennai puede que confirme sus peores temores. De hecho, lo que es en cierto modo más inquietante es que la naturaleza de la cobertura solo confirma una división norte-sur, en la que los acontecimientos que tienen lugar en la capital, así como alrededor de esta, reciben de lejos una mayor cobertura, o quizás una cobertura desproporcionada, en comparación con lo que ocurre en la mitad meridional de India.

[…]

Creo que la solución es cambiar la mentalidad. Todos nosotros tenemos que reconocer que si queremos ser nacionales, entonces las noticias de cualquier parte del país deben tener su lugar.

Coordinación de ayuda a través de los medios sociales

El Primer Ministro, Modi, anunció que iban a destinar 10 mil millones de rupias (unos 135 millones de euros) adicionales a actividades de socorro en las áreas inundadas, además de los 9.400 millones de rupias ya invertidas. Se ha desplegado al ejército, así como a la Fuerzas Nacionales de Respuesta a Desastres, para rescatar a la gente que ha quedado atrapada en sus propiedades inundadas. Más de 10.000 policías y nadadores trabajan también en las tareas de rescate. El aeropuerto inundado, unas pobres conexiones por carretera, la falta de electricidad y un colapso en las telecomunicaciones han obstaculizado considerablemente las tareas de rescate.

El alcance de los daños ha sido evidente en los medios sociales. La gente ha compartido fotos y vídeos con etiquetas como por ejemplo #Chennairains y #Chennaifloods:

La producción de Ford y de BMW, interrumpida por las lluvias en Chennai

Vuelos limitados hoy desde la base naval cercana a Chennai

Hemos tenido que cancelar 23 trenes: 11 han sido desviados y 8 parcialmente cancelados debido a fuertes lluvias: Anil Saxexa, Ferrocarril PRO

La primera desde 1878 en que no se publica @the_hindu

La gente también ha utilizado los medios sociales para compartir información útil y coordinar la ayuda para los afectados.

Todas las mezquitas de Chennai se encuentran abiertas a todos. Se ofrece comida y refugio.

Se ha creado el sitio web Chennairains.org para ofrecer información en forma de lista externalizada de lugares y de gente que ofrece refugio, así como ayuda disponible.

Poster explaining how power banks will help the flood victims. Image via Bangalore for Chennai

Afiche que explica cómo ayudarán las baterías a las víctimas de las inundaciones. Imagen de Bangalore for Chennai.

Facebook ha activado su botón de «seguridad», con el que la gente de esta zona puede notificar a sus amigos que se encuentran bien.

Se han utilizado actualizaciones en Twitter y Facebook para coordinar a los voluntarios a la hora de recoger y distribuir la ayuda para las víctimas de las inundaciones.

Una iniciativa, Bangalore for Chennai, trabaja para proporcionar suministro de energía a las víctimas que no dispongan de electricidad.

Mientras los funcionarios del Departamento Indio de Meteorología han apuntado que se trata de un episodio excepcionalmente fuerte del fenómeno climático de El Niño, no pueden eliminar el hecho de que Chennai haya fracasado a la hora de mantener un sistema de drenaje efectivo para episodios de lluvia. Según The Indian Express, hay más de 150.000 estructuras ilegales en la ciudad y más de 300 tanques, canales y lagos han desaparecido a lo largo de la última década debido a una rápida urbanización del terreno.

En lo referente a los últimos informes, el riesgo de inundaciones aumentó después de que se esperaban más lluvias para el fin de semana pasado en la región de Tamilnadu. El aeropuerto internacional de Chennai, cerrado el pasado 2 de diciembre al tener la pista inundada bajo más de dos metros de agua, permanecería cerrado hasta el domingo 6 de diciembre.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.