¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Sobre política, grandes contratos y partidos en Trinidad y Tobago

Afra Raymond, former president of the Joint Consultative Council for Trinidad and Tobago's construction industry. Photo by Maria Nunes Photography, used with permission.

Afra Raymond, actual presidente del Consejo Consultivo Conjunto de la industria de la construcción en Trinidad y Tobago. Foto de Maria Nunes Photography, utilizada con permiso.

Hace alrededor de dos semanas, algo importante sucedió en Trinidad y Tobago.

Entre la recesión contradictoria de las prisas navideñas y las protestas sobre la identidad de género, Afra Raymond, un ferviente bloguero anti-corrupción, renunció a su cargo en una organización independiente cuya misión es vigilar la multimillonaria industria de la construcción en Trinidad.

Dimitió de su cargo como presidente del Consejo Consultivo Conjunto para el Sector de la Construcción (JCC) debido a presuntas divisiones internas.

Durante los últimos cinco años en el cargo, Raymond ha pisado algunos callos, como presidente de un organismo que mira con lupa las relaciones entre la industria de la construcción y los políticos.

El JCC constituye un colectivo de profesionales vinculados al sector de la construcción. Debido a que los contratos de construcción más lucrativos proceden del estado, muchos proveedores mantienen buenas relaciones con los políticos y viceversa.

Una acusación — y una petición de disculpas

El usuario de Facebook, Dion Boucaud, dijo acerca de la dimisión de Raymond:

There are some very important voices in our society and Afra's is one of them. We should all be concerned about these developments.

Hay algunas voces muy importantes en nuestra sociedad y la de Afra es una de ellas. Deberíamos preocuparnos todos por el desarrollo de los acontecimientos.

La tensiones aumentaron después de que esta carta, escrita por Raymond como presidente del JCC, apareciera publicada en el Express, uno de los principales periódicos del país. La carta iba acerca del error de Noel Garcia, ahora presidente de UDeCOTT («principal promotor de la elección» para proyectos de construcción aprobados por el estado), de aparecer en una comisión de investigación en torno al desarrollo urbanístico en Las Alturas, un proyecto al frente del cual se situaba el mismo Garcia durante su periodo como director general de Housing Development Corporation (HDC):

The prospect of the chairman of a State enterprise declining to testify at a commission of enquiry is unacceptable and of course any continuing ambiguity can only feed suspicion.

La posibilidad de que el presidente de una empresa estatal rechace testificar en una comisión de investigación es inaceptable y, por descontado, toda ambigüedad continua solo alimenta la sospecha.

En aquel momento, Garcia exigió una disculpa formal por difamación, alegando que nunca fue llamado para testificar en la comisión; según se dice, algunos miembros del JCC se mostraron de acuerdo con que Raymond se disculpara, ya que una relación «cordial» entre la JCC y UDeCOTT era necesaria. No se emitió ninguna disculpa.

El papel del JCC como observador

El blog político The Eternal Pantomime explicó más tarde:

Noel Garcia had been appointed as the UDECOTT’s board chairperson. UDECOTT is that special purpose company that plays an important role in distributing construction contracts. UDECOTT and Calder Hart are what sank Patrick Manning [a former prime minister] under a mountain of corruption allegations brought to our attention by…drum roll…Dr Keith Rowley [the country's current prime minister]. Raymond, in his letter, noted media reports had raised questions about Garcia’s behaviour in public life and was bringing it to the public’s attention and calling Garcia to account for the public reports. Nothing uncommon for Raymond. It is what we have come to expect from the JCC as a civil society organisation.

Noel Garcia había sido citado como presidente de la junta de UDECOTT. UDECOTT es esa empresa con fines específicos que juega un papel importante en la distribución de contractos de construcción. UDECOTT y Calder Hart son lo que hundieron a Patrick Manning (ex primer ministro) bajo una montaña de acusaciones de corrupción destapadas por… redoble de tambores… el Dr. Keith Rowley (actual primer ministro del país). Raymond, en su carta, destacaba que los informes de los medios habían dado lugar a preguntas sobre el comportamiento de Garcia en su vida pública. Lo daba a conocer y pedía a Garcia que justificara los informes públicos. Nada raro en Raymond. Es lo que todo el mundo espera del JCC en tanto que organización de la sociedad civil.

La bloguera Rhoda Bharath tenía más preguntas que respuestas:

Why was an apology necessary? Was the apology letter a ruse? To force a resignation? Is raymond’s presence as President a problem for the JCC? How so, if it is? And who does the JCC have in mind to replace Raymond?

As JCC President from 2010 to 2015 Raymond’s achievements were numerous. He is easily one of the sharpest minds we have. And his principled position has helped to shape public and political opinion […]

¿Por qué hacía falta disculparse? ¿La letra de disculpa era una trampa? ¿Para obligar a dimitir? ¿La presencia de Raymond como presidente es un problema para el JCC? ¿Cómo, en caso de ser así? ¿Y a quién tiene en mente el JCC para sustituir a Raymond?

Como presidente del JCC entre 2010 y 2015, los logros de Raymond han sido numerosos. Es absolutamente una de las mentes más brillantes que tenemos. Y su posición de principio ha contribuido a mejorar la imagen y la opinión de los políticos […]

Wired868, si bien decepcionado por la falta de atención por parte de los medios, se mostraba de acuerdo:

There were precious few column inches dedicated to the disgraceful end suffered by former JCC president Afra Raymond, whose public pronouncements on transparency and good governance have been a breath of fresh air from the private sector.

Hubo muy pocas columnas dedicadas al vergonzoso final sufrido por el ex presidente del JCC Afra Raymond, cuyas declaraciones en público sobre la transparencia y el buen gobierno han supuesto una bocanada de aire puro para el sector privado.

«Votar e ir de fiesta no es lo mismo»

Las preocupaciones de Eternal Pantomime sobre la dimisión de Raymond, no obstante, se relacionan con un asunto mayor. Anteriormente, en su blog, Bharath expresaba su preocupación acerca de una historia en los medios principales sobre el contratista Rohan Sinanan, diputado y líder del actual gobierno del Movimiento Popular Nacional. Según la historia, organizó una fiesta de cumpleaños (evidentemente, varios ministros del gobierno y profesionales de la construcción estaban presentes), pero Bharath traza aquí una línea:

Where it gets ridiculous is when you find out that the guest list at the party featured names like Ishwar Galbaransingh and Jack Warner. […]

Particularly Ishwar Galbaransingh. Yes. Of Piarco Airport Scandal fame. Of Section 34 fame. Of Extradition fame. And Jack Warner of Fifa corruption scandal fame. Of Extradition fame. Both partying with members of the same political party whose platform campaigned against the abuse that was Section 34.

The same government that has promised to root out and deal with corruption – especially white collar corruption – is at a private birthday party with these two gentlemen. […]

So how do we feel about this? How do we feel knowing that in the midst of weekly revelations about the abuse of the Treasury by a PNM government, two men that we know have had more access to our money than we are comfortable with are comfortably partying with members of our government? If this bothered us under the UNC’s recent term in office, it should bother us now.

Resulta ridículo descubrir que entre algunos de los invitados se encontraban, Ishwar Galbaransingh y Jack Warner. […]

En especial Ishwar Galbaransingh. Sí. Del escándalo del aeropuerto de Piarco. El de la sección 34. Y el de la extradición. Y Jack Winter, el del escándalo de corrupción en la FIFA. Los dos de fiesta con miembros del mismo partido político cuya plataforma luchó contra el abuso que suponía la sección 34.

El mismo gobierno que ha prometido perseguir y combatir la corrupción (concretamente la corrupción de cuello blanco) está en una fiesta de cumpleaños privada con estos dos señores. […]

Por tanto, ¿cómo sentirse ante algo así? ¿Cómo sentirnos al saber que en medio de revelaciones semanales sobre el abuso del Tesoro por parte del gobierno del MPN, dos hombres que sabemos que han tenido más acceso a nuestro dinero de lo que nos gustaría están tan a gusto de fiesta con miembros de nuestro gobierno? Si ya nos molestó cuando sucedió bajo la legislatura del UNC, también debería molestarnos ahora.

Esta publicación relacionó la fiesta de cumpleaños y la dimisión de Raymond del JCC:

The construction industry has an intimate relationship with the government of the country because the most lucrative construction contracts come from the state. […]

The JCC as a body has made an effort to watchdog the relationship between the construction industry and politicians. To function as the condom between them when they are wrapped up in bed together. […]

For this country to move forward it needs a strong opposition to whoever is functioning as its sitting government. The UNC [the largest party in the previous People Partnership government, now on the opposition bench] is a spent force. Which leaves us with civil society groups like the JCC. […]

When in one weekend I hear that Rohan Sinanan invites Rowley, Faris [the attorney general], Jack, Ish and a slew of contractors to a private party; and then I pick up another newspaper and realise the JCC, the organisation that keeps an eye on the construction industry, has lost one of its strongest, most outspoken and most resourceful Presidents ever, I know that I am in the realm of the ridiculously sublime.

El sector de la construcción mantiene una relación íntima con el gobierno del país porque los contratos de construcción más lucrativos proceden del estado. […]

El JCC, en tanto que organización, se ha esforzado por observar la relación entre la industria de la construcción y los políticos. También por ejercer de preservativo entre ellos cuando se acuestan juntos. […]

Para que este país avance es necesaria una fuerte oposición ante quienquiera que se sitúe en el gobierno. La UNC [el mayor partido en el anterior gobierno de Alianza Popular, ahora en el ala de la oposición] es una fuerza del pasado. Nos deja con grupos de la sociedad civil como el JCC. […]

Cuando oí un fin de semana que Rohan Sinanan invitaba a Rowley, Faris (fiscal general), Jack, Ish y a una multitud de contratistas a una fiesta de cumpleaños; y después me enteré a través de un periódico de que el JCC, organización que vigila el sector de la construcción, ha perdido a uno de sus presidentes más fuertes, honestos y capaces en su historia; sé que estoy en el reino de lo ridículamente sublime.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.