¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Etiopía enfrenta la hambruna a pesar de su crecimiento económico “sin precedentes”

A drought affected farm in Ethiopia. A Public Domain image by Photographer: Kimberly Flowers/USAID.

Una granja afectada por la sequía en Etiopía. Imagen de Dominio Público, tomada por la fotógrafa: Kimberly Flowers/USAID. Publicada bajo licencia Creative Commons.

Pese a haber logrado un crecimiento económico de dos cifras en los últimos años, Etiopía necesita ayuda alimentaria. Los observadores consideran que la actual crisis de alimentos es la peor en treinta años y se asemeja a la hambruna de 1984-85, que provocó miles de muertes.

Según un informe elaborado por la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, el número de personas que se benefician de la asistencia alimentaria en Etiopía ha aumentado a 4,5 millones durante este mes.

Funcionarios del gobierno estiman que 10,1 millones de personas se enfrentarán a una grave escasez de alimentos en 2016, cifra que incluye a los 5,75 millones de niños.

Sin embargo, el gobierno etíope está restando importancia a esta crisis en el país y ha decidido llamar “inseguridad alimentaria” a la hambruna y la inanición:

According to some inside Ethiopia, NGOs are being warned not to use the words “famine, starvation or death” in their food appeals. Neither are they to say that “children are dying on a daily basis,” or refer to “widespread famine” or say that “the policies of the government in Ethiopia are partially to blame.” Neither are they allowed to “compare the current crisis to the famine of the eighties.” Instead, the latest drought in Ethiopia is to be described as “food insecurity caused by a drought related to El Nino.”

Según algunas personas que se encuentran en Etiopía, se está advirtiendo a las ONG de no utilizar las palabras “hambruna, inanición o muerte” en sus llamamientos para recaudar alimentos. No deben decir que “los niños se están muriendo a diario”, ni hacer referencia a la “hambruna generalizada” o decir que “las políticas del gobierno en Etiopía son, en parte, culpables”. Tampoco se les permite “comparar la actual crisis con la hambruna de los ochenta”. En su lugar, han de describir la última sequía en Etiopía como “inseguridad alimentaria provocada por una sequía relacionada con el fenómeno de El Niño”.

Mientras que el gobierno etíope dice que la causa de la “inseguridad alimentaria” en el país es la sequía relacionada con El Niño, Dawit Ayele Haylemari, un estudiante graduado en Ciencias Políticas en la Universidad de Passau, piensa de otra manera:

Many experts relate Ethiopia's cyclical famine with the country's dependence on Rainfed smallholder agriculture, drought, rapid population growth or agricultural market dysfunctions. Although these factors do have significant role in the matter, they tend to hide the critical cause of hunger in the country – lack of rights and accountable government […]

A historical investigation of famine also identified 30 major famines during the 20th century. All happened in countries led by autocratic rule or that were under armed conflict, four being in Ethiopia […]

Why does autocracy lead to famine? The most fundamental reason is that autocrats often don't care enough about the population to prevent famine. Autocrats maintain power through force, not popular approval. This argument has been proven true in the case of Ethiopia.

Muchos expertos relacionan la hambruna cíclica de Etiopía con la dependencia del país de la agricultura minifundista basada en la lluvia, la sequía, el rápido crecimiento de la población o a la disfunción del mercado agrícola. Pero, aunque estos factores juegan, de hecho, un papel importante en este tema, tienden a esconder la causa crítica del hambre en el país -la falta de derechos y de un gobierno responsable […]

Una investigación histórica de la hambruna identificó las treinta mayores inaniciones durante el siglo 20. Todas tuvieron lugar en países dirigidos por un gobierno autocrático o que sufrían un conflicto armado; cuatro de las cuales se dieron en Etiopía […]

¿Por qué la autocracia lleva a la hambruna? La principal razón es que los autócratas, a menudo, no se preocupan lo suficiente por la población para ser capaces de prevenir la hambruna. Mantienen su poder por la fuerza, no por el apoyo del pueblo. Este argumento es cierto en el caso de Etiopía.

La crisis alimentaria, en la quinta economía más importante del África subsahariana, se ha convertido en uno de los temas más controvertidos en las discusiones de los ciudadanos etíopes en la red.

Adisu Habte lanzó una pulla al grupo Etíopes en la Diáspora, quienes hablan del tema en sus redes sociales mientras sus compatriotas se están muriendo:

Well the hunger continues in Ethiopian while Ethiopians living in Philadelphia continue to do nothing but post on their social media page and have conversation about politics at Dunkin Donuts and at the Hookah lounge […] Let's not watch as Ethiopians are starving to death.

Bien, el hambre continúa en Etiopía mientras los etíopes que viven en Filadelfia siguen sin hacer nada más que publicar en sus redes sociales y tener conversaciones sobre política en Dunkin Donuts y en la cafetería Hookah Lounge […] No nos quedemos mirando mientras los etíopes se mueren de hambre.

Endalkachew Chala escribe:

Yep! The ‘fast growing’ economy in Ethiopia is busted …

¡Sip! El “rápido crecimiento” de la economía en Etiopía está en quiebra…

Sí, la sequía y el hambre en la economía africana que más rápido crece

Mientras, Betelhem Ephrem aconseja a los etíopes que no politicen este asunto:

For once lets make this issues about the people who are desperately in need of survival than our political discourse. lets not make a mockery of the people at this time of crisis.

Por una vez, hagamos que este tema se centre en la gente que necesita desesperadamente sobrevivir más que en nuestro discurso político. No nos riamos de la gente en este momento de crisis.

En respuesta a la usuaria de Facebook, Anania Sorri, que quería saber la fuente de información de donde se había extraído la cifra de 4,5 millones de personas que están sufriendo hambre, Addis Standard escribe:

Dear Anania Sorri – It is widely known that figures in this country are often the results of negotiations between the government and aid agencies (in this case) or the government and financial institutions (in the case of growth). But in the face of eminent crop failure in many parts of the country in the coming harvest season, this one doesn't seem to be overly exaggerated.

Querida Anania Sorri – Es ampliamente conocido que las cifras en este país son, a menudo, el resultado de las negociaciones entre el gobierno y las agencias de ayuda (en este caso) o entre el gobierno y las instituciones financieras (en el caso del crecimiento). Pero ante el fracaso del cultivo en muchas partes del país en la próxima estación de la cosecha, esa cifra no parece excesivamente exagerada.

Contestando a las sugerencias de algunos etíopes acerca de la necesidad de rezar, Biyya Oromiyaa afirma:

How is praying a solution to hunger in Ethiopia? Hungry people need emergency food, and a good agricultural policy with political will and democracy. Hunger has nothing to do with God in Ethiopia, maybe elsewhere. Hunger is created by the combination of regime policy failure, political oppression and climate change. So good advice would be to remove the regime than instruct us to pray.

¿Cómo puede ser que rezar sea la solución para el hambre en Etiopía? La gente hambrienta necesita comida urgentemente y unas buenas leyes agrícolas con voluntad política y democracia. El hambre no tiene nada que ver con Dios en Etiopía, quizá en otro lugar. El hambre es el resultado de la combinación del fracaso del régimen político, la opresión política y el cambio climático. Un buen consejo sería quitar este régimen en vez de animarnos a rezar.

Fikrejesus Amahazion, investigador del Cuerno de África especializado en desarrollo, derechos humanos y política económica en África, señala otra ironía de la actual crisis alimentaria:

Ironically, while Ethiopia is facing a hunger crisis and making urgent appeals for aid, tonnes of food are actually leaving the country. This illogical development is due to the fact that the regime in Addis has sold large tracts of arable land to a range of foreign investors and corporations in transactions described as “land grabs.” The process also involves “villagization,” a government-led program which entails the forcible relocation of indigenous communities from locations reserved for large, foreign-owned plantations. Reports by rights groups list a plethora of human rights violations, including murders, beatings, rapes, imprisonment, intimidation, and political coercion by the government and authorities.

Ethiopia’s hunger crisis is an important humanitarian issue meriting immediate attention and concern. In order to fully understand the crisis it is imperative to recognize that while the environment has been an important contributing factor, a range of other structural socio-political and governance dynamics, including corruption, the lack of rule of law or democracy, poor governance, failures in long-term planning, and misplaced national and development priorities have also been highly influential.

Irónicamente, mientras Etiopía se enfrenta a una crisis de hambruna y está haciendo urgentes llamamientos de ayuda, toneladas de comida se están yendo del país. Este ilógico desarrollo se debe al hecho de que el régimen en Addis ha vendido grandes extensiones de terreno cultivable a diversos inversores y corporaciones extranjeras en transacciones descritas como “apropiación de tierra”. El proceso también incluye la “creación de aldeas”, un programa del gobierno que conlleva la recolocación forzosa de comunidades indígenas desde localizaciones reservadas para grandes plantaciones de extranjeros. Los informes elaborados por grupos de derechos humanos hablan de diversas violaciones de los derechos humanos como asesinatos, palizas, violaciones, encarcelaciones, intimidación y coacción política por parte del gobierno y autoridades.

La crisis del hambre en Etiopía es un importante asunto humanitario que requiere inmediata atención y preocupación. Para comprender de verdad la crisis, es necesario reconocer que mientras que el medio ambiente ha sido un factor importante, también han influido gravemente las dinámicas estructurales, socio-políticas y de gobierno, incluyendo la corrupción, la falta de mandato de leyes o democracia, un pobre gobierno, fallos en la planificación a largo plazo y un mal calibre de las prioridades nacionales y de desarrollo.

Finalmente, Paul Dorsoh, director de la División de Estrategias de Desarrollo y Gobernabilidad del Instituto de Investigación Internacional sobre Política Alimentaria, y Shahidur Rashid, investigador senior de dicho instituto en la División de Mercados, Comercio e instituciones, tienen esperanzas de que la sequía no lleve a la hambruna:

The 2015-16 drought and production shortfall need not cause a famine in Ethiopia. By heeding the lessons of past famines, the government and the international donor community can help ensure that there is sufficient availability of cereals to supply Ethiopia’s food needs and sufficient transfers in cash and in kind to provide needy households with adequate access to food. Other food security issues will still need to be resolved, including ensuring adequate nutrition for all individuals. However, there is ample reason for hope that this drought will be remembered, not for a deadly famine, but wise policies and timely interventions built on Ethiopia’s progress of the past 25 years.

La sequía y la escasez de producción del 2015-16 no tienen por qué causar una hambruna en Etiopía. Si prestan atención a las lecciones aprendidas de las pasadas crisis alimentarias, el gobierno y la comunidad benéfica internacional pueden ayudar a asegurarse de que hay disponibilidad suficiente de cereales para abastecer las necesidades alimenticias de comida y suficientes transferencias en metálico y en especie para proporcionar un acceso adecuado a los alimentos para los hogares necesitados. Aún deben resolverse otros problemas de seguridad alimentaria, entre ellos, asegurar la nutrición adecuada de todos los individuos. Sin embargo, hay una gran razón para esperar que esta sequía sea recordada, no por su hambruna mortal, sino por las políticas sabias y las oportunas intervenciones, elaboradas a partir del progreso de Etiopía de los últimos 25 años.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.