¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

A pesar de las barreras tecnológicas los vídeos de las protestas en Etiopía muestran la brutalidad del Estado

Students mourning at Haromaya University. Photo shared widely on social media.

Estudiantes de luto en la universidad Haromaya. Foto ampliamente compartida en redes sociales.

Desde el estallido en noviembre de las protestas estudiantiles en Etiopía, numerosos vídeos grabados con teléfonos móviles se han vuelto virales en las redes sociales, ofreciendo un vistazo de la mortífera y brutal mano dura del gobierno con los manifestantes.

En Oromia, la región más grande de Etiopía, los estudiantes han estado manifestándose contra el denominado «plan maestro» de desarrollo del gobierno para ampliar el área de la capital, Adís Abeba, hacia Oromia. Los estudiantes y algunos ciudadanos, junto con varios etíopes viviendo en el extranjero, creen que el plan desembocará en una persecución directa del grupo étnico Oromo, que ha sido marginado sistemáticamente por el gobierno durante las dos últimas décadas, a pesar de constituir el mayor grupo étnico de Etiopía.

…durante los últimos días, la imagen de un agente de policía junto a un cadáver colgando de un árbol ha estado circulando por Facebook. No hay un pie de foto o una explicación acompañando la imagen.

Las declaraciones indican que las fuerzas de seguridad están empleando la violencia, incluyendo munición, para dispersar a las multitudes de manifestantes pacíficos en las universidades en Oromia. Según el Observatorio de Derechos Humanos, al menos 75 personas han sido asesinadas por las fuerzas de seguridad etíopes desde que comenzaron las protestas. El Consejo de Derechos Humanos del Cuerno de África está ofreciendo cifras ligeramente más altas y estimó el número de muertes en 122 al 28 de diciembre del 2015.

A pesar de que menos del cuatro por ciento de los etíopes tiene acceso a Internet, los activistas en el país están usando plataformas online como medio de articulación de las protestas, de la interconexión y de la presentación de noticias para los lectores internacionales. Partidarios dentro y fuera del país suben estos vídeos, generalmente a través de sus páginas de Facebook, para mostrar lo que el gobierno etíope está tratando de esconder.

Dada la escasez de cobertura por parte de reporteros gráficos profesionales o corresponsales localizados en Etiopía, estos vídeos están cubriendo un vacío fundamental. Pero la mayoría de las imágenes carecen del contexto necesario.

Los vídeos de los protestantes: de la calle a la pantalla

Se han subido poco más de 200 vídeos a diferentes plataformas online desde que comenzó la primera serie de protestas Oromo hacia abril de 2014. La duración de los vídeos va desde apenas unos segundos hasta tres minutos. La gran mayoría de ellos están grabados a través de cámaras de teléfonos móviles de baja calidad, y suelen estar desenfocados y temblorosos. La mayor parte de los vídeos muestran manifestaciones pacíficas con los participantes alzando y cruzando sus brazos en el aire, coreando eslóganes de solidaridad en la lengua Oromo. Otros vídeos e imágenes muestran casos de violencia policial, uso de munición contra los manifestantes, y personas heridas y muertas.

Photo published on EthioTube page titled "Pictures from Oromo Protest - Winter 2015". No attribution or further context appears on the site.

Foto publicada en la página EthioTube y titulada “Imágenes de la protesta de Oromo – Invierno de 2015″. Sin atribución ni contexto en el sitio web.

La mayoría de este material es compartido inicialmente en las páginas de Facebook de conocidos activistas. Son re-emitidos en Etiopía de forma rutinaria a través de canales de televisión por satélite que se sostienen en la diáspora, como ESAT y OMN. También son subidos frecuentemente a plataformas online etíopes como EthioTube, una plataforma de vídeos gestionada por etíopes que viven en el extranjero. La mayor parte del material es demasiado crudo para mostrarlo aquí. Por ejemplo, durante los últimos días, una imagen de un agente de policía junto a un cadáver colgando de un árbol ha estado circulando por Facebook. No hay un pie de foto o una explicación acompañando la imagen.

La mayoría de vídeos que muestran la violencia policial y la tortura han sido grabados a distancia. Presuntamente, aquellos que llevan a cabo las grabaciones tratan de evitar ser atrapados o capturados por las autoridades. Esto limita la eficacia del vídeo como prueba — a pesar de que los materiales muestran violaciones de los derechos humanos, la mayor parte del tiempo no cuentan historias individuales que podrían ofrecer una visión más profunda de las protestas en curso.

Esto también hace dirigir la atención hacia cuestiones fundamentales sobre el control de los manifestantes por parte del Estado. El anonimato es esencial para los manifestantes, ya que las fuerzas gubernamentales están constante y activamente buscando disidentes. Aunque existe una importante conciencia sobre este tema entre los estudiantes, varios ciudadanos ejerciendo de periodistas han estado publicando sus materiales online sin haber borrado previamente de los vídeos los metadatos fácilmente identificables y otra información similar.

«El gobierno debería arrestar a la gente que da al botón de “Me gusta”»

Con el objetivo de desacreditar estos mensajes y demás contenido online, el gobierno etíope ha lanzado una fuerte campaña de propaganda contra el uso de las redes sociales. Durante las últimas dos semanas, las organizaciones de medios de comunicación en manos del Estado han emitido varios programas de radio y de televisión sobre cómo Internet, y las redes sociales en particular, está siendo usadas por las así llamadas «fuerzas perjudiciales» para instigar violencia y mancillar la imagen del país.

En el programa semanal de la televisión del Estado, «Overview of the Media», el presentador Fetehawek y los comentaristas pro-gobierno Dawit Kebede y Tadesse Mizane hablaron sobre el papel de las redes sociales en las protestas estudiantiles Oromo.

«En relación a la reciente protesta Oromo, algunos activistas de la diáspora están difundiendo imágenes falsas de las protestas y de atrocidades humanas en las redes sociales para que parezca que ha ocurrido en Etiopía», dijo Fetehawek. Entonces, mostró una serie de imágenes dudosas — algunas parecían manipuladas, otras eran completamente falsas — que los activistas, supuestamente, habían compartido en Facebook. Continuó insinuando que todos los materiales de la protesta Oromo que hay en Facebook son falsos.

Quizá algunos manifestantes hayan compartido imágenes falsas en las redes sociales, pero el volumen de imágenes compartidas con la corroboración de las fuentes en el país indica que muchas de ellas son reales.

Photo published on EthioTube page titled "Pictures from Oromo Protest - Winter 2015". No attribution or further context appears on the site.

Foto publicada en la página EthioTube y titulada “Imágenes de la protesta de Oromo – Invierno de 2015″. Sin atribución ni contexto en el sitio web.

El programa prosiguió con el experto Tadesse Mizane señalando que «el destacado candidato presidencial republicano Donald Trump sugirió que el cierre de ciertas áreas de Internet es una solución para esto». Dawit Kebede, un productor del Awaramba Times, llevó esta línea de pensamiento más allá, argumentando que «el gobierno debería arrestar a la gente que da al botón de “Me gusta” o “comparte” semejantes materiales».

Afrontando desafíos éticos

La omnipresencia de estos vídeos e imágenes crudos y descontextualizados hace difícil para los espectadores ver la imagen completa. Hay historias complejas tras las imágenes, además de implicaciones legales por el uso de dichas imágenes contra los responsables, preocupación por la privacidad de las víctimas y por la seguridad de los ciudadanos que están grabando la protesta usando sus teléfonos móviles

A pesar de que muchas de estas historias solamente pueden ser contadas por las personas que están tomando estas imágenes y sus protagonistas, varias ONG y compañías de Internet ofrecen formas de obtener más información sobre estos archivos digitales usando herramientas online (ver guías de Amnistía Internacional y WITNESS.) Hay también una serie de pasos simples que los reporteros que son testigos visuales pueden seguir para hacer un vídeo fácil de verificar. Incluir un punto de referencia identificable en una imagen o un vídeo (puede ser cualquier cosa, desde un edificio hasta el letrero de una calle) puede ayudar a verificar la ubicación de la grabación. Mostrar un periódico actual con la fecha expuesta de forma clara puede ayudar a verificar la fecha de su captura.

Para estos y más consejos sobre grabar, verificar y compartir vídeos de testigos presenciales de abusos de derechos humanos, ver recursos para usar el vídeo como prueba de WITNESS.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.