¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Dar esperanzas a los indigentes por medio de un cambio de percepción en Trinidad y Tobago

12339540_454406234683853_5525329137922923002_o

Desde la izquierda: Anessa Chow, Reisa Singh, Darius Emrith y Ashely Roopchansingh. Foto cortesía de HWLS Clínica Jurídica en Derechos Humanos.

Cuatro estudiantes de la Escuela de Derecho Hugh Wooding, en Trinidad y Tobago, intentan acabar con el estigma asociado a la indigencia en las sociedades caribeñas.

Los estudiantes de abogacía Anessa Chow (Guayana), Ashely Roopchansingh, Darius Emrith y Reisa Singh reconocen que las personas sin hogar y otras personas desplazadas socialmente son, a menudo, victimas de desprecio, miedo e incluso odio.

Según estos estudiantes:

In our daily lives we often pass these persons on the streets without a second glance or thought of whether they ate, if they had a shirt on their backs or shoes on their feet, or even shelter if it rained.

En nuestra vida cotidiana solemos pasar junto a estas personas en las calles, sin mirarlos dos veces ni preguntarnos si es que han comido, si tienen una camisa sobre sus hombros o zapatos en sus pies o, incluso, si es que tienen un refugio para cubrirse de las lluvias.

El grupo está asociado con 141 Foundations, una organización sin fines de lucro que busca entregar artículos de primera necesidad a la población indigente de San Fernando, una de las ciudades sureñas de Trinidad.

El proyecto comenzó como parte de la Clínica Jurídica en Derechos Humanos de la Escuela de Derecho y constó de varios elementos, entre los que se encontraban: visitar a las personas sin hogar durante varias semanas entre octubre y noviembre de 2015, gestionar una donación de ropa y útiles de higiene en la Escuela de Derecho Hugh Wooding, entrevistar  a indigentes y crear una campaña de reportajes fotográficos en redes sociales, crear un libro de fotos para conmemorar los encuentros y entrevistar a miembros de 141 Foundations para inspirar a otros a involucrarse con este tipo de empresas.

Los reportajes fotográficos del grupo se publicaron en las páginas de Facebook de la Clínica Jurídica en Derechos Humanos, 141 Foundations y en las cuentas personales de Instagram de los cuatro estudiantes:

EMMANUEL BHAGWANDEEN
61 años de edad

12227192_446074958850314_1250871346249496912_n

I grew up in San Fernando and am one of 10 siblings; 8 boys and 2 girls. I thought I had “family” and could always count on “family” but people only act like your family and friends to your face. They smile with you, eat with you, but you never know how they truly feel when they turn their backs. When they turn their backs, they only “bad talk” you. This was my “family” and I was fed up and had enough with how my so called family treated me. So I decided to leave home and live on the streets. I was arrested for loitering but when I was released I returned to the streets of San Fernando. Being on the streets was better than being “home”. I feel free on the streets. I AM FREE, free from a family who laughed and talked about me behind my back. I would never go back to that life, that ‘family’. I was tired of feeling unwanted and unappreciated and being on the streets away from my family is better than the betrayal I felt from them. Life on the streets is simple and I like simple. I don’t have to worry about no one and nobody tells me what to do. It is the freedom I enjoy and the street is freedom. I am happy out here. I love playing moral, hopscotch and I love telling jokes as well. What are the three sweetest things in the world? – The day a baby is born; nothing sweeter than a new born baby, sweet sixteen; the sweetest age to be and home sweet home; no place sweeter.

Crecí en San Fernando y era uno de 10 hermanos: 8 niños y 2 niñas. Creí que tenía “familia” y que siempre podría contar con mi “familia” pero la gente solo actúa como tu familia y amigos cuando están contigo. Sonríen contigo, comen contigo, pero no tienes idea de lo que de verdad sienten cuando te dan la espalda. Cuando voltean, solo “hablan mal” de ti. Así era mi “familia”. Me harté, tuve suficiente del trato de mi supuesta familia, así que decidí irme de casa y vivir en las calles. Me arrestaron por ser vagabundo, pero cuando me liberaron volví a las calles de San Fernando. Estar en la calle era mejor que estar en “casa”. Me siento libre en las calles. SOY LIBRE, libre de una familia que se reía y hablaba de mí a mis espaldas. Nunca volvería a esa vida, a esa “familia”. Estaba cansado de sentirme indeseado y despreciado y estar en la calle lejos de mi familia es mejor que sentir su traición. La vida en la calle es sencilla y me gusta lo sencillo. No me tengo que preocupar de nadie y nadie me dice qué hacer. Es la libertad lo que disfruto y la calle es libertad. Soy feliz aquí fuera. Amo representar moralejas, jugar a la rayuela y también me encanta contar chistes. ¿Cuáles son las tres cosas más dulces del mundo? El día en que nace un bebé, nada más adorable que un recién nacido; los dulces dieciséis, la edad más dulce; y hogar, dulce hogar, no hay lugar más dulce.

PATSY THOMAS
66 años de edad

11041578_10153642360545867_8453828543246068867_n

To escape a life of abuse, I found myself on the streets at age 13. I thought this was a good decision. I thought the streets would give me a better life, a life free from the difficult one I once knew. I was wrong. On the streets at such a young age I had all the responsibilities on my shoulders and all the worries of life. Every day I had to worry about whether anyone would take advantage of me or when I closed my eye at night, whether I would even wake up the next morning. I had to take care of myself from a very young age. It was not easy. Things just kept getting harder and harder with age. I met a friend out here and she tried to get me a house through HDC but that did not work out. I even went to a home for the aged but it was for both men and women and I felt very uncomfortable about this. Even when I had no place to go to and could only live and sleep on the streets, the police still arrested me for loitering. When they let me go, I had to go right back on the streets because I have nowhere else to go. This is the only life I know. I feel as though things were never good and they would never be good. I AM FED UP OF THIS LIFE. I am too old for this life. I CAN’T TAKE IT ANYMORE. I feel helpless at this point in my life and I am begging for some help. PLEASE HELP ME. I don’t know what to do again. Where to go? HELP ME PLEASE. Some people out here are nice but the thing is, I don’t understand how someone can be nice to me but they are NEVER willing to help me in any way. Then there are those who are not nice at all. I would just leave those people there. It doesn’t make sense telling them anything. I would let the All Mighty deal with them. This place itself is not nice at all to be living on the streets. Gunmen are walking the streets of Trinidad freely. I have to worry each night I go to sleep. I am scared out here because I am an old lady. I can’t do anything when those gunmen come for me. I don’t know what else to do. I want to get out of this life.

Para escapar de una vida de abusos, me encontré a mí misma en la calle a los 13 años. Pensé que era una buena decisión. Creí que la calle me daría una vida mejor, una vida libre de las dificultades que una vez conocí. Me equivoqué. En la calle a tan temprana edad tenía todas las responsabilidades sobre mis hombros y todos los problemas de la vida. Cada día debía preocuparme de si alguien se aprovecharía de mí o de si, al cerrar los ojos en la noche, volvería a abrirlos a la mañana siguiente. Debí encargarme de mí misma desde muy pequeña. No fue fácil. Las cosas se fueron poniendo más y más difíciles con la edad. Hice una amiga aquí quien intentó conseguirme un hogar por medio de la HDC, pero no funcionó. Incluso fui a una casa de ancianos pero era tanto para hombres como para mujeres, y me era muy incómodo. Aun cuando no tenía un lugar al que ir y solo podía vivir y dormir en la calle, la policía seguía arrestándome por ser vagabunda. Cuando me soltaban, debía ir derecho a la calle otra vez, porque no tenía otro lugar al que ir. Esta es la única vida que conozco.  Siento como si las cosas nunca fueron bien y nunca irán bien. ESTOY HARTA DE ESTA VIDA. Estoy demasiado vieja para seguir en ella. NO DOY MÁS. Me siento desamparada en este punto de mi vida y estoy rogando por un poco de ayuda. POR FAVOR, AYÚDENME. Otra vez no sé qué hacer. ¿Dónde voy? AYUDA, POR FAVOR. Algunas personas aquí fuera son buenas, el tema es que no entiendo como alguien puede ser bueno conmigo pero NUNCA estar dispuesto a ayudarme de ninguna forma. Luego están esos que no son en absoluto buenos. A ellos ni los mencionaré. No tiene sentido decirles nada. Dejaré que el Todopoderoso se encargue de ellos. Este lugar por sí solo no es para nada bonito como para vivir en sus calles. Hombres armados caminan por las calles de Trinidad libremente. Debo preocuparme cada noche cuando me voy a dormir. Estoy asustada aquí fuera porque soy una anciana. No puedo hacer nada cuando ellos se acercan. No sé que más hacer. Quiero  abandonar esta vida.

IDENTIDAD ANÓNIMA
23 años de edad

10394062_10153649059745867_6952170720464747417_n

I am 23 years old and I’ve been homeless for a couple months now. I was kicked out of my home when my parents discovered I did not believe in God. They found my beliefs were unacceptable and so there was no place for me under their roof so long as I held my belief that God does not exist. Since then, neither my parents nor my brother or sister ever tried to contact me. I won’t contact them either. I HAVE NOTHING TO SAY TO THEM. I live in the forest in Tacarigua now. I feel safe there but it’s really difficult to live there around this time of the year when it’s rainy. I use my bike to get around. I even ride my bike most Sundays from Tacarigua to here (Harris Promenade in San Fernando). I make do. It’s also hard for me to get a job since I never finished my educational programme because of family problems. I am still trying though. Even though I’m on my own, I have NO family and NO place to call home, I rather be here, on the streets, than with a family who have NEVER accepted me for who I am and who WOULD NEVER accept me. I do not want to have to face constant judgments each and every day. If I go back, they would never let me be; they would constantly be on my case and try to change my beliefs. This is just my belief and this is who I am and I won’t go back to a place where I’m not accepted. My only wish is that one day I would be able to afford a small apartment for myself to call home, somewhere nice you know?

Tengo 23 años y soy indigente desde hace unos cuantos meses. Mis padres me echaron de casa cuando descubrieron que no creía en Dios. Consideraron que mis creencias eran inaceptables y, por tanto, que no había lugar para mí bajo su techo en tanto siguiera creyendo que Dios no existe. Desde entonces, ni mis padres ni mis hermanos han intentado contactarme y yo no me contactaré con ellos. NO TENGO NADA QUE DECIRLES. Ahora vivo en el bosque de Tacarigua. Me siento segura allí, pero en esta época del año, lluviosa, es complicado. Uso mi bicicleta para movilizarme. Incluso vengo en bicicleta desde Tacarigua hasta acá (Harris Promenade, San Fernando) la mayoría de los domingos. Lo hago funcionar. También me es difícil conseguir empleo porque, por problemas familiares, nunca terminé mis estudios. Sin embargo, aun lo intento. Aun cuando estoy por mi cuenta, SIN familia y SIN un lugar al que llamar hogar, prefiero estar aquí, en la calle, que estar con una familia que NUNCA me aceptó por quien era y que NUNCA me aceptará. No deseo enfrentarme a sus constantes críticas cada día. Si vuelvo, jamás me dejarán ser, estarán siempre sobre mí intentando cambiar mis creencias. Esta es mi forma de pensar y quién soy y no regresaré a un lugar donde no me aceptan. Mi único deseo es, algún día, lograr tener un pequeño departamento al cual poder llamar hogar, un lugar bonito, ¿sabes?

SAMUEL DOBSON
35 años de edad

12241643_10153635865460867_2039522653064078847_n

I grew up with my grandparents because my parents died when I was very young. I have one brother and one sister, but it’s been years since I spoke to any of them. My grandparents died a while after and so I started living on the streets at the age of 11. I never had an education but this did not stop me. I was employed as an estate worker and attended to plants there. However, I had to leave this job because I got a garbage truck injury which affected my back. My friend helped me find a shelter to stay in called Ozonium Night Shelter. It’s a night shelter for older persons who don’t have a place to go. I like it there. I may not be physically well but with each new day I am coping. I am pulling through with my problems. Life is not so bad. It’s okay for now and I’m making it work. People out here aren’t nice at all though. They look at me a certain way and whisper as they pass by. Some say hello, some just watch me and laugh. I know they judge me but I always ignore them. They don’t affect me. I don’t let them affect me. Never once did I say anything to them. If I had a chance to tell any of them who whisper behind my back anything, I WOULD NOT SAY ANYTHING. I have nothing to say to them. I would leave them because I just want everything to be good.

Crecí con mis abuelos porque mis padres murieron cuando yo era muy joven. Tengo un hermano y una hermana, pero han pasado años desde la última vez que hablamos. Mis abuelos murieron poco después así que comencé a vivir en la calle a los 11 años. Nunca recibí educación pero eso no me detuvo. Fui contratado en una finca para encargarme de las plantas. Sin embargo, tuve que dejar este trabajo debido a una herida hecha por un camión de basura que afectó mi espalda. Un amigo me ayudo a encontrar refugio en una lugar llamado Refugio Ozonium Night. Es un albergue para personas mayores que no tienen dónde ir. Me gusta. Puede que no esté bien físicamente pero con cada día que pasa sigo adelante. Salgo de mis problemas. La vida no es tan mala. Por ahora está bien y lo hago funcionar. Aunque la gente aquí fuera no es para nada buena. Me miran a lo lejos y susurran al pasar. Algunos saludan, otras me miran y ríen. Sé que me juzgan pero siempre los ignoro. No me afectan. No los dejo. Ni una sola vez les he dicho algo. Si tuviese la oportunidad de decirle algo a cualquiera de aquellos que susurran a mis espaldas, NO LES DIRÍA NADA. No tengo nada que decir. Los dejaría porque todo lo que quiero es que las cosas vayan bien.

BRENDA JOYCE
62 años de edad

12301488_10153663591830867_1720877499590990973_n

I have been on the streets for a long time now. I stayed with a friend for a while but we had an argument and so I had to leave. I have nowhere to go now. I don’t really have any family or friends that I would turn to for help. I regret the argument with my friend. I wish I could talk to her but I can’t and there’s nothing I could do now. Life on the streets has its ups and downs. There are good days but then there are bad days and the bad days are really rough and tough. A bad day is when it rains and I get wet and cold because I don’t have a place to shelter from the rain. It’s also a bad day when I have no food and I don’t have any means of getting food for myself. It’s bad sometimes, really really bad and nobody helps. SOME PEOPLE OUT HERE ARE NOT NICE. Sometimes, they are rough with me and whenever people treat me badly, I let them know. I give them a piece of my mind. I do not hesitate to tell them things when they treat me badly. Who do they think they are? I AM A HUMAN BEING! I don’t deserve to be treated badly. I don’t harass anybody. I don’t do anything for people to treat me badly just like that. So when people are not nice to me, I give them a piece of my mind. I will not stay quiet and allow people to treat me however they want. I DESERVE RESPECT TOO because I am a human being just like them. I do not deserve to be treated badly. No man!

He estado en las calles por largo tiempo. Me quedé con una amiga por un tiempo pero discutimos y tuve que irme. No tengo donde ir. En verdad no tengo ni familia ni amigos a quienes acudir por ayuda. Me arrepiento de la discusión con mi amiga. Me gustaría poder hablarle pero no puedo y ya no hay nada que pueda hacer. La vida en la calle tiene sus altibajos. Hay días buenos pero luego hay días malos, y los malos son duros y difíciles. Un día malo es cuando llueve, me mojo y tengo frío porque no tengo un lugar donde refugiarme de la lluvia. También es un mal día cuando no tengo comida y no tengo ninguna forma de conseguirla. A veces es difícil, muy, muy difícil y nadie ayuda.  ALGUNAS PERSONAS AQUÍ NO SON BUENAS. Algunas veces son rudos conmigo y cuando alguien me trata mal, se lo hago saber. Les canto unas cuantas verdades. ¿Quién se creen? ¡SOY UN SER HUMANO! No merezco que se me trate mal. Yo no atormento a nadie. No le hago nada a nadie para que me traten mal porque sí. Así que cuando la gente no es buena, se las canto. No me quedaré sentada ni les permitiré tratarme como se les ocurra. TAMBIÉN MEREZCO RESPETO pues soy un ser humano como ellos. No merezco que se me trate mal, ¡no señor!

La serie de reportajes fotográficos acaba con una nota positiva con ANTHONY DUNCAN
57 años de edad

12313541_10153665397575867_4944101547620503521_n

I have been on the streets for over 26 years. I slept at the corner of KFC, used to drink rum and I cried a lot. I got into drugs at an early age and that’s where I made my biggest mistake as I was arrested for it and spent 5 years in jail. The street life was not a good one and I knew I had to do something about it. My sister who lives abroad saw me one day on the streets after I got out of jail and immediately broke down in tears. She sat me down and we had a long talk. After that, I made the decision to change my life. That’s when I started going to church. This was the first step towards my new life, even though still on the streets. I knew despite my circumstance I had to turn things around. Shortly after I met the love of my life and she became my wife. I then began taking goods from vendors on the street and assisted them in selling the goods for a commission.Now, I am proud to say I have a beautiful 3 year old daughter and recently got a government funded house for me and my family to stay in. I have a family now and family is everything. My only wish is for a happy life for my daughter. I lived my life, now it’s time for her to live hers. I’ve learnt, and I want my daughter to learn that you always have a choice in your life. It is up to you to change your life if you don’t like it. My advice to children as obvious as it sounds is ‘DON’T DO DRUGS. It really affects your life more than you can imagine.

He estado en la calle por más de 26 años. Dormí en una esquina del KFC, solía beber ron y llorar un montón. Caí en las drogas a temprana edad y allí fue cuando cometí mi mayor error, fui arrestado y pasé 5 años en la cárcel. La vida en la calle no era buena y sabía que debía hacer algo al respecto. Mi hermana, quien vive en el extranjero, me vio un día en la calle tras salir de la cárcel y de inmediato rompió en llanto. Luego de eso, tomé la decisión de cambiar mi vida. Allí fue cuando comencé a ir a la iglesia. Ese fue el primer paso a mi nueva vida, aun cuando seguía en la calle. Sabía, pese a mis circunstancias, que debía dar vuelta a las cosas. Poco después conocí al amor de mi vida y se convirtió en mi esposa. Entonces comencé a llevarle productos a los vendedores callejeros y a ayudarlos con la venta de sus productos por una comisión. Ahora estoy orgulloso de decir que tengo una hermosa hija de tres años y que hace poco conseguí una casa por parte del gobierno para mí y mi familia. Tengo una familia ahora y la familia lo es todo. Lo único que deseo es que mi hija tenga una vida feliz. Viví mi vida, ahora es tiempo de que ella viva la suya. Así como yo aprendí, quiero que ella aprenda que en la vida siempre hay opciones. Es responsabilidad tuya el cambiar tu vida si no te gusta. Mi consejo para los niños, aun cuando suene lógico, es: NO CAIGAN EN LAS DROGAS. De verdad afecta tu vida más de lo que puedes imaginar.

Simultáneo a sus reportajes fotográficos, el grupo también lanzó entrevistas con miembros del equipo ejecutivo de 141 Foundations en las que hablan sobre el trabajo con los indigentes en Trinidad y Tobago.

Finalmente, los estudiantes hicieron un informe en el que resumen sus descubrimientos:

Los cuatro amigos estaban sobrecogidos por la reacción de sus colegas ante el proyecto, así como por la reacción pública ante su campaña en las redes sociales. Tienen la esperanza de que iniciativas parecidas cambiarán la mentalidad al relacionarse con otros grupos marginados o abandonados del país.

El autor de esta publicación es un abogado y tutor adjunto en la Escuela de Derecho Hugh Wooding, St. Augustine, Trinidad y Tobago. También es tutor en la Clínica de Apoyo Legal general y coordinador de la Clínica Jurídica en Derechos Humanos de HWLS.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.