¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Los embarazosos mensajes de tres ministros australianos

El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, en un encuentro con el público en la exposición de Escultura a la Orilla del Mar en Bondi de 2015. Foto de Richard Milnes. Derechos de autor @Demotix (8 de noviembre de 2015)

El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, en la exposición de Escultura a la Orilla del Mar en Bondi de 2015. Foto de Richard Milnes. Derechos de autor @Demotix (8 de noviembre de 2015).

(Todos los enlaces externos dirigen a páginas web en inglés)

El gobierno australiano ha sufrido una serie de reveses desde las fiestas navideñas de 2015. El secretario de estado Mal Brough dimitió de su cargo por estar siendo investigado por la policía, el mismo día que el ministro de Urbanismo Jamie Briggs fue obligado a dimitir tras un incidente con una funcionaria australiana en un bar de Hong Kong. Días después, el ministro de inmigración, Peter Dutton, cometió una embarazosa metedura de pata enviando un comentario ofensivo a la persona equivocada.

En los tres casos, los mensajes de texto enviados por los políticos evidencian una enorme falta de sensatez o de pericia.

Se supone que Brough intercambió mensajes de texto en los que solicitaba ilegalmente información para desacreditar a un oponente político. Briggs ha sido acusado de «comportamiento inapropiado» por enviar imágenes de la funcionaria a varios colegas. Dutton envió por error un mensaje ofensivo a la persona a la que se refería dicho mensaje.

El derecho a la privacidad en el centro de todas las miradas

El escándalo Brough es el último de una larga serie que se remonta a 2012. Brough está acusado de pedir a James Ashby, empleado de Peter Slipper, entonces portavoz de la Cámara de Representantes, que robara extractos de su agenda privada oficial.

Entre las pruebas que se enarbolan contra Brough, están los mensajes que intercambió con James Ashby:

La confesión y los mensajes de Brough prueban que consiguió la agenda de Slipper

Brough también está en la picota por mentir presuntamente al Parlamento sobre el tema. El melodrama puede seguirse en la etiqueta #Ashbygate de Twitter.

No obstante, ha sido el reciente comportamiento de Briggs y su colega, el ministro de Inmigración Dutton, el que ha captado la mayor parte de la atención pública. Los primeros informes de prensa sobre lo sucedido en Hong Kong entre Briggs y la funcionaria –que la incitaron a presentar una queja oficial contra el ministro– hablaban de un brazo alrededor de unos hombros, un beso en la mejilla y un comentario sobre miradas penetrantes.

El escándalo presenta varios frentes. Primero, se ha desencadenado una tormenta por la filtración de la foto de la mujer a los medios. El diario The Australian, perteneciente a Rupert Murdoch, publicó una versión pixelada de la imagen en su portada. Briggs admitió haber enviado la imagen a varios colegas antes y después de que ella presentara la queja contra él. El controvertido tema del derecho a la privacidad saltó rápidamente a primer plano:

Según los sindicatos, la foto filtrada de una funcionaria es una indignante violación de la privacidad

Una exgobernadora del estado de Nueva Gales del Sur cuestionó la capacidad mental de Briggs:

Cuando piensas que Jamie Briggs no puede ser más idiota: Briggs admite haber enviado la foto de una funcionaria

«Soy una bruja loca y voto»

Según se va desarrollando la historia, se hace evidente que nadie podría haber inventado todos estos disparates. El ministro de Inmigración Peter Dutton añadió leña al fuego cuando intentó enviar un mensaje de texto a su asediado colega Briggs. Pero en su lugar, Dutton envió por error el mensaje a la periodista Samantha Maiden, que había escrito un artículo de opinión en el que sugería que a Briggs «le habían dado la patada por tonto»:

mad fucking witch

jodida bruja loca

Maiden aceptó la disculpa y se tomó el mensaje con humor:

Las 13 brujas más fantásticas de todos los tiempos

El tuitero Destroy the Joint, cuya misión es «llamar a las armas a todos los australianos que quieren la igualdad de sexos y el discurso cívico» bromeó:

Soy una bruja loca y voto.

[En la foto: «El feminismo anima a las mujeres a abandonar a sus maridos, matar a sus hijos, practicar la brujería, destruir el capitalismo y convertirse en lesbianas»]

Roland no tiene dudas sobre qué metedura de pata fue la peor:

No es la filtración de la foto de Briggs ni que Peter Dutton ataque a Samantha Maiden, lo peor, de entrada, es que Briggs envíe la foto.

La etiqueta #JamieBriggsPlaylist

Para acabarla de fastidiar, el prominente bloguero Peter Wicks inició la etiqueta en Twitter  #JamieBriggsPlaylist («lista de reproducción de Jamie Briggs»):

Tocar demasiado

En un par de horas, la etiqueta se colocó en el número uno de Australia y recibió 1200 mensajes en 24 horas.

Este tuit fue de los más populares:

No te acerques tanto

La etiqueta #PeterDuttonPlaylist apareció inevitablemente, a pesar de esta petición:

¡Por favor, no creen la etiqueta «lista de reproducción Peter Dutton»!

Peter Fitzsimon, presidente del Movimiento Republicano de Australia y conocido comentarista de los medios dijo esperar consecuencias políticas:

No estoy seguro de que Dutton pueda mantenerse después de esto. Podría ser la tercera baja en dos semanas

Quizás se quede con las ganas: al primer ministro se le acusa de debilidad por no haber respondido de forma contundente a los últimos incidentes:

Hola, Malcolm Turnbull. ¿Cuántas veces tiene que demostrar Peter Dutton su ineptitud para un alto cargo antes de que actúes?

Hugh Murdoch utilizó el término «cerdo macho chauvinista» (MCP), acuñado en la década de 1960, en su comentario sobre los escándalos:

¿El lenguaje de Dutton «claramente inapropiado»? ¿CÓMO? ¡Sintomático de la actitud con las mujeres de todo este gobierno MCP!

La escritora y académica Anita Heiss recomendó un artículo que explora las implicaciones en un contexto más amplio de «la forma en que los hombres tratan en general a las mujeres en el trabajo»:

Todo el mundo debería leer a Jenna Price sobre por qué Jamie Briggs, y tantos hombres como él, no consiguen entenderlo

La larga luna de miel de Malcolm Turnbull con sus votantes desde que reemplazó a Tony Abbott como primer ministro en setiembre de 2015 podría haber llegado a su fin:

Tiene que haber un día después de las listas de reproducción de Peter Dutton y Jamie Briggs

Quizá todos los miembros de su gabinete necesiten un curso sobre mensajería instantánea para principiantes.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.