¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La polícia ataca a manifestantes y les impide manifestarse contra alza de tarifas de transporte en São Paulo

Manifestantes não concordaram com o percurso da passeata imposto pela PM, que passou a atacá-los

Los manifestantes no aceptaron el recorrido de la manifestación impuesto por la Policía Militar, quien comenzó a atacarlos. Fotografía: Jornalistas Livres, uso permitido.

La segunda protesta convocada por la organización Movimento Passe Livre (MPL) contra el aumento de la tarifa del transporte público en São Paulo — que, desde el pasado sábado 9, ha subido de 3.50 reales brasileños (R$) a 3.80 R$ — estaba prevista para el 12 de enero, pero esta vez, la manifestación no llegó a salir.

Aún durante la concentración, la policía disparó bombas de efecto moral, gas lacrimógeno, pelotas de goma y empleó las porras contra los manifestantes, que fueron dispersados en cuestión de minutos. Veinticuatro personas resultaron heridas, algunas de ellas de gravedad. En las redes sociales, los vídeos y relatos denuncian la brutal represión de la policía, hecho que algunos calificaron de “escenario digno de una dictadura“.

Cuando se encontraban concentrados en la Plaza del Ciclista, en el cruce entre las avenidas Paulista y Consolación, hubo un desacuerdo entre la organización MPL y la Policía Militar en relación al trayecto que debía recorrer la marcha. Los manifestantes querían recorrer la Avenida Rebouças hasta el espacio público Largo da Batata, en la zona oeste, pero los policías ordenaron que se dirigiesen en dirección al centro por la Avenida Consolación, en sentido opuesto.

Mientras tanto, el área entera estaba cercada por un cordón policial que impedía la entrada a personas de la zona y bloqueaba el acceso a la Avenida Rebouças. Un vídeo muestra a un representante del MPL aún negociando el trayecto con un coronel de la Policía Militar cuando ésta comenzó a arrojar bombas de gas contra los manifestantes.

Las bombas cayeron en la Avenida Consolación, por lo que, al tratar de huir, los manifestantes se encontraron con el cordón policial. Imágenes tomadas desde lo alto de un edificio de la zona muestran el momento en el que sucedió todo:

Otro vídeo del Centro de Mídia Independente (CMI) recoge el momento preciso.

La policía comenzó a atacar a los manifestantes, ahora.

Una vez comenzó el ataque, los manifestantes huyeron por las calles del centro. El gas que lanzaron en la calle penetró en la estación de metro Consolación, para desesperación de quienes salían del trabajo y solo trataban de refugiarse. También hay constancia de allanamientos de edificios privados por parte de la policía cuando intentaban cercar a los manifestantes en las inmediaciones — una usuaria de Facebook comentó que un policía militar había entrado, en moto, dentro del edificio de su hermano.

Un vídeo del activista Caio Castor muestra, en orden cronológico, los acontecimientos del día anterior, desde la concentración hasta la persecución de los manifestantes por las calles en las inmediaciones de la avenida Paulista.

En una rueda de prensa, celebrada la noche siguiente a la manifestación,  el secretario de Seguridad Pública de São Paulo, Alexandre de Moraes, afirmó que la policía solicitó que la marcha siguiese por la avenida Consolación porque la organización MPL no había informado del trayecto a las autoridades con antelación; sin embargo, tradicionalmente,  MPL decide el recorrido de sus eventos durante la concentración. Para el secretario, a partir de ahora, todas las manifestaciones deberán informar de su trayecto previamente, pues en caso contrario, será la policía quien decidirá el camino a seguir.

En respuesta a las palabras del secretario, la portavoz de MPL, Erica de Oliveira, aseguró al Estado de S. Paulo que “quien define el rumbo de la manifestación es quien se manifiesta, y no la policía“.

En total, diecisiete personas fueron detenidas y 24 resultaron heridas, incluidos dos periodistas y un recogelatas que solo pasaba por la zona y que fue alcanzado en la pierna por una pelota de goma. Uno de los heridos, el trabajador del metro, Heber Veloso, salió con el rostro ensangrentado; un manifestante recibió un golpe en el ojo con una pelota de goma, aunque no corre el riesgo de perder la vista; y otro joven tenía una fractura abierta en la mano.

Ativista perdeu os dentes depois de agressão policial com cacetete. Print de vídeo postado pelo coletivo Território Livre

Un activista perdió los dientes  después de ser agredido con una porra por la policía. Captura de pantalla publicada por el colectivo Território Livre.

El fotógrafo Francisco Toledo resultó herido al ser alcanzado en la pierna por fragmentos y fue trasladado al Hospital das Clínicas. En su página de Facebook, él mismo explicó lo ocurrido:

Aos amigos e todos que mandaram mensagens, obrigado demais pelo apoio. Infelizmente terei que ficar um mês fora de tudo. O estilhaço da bomba entrou e não quis sair. Vou carregar isso na perna o resto da vida.

Sete pontos, vivo e em casa. Tudo porque a PM quis, talvez por pura desumanidade, jogar uma bomba de efeito moral dentro do estacionamento de um hotel.

A los amigos y a todos los que mandaron mensajes, muchas gracias por el apoyo. Desgraciadamente, tendré que estar un mes al margen de todo esto. El fragmento de la bomba entró y no quiso salir.  Voy a llevar esto en la pierna el resto de mi vida.

Siete puntos, vivo y en casa. Todo porque la Policía Militar quiso, quizá por pura crueldad, tirar una bomba de efecto moral dentro del estacionamiento de un hotel.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.