¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El conflicto en el Medio Oriente no es entre sunitas y chiítas y no “se remonta a miles de años”

Distribution of Sunni and Shia Islam in the Middle East and North Africa. Photo by Peaceworld111 on Wikipedia, used under CC BY-SA 4.0

Distribución del Islam sunita y chiíta en el Medio Oriente y África del Norte. Foto por Peaceworld111 en Wikipedia, utilizada bajo licencia CC BY-SA 4.0.

En su último discurso sobre el estado de la Unión, el presidente estadounidense Barack Obama declaró que los conflictos en el Medio Oriente se remontan a miles de años. Un investigador árabe se toma su tiempo para explicar al señor presidente que un aspecto del conflicto –la desavenencia actual entre sunitas y chiítas– no es en absoluto antigua.

“The Middle East is going through a transformation that will play out for a generation, rooted in conflicts that date back millennia,” Obama said.

“El Medio Oriente está pasando por una transformación que se desarrollará durante una generación, enraizada en conflictos que se remontan a miles de años”, dijo Obama.

En una serie de tuits, titulados “Sobre el llamado conflicto “milenario” entre sunitas y chiítas”, el escritor palestino, empresario y activista en la primavera árabe, Iyad El-Baghdadi, ahonda en la historia recogiendo ejemplos de momentos en los que la secta de los eruditos y los políticos no importaba:

A finales del siglo XIX, el erudito chiíta Al Afghani fue un destacado miembro del movimiento de renacimiento panislámico, anticolonialista.

El discípulo de Al Afghani no fue otro que el prominente erudito sunita Mohammad Abdu, quien más tarde se convertiría en el gran mufti del Egipto.

Una de las obras duraderas del sunita Abduh fue su comentario del Nahy Balagha, una de las más importantes referencias chiítas.

En 1931, el clérigo chiíta iraquí Kashif al Ghita dirigió a los clérigos sunitas en las oraciones en la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén, en una conferencia antiimperialista.

En la década de los 40, Pakistán, un estado de mayoría sunita, fue fundado por Jinnah, un musulmán chiíta.

A principios de la década de los 50 las personas que respondían al censo de Irak no sabían si elegir “sunita” o “chiíta” pues estaban muy mezclados.

En 1958, el gran mufti del Egipto declaró que el chiísmo se impartiría en Al Azhar como la quinta escuela junto a las escuelas sunitas de jurisprudencia.

En la década de los 60, la Arabia Saudita sunita apoyó a los chiítas Zaydi en Yemen en una guerra civil contra los republicanos apoyados por Egipto

En la década de los 80, la mayor parte del ejército iraquí que luchó en contra de Irán en la guerra entre Irak e Irán se componía de chiítas árabes.

En los años 90 y 2000, el Irán chiíta apoyó el grupo militante palestino sunita Hamas.

El-Baghdadi explica además que la desavenencia por “dividir y conquistar” es de naturaleza política y es una “división sectaria deliberada y cínica de la lucha por el poder en la región”. Tuitea:

La dinámica actual no es un conflicto de sectarismo, sino un sectarismo deliberado y cínico de una lucha de poder regional.

Según El-Baghdadi, los tiranos son los únicos beneficiarios de esta división y el sectarismo ha sido convertido en un “arma por el poder”:

Los tiranos raramente están ideológicamente comprometidos con el sunismo o el chiísmo; sin embargo, están dispuestos a explotarlos cuando les conviene.

El sectarismo se convierte en lo más pragmático que se podría hacer. Los ideólogos incitadores del odio resultan útiles y por lo tanto se convierten en estrellas de la televisión y de los medios de comunicación.

El hecho es que reconozco la vieja división teológica y las diferencias entre las dos comunidades, sin embargo, hago hincapié en su moderna militarización política.

¿La región ha sufrido una división sectaria? Sí. ¿Son reales las diferencias? Sí. ¿Es la actual guerra el reflejo de una antigua disputa teológica? No.

Muchas de las diferencias teológicas y comunales son inocuas, corrientes, y no particularmente mortíferas, hasta que son militarizadas por el poder

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.