¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Periodismo vulgar? Los nigerianos exigen una disculpa a The Economist por llamar “bufón” al expresidente

Screen Shot of the online edition of the Economist article that made derogatory reference to Nigeria's ex-president

Captura de pantalla de la edición en línea del artículo de The Economist en el que se hizo una referencia peyorativa al expresidente de Nigeria.

Los nigerianos han ridiculizado a The Economist, después de que el periódico describiera al anterior presidente de Nigeria Goodluck Jonathan como un “bufón inútil” en un reciente artículo sobre el empeoramiento de la economía del país.

El momento de la ofensa fue así:

In the eight months since Mr Buhari arrived at Aso Rock, the presidential digs, the homicidal jihadists of Boko Haram have been pushed back into the bush along Nigeria’s borders. The government has cracked down on corruption, which had flourished under the previous president, Goodluck Jonathan, an ineffectual buffoon who let politicians and their cronies fill their pockets with impunity.

En los ocho meses desde que Buhari llegó a Aso Rock, la residencia presidencial, los yihadistas homicidas de Boko Haram han sido empujados de nuevo hacia la selva en la zona fronteriza de Nigeria. El gobierno ha tomado medidas enérgicas contra la corrupción, que había florecido bajo el anterior presidente, Goodluck Jonathan, un bufón inútil que permitía a los políticos y a sus compinches llenarse los bolsillos con impunidad.

Goodluck Jonathan fue derrotado por el general Muhammadu Buhari en las elecciones presidenciales el pasado año. La actitud de Jonathan de reconocer la victoria de su rival Buhari fue una acción sin precedentes ampliamente elogiada por mantener la paz en el país más poblado de África.

Desde que asumió el poder el gobierno de Buhari ha venido luchando contra la corrupción y una débil economía – legados del reinado de Jonathan así como de las innumerables administraciones que lo precedieron.

Aunque el artículo de The Economist se centraba en los efectos causados por la caída de los precios mundiales del crudo en un país que depende casi exclusivamente de los ingresos del petróleo para el crecimiento económico, el insulto superficial de la publicación a Jonathan ha despertado una tormenta de indignación en los medios de comunicación sociales.

La escritora nigeriana Molara Wood escribió:

Asombrada por la bufonería verbal de @TheEconomist. Es casi como si fuera personal. Pensaba que tenían guías de estilo. Inapropiado.

The Oracle, un abogado y poeta nigeriano, describió el término como “peyorativo”:

Peyorativo, y como dice mi amiga Molara Wood, un insulto con trasfondo paternalista. Si el The Economist tuvo la intención de hacer un comentario sólido también.

El mismo tuitero observó un insulto racial implícito y doble moral, dado que The Economist rara vez dispensa tales insultos a los líderes del mundo occidental:

El primer ministro Brown estaba en la playa cuando la economía del RU empezó a ir mal. Díganme: ¿Alguna vez lo describieron como un “bufón inútil” @TheEconomist?

Jasper J. Weelyams continuó con ese tema en una publicación de Facebook:

It is NOT OK, in fact, it is condemnable for The Economist to describe any leader using the words “ineffectual buffoon”. It is even more intolerable that they feel it is ok to use such words on (only) African leaders.

The Greek economy crumbled before our very eyes but The Economist did not speak of the Greek Government in such a manner. Many other European leaders have made grave errors and implemented banal policies but The Economist has still not referred to them in such a denigrating manner. Even the UK Government recently let British people down with the Google tax deal and neither George Osborne nor David Cameron has been called names.

The CNN once called Kenya a terror hotbed and had to retract their malicious statement and issue an apology to the African country. This happened because Kenyans refused to tolerate the stupidity of a major western media outlet. In the same manner, Nigerians must rise in unity across party partisanship to condemn this tomfoolery.

This nonsense must stop and will stop now.

NO ESTÁ BIEN, de hecho, es condenable para The Economist describir a cualquier líder usando las palabras “bufón inútil”. Es incluso más intolerable que piensen que está bien usar tales palabras (solo) en referencia a líderes africanos.

La economía griega se desmoronó ante los ojos de todos pero The Economist no habló del gobierno griego de tal manera. Otros muchos líderes europeos han cometido errores graves e implementado políticas banales pero The Economist todavía no se ha referido a ellos de una manera tan denigrante. Incluso el gobierno del RU recientemente decepcionó a los británicos con el acuerdo fiscal con Google y ni a George Osborne ni a David Cameron se les ha llamado eso.

La CNN una vez dijo que Kenia era un hervidero de terrorismo y tuvo que retractarse por su malintencionada afirmación y publicó una disculpa al país africano. Eso ocurrió porque los kenianos se negaron a tolerar la estupidez de un importante medio de comunicación occidental. De la misma manera, los nigerianos deben alzarse en unidad superando el partidismo para condenar esta payasada.

Esta tontería debe detenerse y terminará ahora.

Pero algunos han sido de la opinión de que los nigerianos fueron cómplices de esta desconsideración a sus líderes por los extranjeros. Ronald Nzimiro, un ejecutivo de una empresa en Lagos afirmó:

Están indignados porque a ese le han llamado “bufón inútil”. Todos lo llaman así aquí y en vuestras mentes ¿entonces qué? ¡Venga!

Otro tuitero también observó que a GEJ (Goodluck Ebele Jonathan) se le han dicho cosas peores en su época:

Dele Olojede llamó imbécil a GEJ, Omojuwa le llamó cerdo. ¿Por qué debería preocuparme cuando @TheEconomist le llama lo que sea? Audaz.

Mientras tanto, otros advierten sobre una reacción excesiva:

Estoy de acuerdo con que The Economist fue incorrecto usando el término “bufón inútil”, pero eso no es en lo que se centra la publicación.

Mientras el debate sobre las “tácticas vulgares” propias de The Economist continúa, existen voces, sin embargo, que piden una disculpa por parte del periódico para poner punto final a la controversia que están ganando terreno:

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.