¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La carrera de una estrella de la televisión japonesa destruida tras romance con un músico casado

Becky scandal Japan

La estrella televisiva Becky (izquierda) y el cantante Kawatani Enon (derecha). El texto desde arriba a la izquierda dice: ¡Nuevas noticias sobre el adulterio! Chat de LINE filtrado justo antes de la disculpa pública… ¿PERO POR QUÉ? Imagen de YouTube.

La estrella de la televisión japonesa Becky (ベッキー, Bekkī) vio como su vida daba un dramático giro a principios de enero, cuando la prensa sensacionalista informó que estaba teniendo una aventura con Enon Kawatani, de 27 años, un vocalista en la popular banda de música Gesu no Kiwami Otome.

Cuando los detalles de la aventura se convirtieron en el tema de programas de debate diurnos y de charlas en redes sociales, Becky encontró su carrera como presentadora destruida y sus lucrativos contratos en anuncios hechos añicos también.

Hasta diez patrocinadores comerciales han dicho que no van a renovar sus contratos con Becky llegado el 31 de enero. Mientras tanto, Kawatani aún va a aparecer con su banda, Gesu no Kiwani Otome, en el popular programa de televisión Music Station para promocionar el nuevo álbum que publicará en febrero.

Becky, de 31 años, ha sido popular en la televisión japonesa desde 1999. Con un padre británico y una madre japonesa, Becky es conocida por ser una animada y virtuosa hafu (el nombre que se le da en Japón a personas con parentela mixta) estrella de la tele o “talent” (tarento). Debido a su energía, alegría y pulcra imagen, se dice que Becky ha salido en más anuncios de televisión que cualquier otro tarento en Japón.

En realidad, gran parte de las acusaciones en redes sociales han sido dirigidas a Becky, mientras que Kawatani parece ser visto como un cómplice díscolo.

Si se busca el avatar de Twitter de Becky en Google, aparece la sugerencia de búsqueda “Becky, participante en un romance ilícito” ( ベッキー 不倫 相手).

ベッキー 不倫 相手

Buscando el avatar de Twitter de Becky en Google, aparece la sugerencia de búsqueda “Becky, participante en un romance ilícito” ( ベッキー 不倫 相手).

Gran parte de esto tiene que ver probablemente con la relativa fama y popularidad de Becky comparada con Kawatani.

Sin embargo, de acuerdo con la sensibilidad general japonesa, los detalles de la aventura de Becky con Enon Kawatani contrastaron dramáticamente con su imagen pública de “niña buena”. Las aventuras románticas no son inusuales entre las estrellas del entretenimiento en Japón, pero Becky es una mujer soltera y Kawatani un hombre casado, y esto es lo que les importa a los publicistas.

De acuerdo con la tradición japonesa, si se encuentran pruebas de que estos encuentros tuvieron lugar, la parte perjudicada, en este caso la mujer de Kawatani, tiene el derecho a exigirle una indemnización (慰謝料, isharyo) a Becky por ser una furin aite  (不倫 相手), instigadora del romance. Como su mujer no planea divorciarse, Kawatani sale de esto ileso.

Lo que ha empeorado las cosas para Becky es que la disculpa hacia sus fans cuando se dio a conocer el escándalo fue percibida como poco sincera. El tabloide Shukan Bunshun ha publicado lo que parecen ser conversaciones de LINE filtradas en las que los dos le dan poca importancia a la situación.

Algunos comentarios en Internet especulan que Shukan Bunshun había entrado en las cuentas de LINE de Becky y Kawatani y que las conversaciones publicadas se hicieron públicas antes de que ninguno de ellos supiera que el tabloide tenía pruebas de que estuvieran teniendo una aventura.

Otra teoría es que la mujer de Kawatani informó a Shukan Bunshun de la aventura en primer lugar y le dio acceso la cuenta de LINE de su marido, con la intención calculada de destruir la carrera de Becky. Sin embargo, no hay pruebas que respalden esto.

El resultado es que mientras a Kawatani se le ha permitido volver tímidamente a su vida normal, de momento parece que la carrera de Becky está arruinada. Mientras que el estatus de Kawatani está sólo basado en su música, la comerciabilidad de Becky se ha basado sólo en su imagen como una estrella casta y pasiva, y esa imagen ha sido destruida.

El mundo del entretenimiento japonés puede ser muy duro con las “talents” femeninas. Cuando Shukan Bunshun publicó que Minegishi Minami, una de las fundadoras del grupo de pop AKB48, podría estar teniendo un romance, ella fue rápidamente degradada y apareció en YouTube con la cabeza afeitada.

峯岸 みなみ

Minami Minegishi pide perdón tras las alegaciones de adulterio. Texto: “Yo tengo la culpa de todo. Lo siento muchísimo.” Captura de pantalla del vídeo viral en Youtube.

El tratamiento de Becky y Minami ilustra también la arriesgada posición de muchos artistas en el mundo del entretenimiento japonés.

El grupo de artistas japonés SMAP también protagonizó los titulares en enero cuando dijeron que tenían planeado separarse tras casi 30 años. Los tabloides japoneses quedaron más sorprendidos aún cuando SMAP cambió de opinión, diciendo que no iban a separarse después de todo. Mientras algunos comentarios decían que el cansado y envejecido grupo podría estar compuesto por androides, otros dicen que este rápido giro demuestra el poder de las agencias de talentos de Japón, y cómo el sistema de talentos de Japón es también un microcosmos del mundo laboral japonés.

Como los empleados asalariados en Japón, estrellas en mitad de sus carreras como Becky tienen pocas oportunidades para cambiar de trabajo y probar algo nuevo. Un fallo y se pueden quedar en la calle.

Sin embargo, no todo el mundo está siguiendo la saga de SMAP y Becky.

Así que el mundo del entretenimiento es portada en las noticias de Japón. ¿Qué diablos está pasando aquí?

1 Comentario

  • Leandro

    La prensa occidental se basó principalmente en un artículo publicado en The Guardian. El cual parece haber sido escrito por alguien sin mucho conocimiento sobre la cultura japonesa. En el atacaron de machista a la sociedad japonesa, de retrograda, y de cuanta cosa se les ocurrió. Pero no se tomaron mucho trabajo de investigación.

    En Japón a los artistas se les ofrecen todas las oportunidades para que progresen y se expandan en diferentes actividades culturales. Cine, teatro, radio, canto, baile, tocar instrumentos, modelaje, publicidad televisiva, etc. Pero no todos pueden aprovechar esas oportunidades. Becky, que recuerdo haberla visto en alguna serie japonesa, quedó atascada en la conducción. Desde allí tiene demasiada exposición y los anunciantes no quieren verse afectados por el escándalo. Sin anunciantes, se queda sin trabajo.

    Esto no es una cuestión machista. Hace una semana un político (varón) tuvo que renunciar a su cargo por un tema parecido. La sociedad japonesa, que algunos llaman retrograda, tiene algo llamado “valores morales”, los cuales deben ser seguidos. En caso contrario, es la misma sociedad que les da la espalda. Los interesados se ven obligados a pasar por una ceremonia de disculpas la cual, dependiendo del grado de seriedad del “pecado” y de la sinceridad de la disculpa, pueden volver a su vida diaria con cierto grado de naturalidad.

    Esta ceremonia de disculpas no está libre de cierta cuota de “actuación”. Por eso lo “extremo” de la disculpa de Minegishi Minami, quien sigue en el grupo AKB48 y haciendo comerciales como si nada hubiera pasado. Son las reglas de la sociedad japonesa. Y los japoneses están muy al tanto de las reglas cuando deciden meterse en una situación de adulterio.

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.