¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Un mensaje de texto llevó al arresto de un prisionero estadounidense iraní recientemente liberado?

Guars looking into a prison cell in Iran. Photo by Babak Farrokhi on Flickr. (CC BY 2.0)

Guardias observando el interior de una celda en una cárcel iraní. Fotografía por Babak Farrokhi on Flickr. (CC BY 2.0).

Un informe del sitio de noticias independiente IranWire ha revelado nuevos detalles acerca del arresto del estadounidense de origen iraní Nosratollah Khosravi-Roodsari, la cuarta persona liberada en el intercambio de prisioneros del 18 de enero entre Irán y EE. UU.

El prisionero, relativamente desconocido en comparación con los demás: el periodista del Washington Post Jason Rezaian, el ex marine estadounidense Amir Hekmati y el pastor Saeed Abedini, aparentemente fue arrestado debido a la vigilancia masiva de mensajes SMS por parte de las autoridades iraníes.

La noticia del intercambio de prisioneros se conoció justo antes de que el 18 de enero se levantaran las sanciones económicas de larga data que le habían sido impuestas a Irán., como parte de un histórico acuerdo nuclear celebrado entre Irán y EE. UU. en julio del año pasado.

IranWire informó que Khosravi-Roodsari, que nació en Irán pero se mudó a EE. UU. a principios de la década de 1980, comenzó a trabajar como consultor independiente para la Oficina Federal de Investigaciones de EE. UU. (FBI) en 2013. Poco tiempo después, regresó a Irán para visitar a su madre, donde permaneció y comenzó a enseñar inglés.

A través de entrevistas con la familia y compañeros de celda de Khosravi-Roodsari, IranWire explica:

One night, at a gathering with friends, Khosravi saw a report on BBC Persian television about Robert Levinson, a CIA consultant and former FBI agent who disappeared in Iran in 2007. Khosravi sent a text message to an FBI contact indicating that he knew Levinson’s whereabouts. Later, during interrogations and in conversations with cellmates, Khosravi said that he sent the message under the influence of alcohol, which is illegal in Iran. His cellmate and family members say that Khosravi had no information about Levinson’s fate, and had simply lied to impress his FBI contact. The Iranian government has denied any knowledge of Robert Levinson’s disappearance, a claim that appears to be accepted by the White House.[..]

Despite the government’s denial of knowledge of Levinson’s whereabouts, his case seems to be a thorny issue for the authorities. The words “Robert” and “Levinson” are reportedly keywords monitored by Iranian intelligence. All cell phone providers in Iran are either owned by or affiliated with the Iranian government. According to security experts, Iranian intelligence, similar to NSA, collects and monitors millions of text messages everyday. Khosravi’s cellmate and his family members believe Khosravi was under surveillance from the moment he sent his FBI contact a message about Levinson.

Una noche, en una reunión de amigos, Khosravi vio un informe de la BBC persa acerca de Robert Levinson, un asesor de la CIA y ex agente del FBI que desapareció en Irán en 2007. Khosravi envió un mensaje de texto a un contacto del FBI indicando que conocía el paradero de Levinson. Más tarde, durante el interrogatorio y en conversaciones con compañeros de celda, Khosravi dijo que él envió el mensaje bajo los efectos del alcohol, que es ilegal en Irán. Su compañero de celda y familiares afirman que Khosravi no tenía información acerca del destino de Levinson, y simplemente mintió para impresionar a su contacto del FBI. El gobierno iraní ha negado tener conocimiento alguno de la desaparición de Robert Levinson, una afirmación que parece ser aceptada por la Casa Blanca.[..]

A pesar de que el gobierno negó tener conocimiento del paradero de Levinson, su caso parece ser un tema delicado para las autoridades. “Robert” y “Levinson” aparentemente son palabras clave que son monitoreadas por la inteligencia iraní. Todos las empresas de telefonía celular en Irán están asociadas o son propiedad del gobierno iraní. Según expertos en seguridad, la inteligencia iraní, similar a la NSA, reúne y monitorea millones de mensajes de texto diariamente. El compañero de celda de Khosravi y sus familiares creen que Khosravi estaba siendo vigilado desde el momento en el que envió el mensaje acerca de Levinson a su contacto del FBI.

El abogado de Khosravi le dijo a IranWire que su cliente fue acusado de espionaje y de enviar “información secreta” a “un gobierno hostil” por intermedio de agentes de inteligencia.

Irán aplica diferentes métodos de recolección de datos, desde Inspección profunda de paquetes (DPI), escuchas telefónicas, a recopilación de la totalidad de datos no encriptados transmitidos vía la Empresa de Telecomunicaciones de Irán (TCI), a cargo de las comunicaciones telefónicas de redes fijas y móviles, y el principal ISP iraní a través de la Empresa de transferencia de datos (DCI). En síntesis, el gobierno tiene acceso a todo el tráfico telefónico y de internet no encriptado.

Otro ejemplo notable de que la recolección de datos de teléfonos móviles puede conducir a un arresto fue el caso de Isa Saharkhiz en 2009, que por su participación en las protestas del Movimiento Verde se estaba ocultando de las autoridades.

Tanto la constitución como el código penal iraní garantizan el derecho de los ciudadanos a protegerse ante la vigilancia ilegal. Ver el artículo 25 de la constitución y el artículo 104 del código procesal penal iraní.

Este caso resalta la fragilidad de la libertad de expresión y del libre flujo de la información en Irán y la necesidad de que los internautas iraníes adopten precauciones en materia de seguridad digital.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.