¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿La sociedad civil armenia seguirá protestando?

Protests at the 2008 presidential elections in Armenia. Wikipedia image taken by Serouj.

Protestas en las elecciones presidenciales de 2008 en Armenia. Imagen de Wikipedia tomada por Serouj.

En las últimas décadas, el espíritu cívico y la capacidad de acciones colectivas han fluido y refluido en Armenia, pequeño país mediterráneo del sur del Cáucaso.

Todo eso cambió con Ereván Eléctrico, movimiento de protesta que floreció en 2015 después de que la Comisión Regulatoria de Servicios Públicos de Armenia anunciara en junio de 2015 sus intenciones de aumentar el precio de la ya costosa electricidad en 16.7 %.

El 19 de junio, la gente se reunió en la Plaza Libertad bajo la bandera “No al saqueo”, una referencia a la supuesta corrupción en el consorcio energético de propiedad del estado ruso, Inter RAO, que produce la electricidad de Armenia y en altos niveles del gobierno del país.

Armenia se ubica en el lugar 95 de 175 países en el Índice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional. Así, a pesar de algo de progreso, la corrupción sigue estando muy extendida en casi todas las esferas de la vida pública y política.

Para el 22 de junio, las manifestaciones se habían convertido en un plantón en la avenida Baghramyan, muy cerca de la Residencia del Presidente en la ciudad capital, Ereván. Al día siguiente, la policía entró con cañones de agua, lo que hizo salir a miles más en protesta por el excesivo uso de la fuerza.

Según algunos estimados, había 15,000 personas en el centro de Ereván, una ciudad de un millón de personas, en el punto más alto de las protestas.

Ereván Eléctrico, del 19 al 30 de junio.

Los manifestantes pedían que el presidente armenio, Serzh Sargsyan, dejara de lado el aumento.

A la larga, aunque la empresa de electricidad le cobró mayores honorarios al gobierno, esos aumentos no fueron trasladados a los consumidores, aunque se anunció una auditoría estatal a las actividades de la empresa.

Las audiencias públicas relacionadas con Ereván Eléctrico continuaron en los meses que siguieron después de que se descartó el aumento de las tarifas, con algunos representantes del movimiento pidiendo la nacionalización y consiguiente privatización de la empresa de electricidad.

Gracias a Ereván Eléctrico vemos que hay otras mejores posibilidades. Ese fue un grandioso primer paso.

Antes de que el movimiento empezara, Armenia había pasado algunos momentos de despertar ciudadano, para luego volver a un estado de sopor.

Para muchos, la sociedad civil armenia apareció como una extensión del sector de las ONG.

La verdadera acción colectiva ha estado impulsada por una creciente desconfianza hacia las autoridades en el país.

Según el Centro de Investigación de Recursos del Cáucaso, los ciudadanos armenios tienen incluso menos confianza en su gobierno que los vecinos Georgia y Azerbaiyán.

“Podemos decir que todos estaban interesados en [Ereván Eléctrico], las sociedades política y civil”, dijo a Global Voices Vaghinak Shushanyan, uno de los activistas del movimiento. “Este es un movimiento social, pero los pedidos [que se hicieron] se pusieron frente a los políticos”.

La pregunta de si Ereván Eléctrico fue un momento crítico u otra falsa esperanza sigue abierta.

En diciembre se llevó a cabo un referéndum en Armenia, donde el 63,35 % de los electores dijo ‘Sí’ a adoptar un sistema parlamentario de gobierno favorecido por el Partido Republicano de Armenia de Serzh Sargsyan, a pesar de algunas transgresiones menores.

La oposición al referéndum fue significativa y la campaña por el ‘No’ demostró ser un intento innovador para minar los fuertes mensajes del gobierno, aunque no logró inspirar el mismo clamor público de la protesta por el aumento del precio de la electricidad.

Luego de un tumultuoso 2015, este año puede desenvolverse como un año decisivo en términos de determinar hasta dónde el recientemente resuelto público de Armenia puede empujar a una élite gubernamental y política acostumbrada a salirse con la suya.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.