¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La audiencia se queja de que la Gala del Año Nuevo Chino fue demasiado política este año

Captura de pantalla de la Gala de Año Nuevo 2016 de CCTV a las 2:38:25

Durante décadas, la Gala de Año Nuevo, producida por el canal de televisión central estatal de China (CCTV), ha sido un programa de visionado obligatorio durante el Nuevo Año Lunar chino. Siendo un evento mediático de este calibre, los productores del programa normalmente se las arreglan para dar en el blanco con un equilibrio entre el entretenimiento y la propaganda política.

Pero no así este año. Puede decirse que la Gala del 2016, año del mono, ha sido las más politizada en la historia del programa y se enfrenta ahora a unas críticas del público sin precedentes.

La Gala comenzó con un rap, acompañado de un gran espectáculo, elogiando los éxitos logrados el pasado año bajo el liderazgo del presidente Xi Jinping.

El resto de programa estuvo acorde con las teorías ideológicas y políticas de Xi: se cantó sobre el Sueño Chino, se enfatizó la necesidad de reforzar el Ejército de Liberación del Pueblo, se promovió el 13º plan quinquenal, o la hoja de ruta para el desarrollo del país, se destacó el patriotismo de los nostálgicos chinos en el extranjero y se educó al público en los valores básicos del socialismo.

En una parte del programa, los cantantes, de pie frente a una brillante bandera roja del Partido Comunista en el fondo, corearon “Sin Partido Comunista no hay nueva China” –una línea de la canción de propaganda política “Sin el Partido Comunista, no habría nueva China”–. Otra de las actuaciones llevaba la forma de una ópera revolucionaria, en la que una multitud de bailarines vestidos con ropa roja militar volvieron a representar la dura marcha del ejército rojo hacia una ciénaga para construir la nación comunista.

La Gala terminó con el presentador diciendo: “reunámonos alrededor del Partido Comunista central con los principios básicos de Xi”.

“¿Por qué no hacer puro arte y literatura?”

“¿Es probablemente ésta la gala con el mayor ambiente político de la historia?” remarcaba un internauta en Weibo, una plataforma parecida a Twitter.

Esta gala cargada fuertemente de ideología no es accidental. Es el resultado de las ambiciones políticas del presidente Xi: la consolidación del liderazgo del Partido Comunista bajo una serie de sus creencias políticas y normas.

Desde que llegó a la presidencia en el 2012, Xi ha dado un impulso al llamado Sueño Chino de revitalización de la nación, a través de la invocación al patriotismo enfatizando la humillación histórica sufrida por los chinos.

Con el fin de purificar los cuadros comunistas, el movimiento anti-corrupción actual bajo el liderazgo de Xi ha puesto a cientos de funcionarios corruptos en prisión desde el 2012.

Con el fin de salir adelante frente a la ralentización de la economía china, las tácticas de Xi incluyen la promoción del consumo doméstico, el plan “Un cinturón- una ruta” para recuperar la antigua Ruta de la Seda como corredor moderno para el negocio Euroasiático, y el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, una iniciativa para apoyar la construcción de infraestructuras en la región.

Sin embargo, todo este crecimiento y desarrollo viene acompañado de un alto precio en casa. Las autoridades han aumentado la censura en internet, han suprimido la libertad de prensa y golpeado a los abogados de derechos humanos y activistas. El fiero patriotismo y el nacionalismo están también aumentando –como se ha visto en la meticulosamente diseñada Gala de este año.

La situación recuerda a aquella época tardía del líder Mao Zedong, quien estableció un sistema altamente concentrado que casi controlaba cada ámbito del país, así como era también una cultura política de culto personal que condujo a los 10 años turbulentos de la Revolución Cultural en la que, aquellos considerados indeseables fueron purgados del Partido Comunista.

En Weibo, el usuario YanxiaowuBOBO cree que la Gala debería ser más recreativa que política:

今年的春晚非常难看,感觉像看了一遍晚会版的新闻联播。 为什么不让文学和艺术纯粹一些? 前几年的春晚本来做得很好,已经在刻意减少这些泛政治化的成分,今年的每个节目无意中又被冠以 政治上积极向上的内涵,而不再接地气。 春晚如果成为一种太过意识形态的宣传工具,而不是快乐的来源,未免令人遗憾。

La Gala de Año Nuevo de este año ha sido horrenda, parecía como si estuviéramos viendo el telediario pero con forma de gala. ¿Por qué no hacer puro arte y literatura? La Gala de años anteriores era buena y no daba importancia a los elementos políticos; la Gala de este año, sin embargo, ha sido inyectada, adrede, con temas políticamente positivos y no bien recibidos por la audiencia.  Es una pena ver que la Gala no es una fuente de júbilo sino que ha sido utilizada como herramienta de proclamación ideológica.

El arte debería servir a la política (o eso dice Xi)

Xi celebró un simposio sobre literatura y arte en 2014, la única reunión sobre el desarrollo de literatura y arte desde la campaña política de Mao “Campaña de las cien flores” en 1956.

En la reunión, Xi enfatizaba “la mejora y el incremento de la literatura y el arte bajo el liderazgo del Partido”:

党的领导是社会主义文艺发展的根本保证。党的根本宗旨是全心全意为人民服务,文艺的根本宗旨也是为人民创作。把握了这个立足点,党和文艺的关系就能得到正确处理,就能准确把握党性和人民性的关系、政治立场和创作自由的关系。

La dirección del Partido es la garantía básica para el desarrollo del arte y literatura socialista. El objetivo del Partido es servir al pueblo con todo su corazón, y el objetivo de la literatura y el arte es crear obras para el pueblo. Tomando esta idea, la relación entre el Partido y el arte y la literatura puede llegar a buen término; tanto las relaciones entre los principios del Partido y el carácter del pueblo como las posiciones políticas y la libertad de creación pueden entenderse correctamente.

Ambos encuentros políticos implican que el arte debe servir a la política.

Lv Yitao, el director general de esta Gala, declaró en una entrevista que estaba satisfecho con la Gala de Año Nuevo y “había pasado con buena nota este examen”. Aún así, las críticas de los internautas han dominado Weibo, hasta el punto que Lv ha tenido que cerrar la opción de comentarios en su cuenta de Weibo, como hizo CCTV.

El portal chino Sina llevó a cabo una encuesta: “¿Cómo valorarías la Gala de este año?”. Aproximadamente 115.000 o el 75% de los votantes le dieron a la Gala una sola estrella de un total de 10.

Muchos internautas pensaron que la Gala se parecía más a una mezcla de actuaciones y el telediario de CCTV y mencionaron un dicho burlándose sobre lo que la Red presenta en su cobertura diaria: “Los dirigentes están siempre ocupados, el pueblo es siempre bendecido y los países extranjeros son tan caóticos como siempre”.

El usuario de Weibo “God blesses Yanming” remarcaba que el viraje de la Gala hacia una política exagerada es un signo del declive del desarrollo artístico:

2016年春晚完全变成了图解政策的舞台,十足的形式感掩盖不住人文内涵的严重缺失,意识形态的日益缩紧带来的只有干枯无力的假笑与假唱,禁不住想起来赵丹在1980年的一句话,“管的太具体,文艺没希望”,30多年过去了,文艺事业怎样发展的问题还是没解决好。

La Gala de Año Nuevo 2016 se ha convertido en una rotunda plataforma para explicar políticas. La forma no compensa una grave falta de connotación humana; el continuo fortalecimiento de ideología produce simplemente una sonrisa tonta y un playback de las frases. No puedo evitar lo que dijo Zhao Dan [un artista promovido por el Gobierno] en 1980: “Con demasiado control y directrices concretas, [el desarrollo de] el arte será imposible”. Treinta años han pasado y el problema de cómo desarrollar el arte sigue sin estar resuelto.

“¿Cuál [entre los 39 segmentos] es el que te ha gustado más hasta ahora?” preguntaba el Diario del Pueblo, el portavoz del Partido Comunista, en Weibo una hora antes de que la Gala terminara.

“Es muy difícil elegir, ninguno de ellos se puede ver” respondía un internauta, Aj_Fu Butucao Huisixingren, resumiendo lo que muchos seguramente estaban pensando.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.