¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El preocupante ascenso de los arrestos relacionados con asuntos de Internet en Camboya

A group of women bloggers in Cambodia conducting a training seminar. Photo from the Facebook page of The Cambodian Center for Human Rights.

Un grupo de blogueras en Camboya dirigiendo un seminario práctico. Foto de la página de Facebook del Centro Camboyano por los Derechos Humanos.

Un grupo pro derechos humanos en Camboya ha publicado un informe que muestra el incremento de los arrestos por motivos relacionados con Internet por parte del gobierno camboyano desde agosto de 2015 hasta enero de 2016.

El Centro Camboyano por los Derechos Humanos monitorizó siete casos en los cuales usuarios de las redes sociales acusados de difamación o de incitación a la violencia habían sido arrestados por la autoridades. Dicho organismo señaló también que 24 usuarios de Internet habían sido amenazados públicamente desde agosto de 2015 debido a comentarios o publicaciones que habían subido a varias plataformas de redes sociales, la mayoría de ellas a Facebook.

Uno de los arrestados fue un estudiante que exigió una «revolución de colores» en Facebook para cambiar la sociedad camboyana. Otro caso consistía en un político de la oposición acusado de promover la traición.

El grupo pro derechos humanos reconoció que no todos los casos implican «una crítica sensata o constructiva» del gobierno, pero aun así resulta preocupante que los usuarios de Internet sean detenidos solamente por hacer comentarios en las redes sociales:

Although not all of the following cases involve sensible or constructive criticism, they do plainly illustrate a deeply troubling trend, whereby those who criticize the political elite are routinely being arrested for expressing their views on social media.

A pesar de que no todos los casos que se exponen a continuación implican una crítica sensata o constructiva, ilustran de forma clara una tendencia profundamente preocupante, por la cual aquellos críticos con la élite política están siendo arrestados de manera rutinaria por expresar sus opiniones en las redes sociales.

También advirtió que estos arrestos tan notorios realizados por el gobierno podrían llevar a la autocensura y a impedir que los ciudadanos comunes critiquen a los funcionarios públicos:

The creation of a culture of self-censorship is particularly worrying in the political domain, as the expression and tolerance of diverse views is essential to maintaining a healthy democracy.

La creación de una cultura de autocensura es particularmente preocupante en el campo de la política, ya que la expresión y la tolerancia de opiniones diversas es fundamental para mantener sana una democracia.

El año pasado, el Centro Camboyano de Medios Independientes observó también «un patrón de ascenso en las restricciones gubernamentales sobre la libertad de expresión online».

The Internet, once Cambodia’s last open and free medium for press freedom and free expression, is now becoming increasingly restrictive and subject to the government controls that have for so long limited the country’s mainstream media.

Internet, una vez Camboya se ha abierto a la libertad de prensa y a la libertad de expresión, se está volviendo cada vez más restrictivo y objeto de los controles del gobierno que durante tanto tiempo han estado limitando los medios de comunicación del país.

Un portavoz del gobierno negó que los derechos estuvieran siendo vulnerados y defendió la decisión de procesar a aquellos que fueron «irrespetuosos» con los funcionarios camboyanos. Él mismo añadió que no existe una limitación de la libertad de expresión en el país, sino que los arrestos llevados a cabo por el gobierno son legítimos y su objetivo es proteger la privacidad de los individuos, la seguridad nacional y el legado camboyano. Este razonamiento recuerda a las declaraciones del primer ministro Hun Sen el pasado enero, que arremetió contra los usuarios de Internet por manipular una foto de su esposa:

All actions that ruin my honor and my family’s honor, as a prime minister of a country, those must be responsible before the law. If I want to take action against you, we will get [you] within seven hours at the most.

Todas las acciones susceptibles de dañar mi honor y el de mi familia, como primer ministro de un país, deben responderse ante la ley. Si quiero tomar acciones contra ti, te encontraremos en menos de siete horas.

Hun Sen ha estado en el poder durante treinta años, lo cual lo convierte ya en el líder con más años en el cargo de todo el sudeste asiático.

La publicación del informe concidió con la adhesión de Hun Sen a Facebook como mecanismo de monitorización de las quejas y sugerencias de los ciudadanos comunes. Incluso indicó a su gabinete que formaran comités especiales para recopilar las opiniones y las propuestas hechas por los usuarios de Facebook en su página oficial.

Muchos camboyanos han recibido divertidos el repentino interés de Hun Sen por Facebook, e incluso han dado la bienvenida a la oportunidad de interactuar con el primer ministro a través de las redes sociales. El informe del Centro Camboyano por los Derechos Humanos, sin embargo, es un oportuno recordatorio de que, por muy interesante que sea ver a Hun Sen publicando selfies en su muro, ello no debería distraernos del objetivo más urgente: instar al gobierno a ser más tolerante con las opiniones disidentes.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.