¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Defensor del Pueblo de Serbia quiere que despidan a un jefe policial por obstruir a periodistas

Communal Police officers obstructing the work of journalists in Belgrade in September 2015. Photo: Istinomer.rs. Used with permission.

Oficiales de policía comunitaria obstruyen el trabajo de periodistas en Belgrado. Septiembre de 2015. Foto: Istinomer.rs. Usada con autorización.

El Defensor del Pueblo serbio, Saša Janković, está pidiendo la destitución del Jefe de la Policía Comunitario, Nikola Ristić, a la luz de los hallazgos de fines del año pasado de que el departamento violó la ley en diferentes incidentes que involucran a periodistas.

La policía comunitaria no es parte de la fuerza policial regular, es un cuerpo creado por el gobierno local para enfrentar problemas relacionados con el mantenimiento de la ciudad y el orden de la comunidad. La investigación de Janković mostró que los oficiales de la policía comunitaria amenazaron a los reporteros del sitio web que verifica datos Istinomer (Verdadómetro) y usó la fuerza contra su camarógrafo el 25 de septiembre de 2015 (Revelación: el autor de este texto es trabajador de Istinomer.)

También se encontró que la policía comunitaria borró fotografías y videos grabados por un equipo de la Red de Información sobre Crimen y Corrupción (KRIK), y que le confiscó sus equipos el 21 de octubre de 2015.

Saša Janković. Foto de Medija Centar Beograd. Dominio público.

Como informó Global Voices Advocacy en su momento, la policía comunitaria evitó que los periodistas de Istinomer filmaran una entrevista sobre la orilla del río Sava el 25 de septiembre, días antes del inicio oficial del controvertido proyecto de reurbanización de la ribera de Belgrado. Los oficiales acusaron a los reporteros de tratar de filmar en una construcción, aunque el material grabado del incidente no reveló trabajos de construcción en la zona.

Según Janković, el jefe de la Policía Comunitaria Ristić debió haber iniciado una investigación de las acciones de sus oficiales en el caso Istinomer, pero no lo hizo. Según el defensor del pueblo, la policía comunitaria cometió 30 violaciones de procedimiento en apenas 14 minutos.

Apenas un mes después, la policía comunitaria de Belgrado confiscó cámaras que pertenecían a reporteros de KRIK, y borraron parte de su material. El jefe Ristić personalmente impidió a un reportero de KRIK que filmar el incidente, y luego brindó información falsa, según el defensor del pueblo Janković.

KRIK documentó este incidente con un teléfono móvil, y mostró que el jefe de la policía comunitaria y su subjefe bloquearon físicamente a los periodistas que pretendían preguntarle al alcalde de Belgrado, Siniša Mali, sobre la compra de 24 departamentos en un centro turístico búlgaro de dos empresas extraterritoriales que dirige. En ese momento, los dos oficiales no estaban con uniforme, que están obligados a usar mientras están en funciones.

En el siguiente video publicado por Istinomer, la reportera de KRIK Dragana Pećo explicó que logró recuperar el material borrado por el policía comunitario que confiscó temporalmente su teléfono. El video incluye al jefe Ristić negando cualquier delito en el teléfono, y también muestra que personalmente jaló el teléfono de la mano de la reportera.

Aunque más de una docena de miembros de la policía comunitaria estuvieron involucrados en los dos casos, solamente un oficial fue sometido a medidas disciplinarias.

“No basta que el agente de la policía comunitaria que hizo algo [malo] asuma responsabilidad, porque lo hizo en presencia de sus superiores… Hubo uso ilegal de la fuerza, hubo amenazas… Se hicieron muchas cosas malas”, dijo el defensor del pueblo Janković.

Por su parte, Ristić no ha comentado sobre lo dicho por Janković, y el alcalde de Belgrado dice que necesita más tiempo para evaluar el asunto.

La Asociación Independiente de Periodistas de Serbia (NUNS) emitió una declaración de apoyo al pedido de Janković, mientras que el Comité de Abogados por los Derechos Humanos (YUCOM) condenó el comportamiento de la policía de la ciudad en un tuit, acusando a los oficiales de uso excesivo de la fuerza y de abuso de autoridad.

Janković destacó que el férreo control de la policía de Belgrado amenaza la libertad de expresión y la libertad de los medios en una ciudad donde el poder de la policía ya está peligrosamente descontrolado. Esta unidad, establecida hace cerca de cinco años, ha estado llena de controversia durante años debido al uso reiterado de la fuerza contra ciudadanos comunes y corrientes, sobre todo los que son acusados de no pagar tarifas de transporte público. En el video publicado arriba, el editor de KRIK, Stevan Dojcinovic, explica que durante el incidente de octubre, los oficiales de la policía comunitaria fueron como “guardaespaldas privados del alcalde”, sin uniforme y sin identificarse.

Un nuevo proyecto de ley está generando nuevas preocupaciones. La legislación daría a la policía comunitaria aún más poderes, e impone escasas restricciones a los funcionarios. Por ejemplo, se permitiría a los policías trasladar a los detenidos directamente ante un juez, en vez de a una estación de policía para ser procesados. La iniciativa también podría aumentar el tamaño de la fuerza policial y permitir que los oficiales patrullen la calles en ropa de civil.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.