¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Los medios sociales rechazan las lecciones morales de un periodista indio

Captura de pantalla de la entrevista de Bhupendra Chaubey a Sunny Leone en la CNN-IBN

Captura de pantalla de la entrevista de Bhupendra Chaubey a Sunny Leone en la CNN-IBN

La actriz, modelo y exestrella del porno indocanadiense Sunny Leone se ha visto inmersa en numerosas controversias a lo largo de su carrera, pero en la última, no es ella la protagonista. Por el contrario, la polémica cuestiona el modelo de periodismo en India.

Cuando la estrella de Bollywood accedió a conceder una entrevista a Bhupendra Chaubey, periodista del canal indio de televisión CNN-IBN, que comenzó la conversación con expresión de falsa seriedad y cierto desafío, poco podía sospechar que la emisión acabaría planteando dudas sobre la ética periodística de Chaubey.

Leone comenzó actuando en películas para adultos antes de iniciar su carrera en Bollywood en 2012, algo que la actriz nunca ha tenido problemas en admitir. Desde su primer éxito comercial en Bollywood con el film Jism 2, Leone ha trabajado en numerosas películas indias. Su nombre se ha convertido en una marca nacional, aunque no siempre por razones agradables. Durante tres años consecutivos, 2013, 2014 y 2015, Leone ha sido la ciudadana india más buscada en Internet. Paromita Zohra lo explica así en Youth Ki Awaaz:

The number of fans of her various Facebook pages total nearly 15 million. Yet, while images and videos earn plenty of likes, there are hardly any comments on posts. The media compounds this by constantly reporting on her with reference to her past work as a porn star (or, as she prefers to call it, adult entertainment professional), thus providing no fresh persona – a Sunny Leone of the Hindi films, distinct from her earlier avatar.

El número de fans de sus distintas páginas en Facebook ronda los 15 millones. Aún así, aunque las imágenes y los vídeos consiguen grandes cantidades de likes, no hay prácticamente ningún comentario en las entradas. Los medios agravan esta situación refiriéndose constantemente a su pasado como estrella del porno (o como ella prefiere llamarlo, entretenimiento profesional adulto), dejando en segundo plano la nueva imagen de Sunny Leone como actriz de películas indias, diferente a la de su trabajo anterior.

El periodista Chaubey demostró no ser una excepción. Durante la entrevista, emitida en la televisión india el 15 de enero de 2016, Chaubey hizo una serie de preguntas incómodas –a menudo de tintes misóginos– que incidían una y otra vez en la pasada actividad de la actriz en la industria del espectáculo adulto.

Comenzó por preguntar «Dígame una cosa que sienta haber hecho». Como así no consiguió que Leone expresara remordimiento alguno por su pasado, Chaubey siguió sacando el tema, casi sometiéndola a un interrogatorio. El periodista lanzó varias preguntas más con el mismo contenido moralista, lo que le hizo aparecer ante muchos espectadores como excesivamente parcial para su trabajo. Chaubey llegó a generalizar: «Hay quien cree que el hecho de que Sunny Leone se convierta en una embajadora de la nueva India sería una peligrosa tendencia».

Leone soportó estoicamente la entrevista, respondiendo a cada pregunta indiscreta con encantadora humildad. Dejó claro al periodista y a la audiencia que no se veía a sí misma como una víctima del pasado: «No tengo historias de miedo, no me maltrataban, no me pegaban, no fui víctima de abusos sexuales ni de violación». No tuvo problema en reconocer que toda situación de su pasado ha tenido algo que ver en su exitoso presente.

En poco tiempo, la entrevista se hizo viral. Muchos usuarios de Twitter salieron en defensa de Leone, criticando la ética periodística de Chaubey y denunciando su descarado sexismo y el puritanismo que imprimió a la entrevista.

Como presentador y como espectador, me deprime y disgusta el comportamiento de un periodista veterano como Bhupendra Chaubey.

Siempre me has gustado, Sunny Leone. Pero Bhupendra Chaubey ha hecho que te respete.

Varios internautas criticaron el machismo de Chaubey:

Me entristece que Bhupendra Chaubey, un periodista «experimentado» lleve a cabo una entrevista tan estúpida, condescendiente y sexista.

Así es como afrontas la misoginia. Sunny Leone maneja a Bhupendra Chaubey con elegancia, un concepto desconocido para él.

Su entrevista con Sunny Leone también refleja los prejuicios y las ideas preconcebidas que siguen existiendo en nuestra sociedad. Sin duda.

Algunos defendieron el escepticismo de Chaubey:

Si Leone es un modelo a seguir, entonces sí que hemos progresado como sociedad, incluso hemos adelantado a EE. UU. Si no, Chaubney tiene derecho a ser escéptico.

Muchos otros, entre ellos la escritora Shobhaa De, también salieron en defensa de Leone, calificando a Chaubey de «acosador televisivo».

Sunny Leone consigue la aprobación de India. ¡¡¡Bien hecho, Sunny!!! Abucheos para ese presentador machista y acosador.

Acabo de ver la entrevista con Sunny Leone de la que tanto se habla. ¡Mis respetos a esa mujer que se mantiene firme y serena durante todo el interrogatorio!

Bhupendra Chaubey, no pasa nada por ser un poco más amable con una persona que no ha tenido un pasado privilegiado.

En cierto momento de la entrevista, Chaubey preguntó a Leone si pensaba que un actor tan popular y exitoso como Aamir Khan consideraría trabajar con ella. Leone respondió «Probablemente no», pero cinco días después de que se emitiera la entrevista, Khan tuiteó su admiración por la elegancia y la dignidad de Leone frente a la humillación gratuita.

Creo que Sunny se condujo con mucha elegancia y dignidad. Me gustaría poder decir lo mismo sobre el entrevistador.

Sunny, me encantaría trabajar contigo, no tengo ningún problema en absoluto con tu «pasado», como dijo el entrevistador.

Muchas otras personalidades de Bollywood salieron en defensa de Leone:

Opiniones disfrazadas de preguntas. Mi felicitación a Sunny Leone, que habló con el corazón a pesar de la manipulación.

Literalmente, eso NO ha sido una entrevista. ¡¡Solo frases que sientan cátedra entre signos de interrogación!! ¿Elegancia? ¿Caballerosidad? ¡Ridículo!

Le hace la misma pregunta durante 20 minutos porque la respuesta no es la que él quiere escuchar.

Inundado por las críticas en línea, el periodista intentó dar explicaciones con una carta abierta que no hizo nada por reparar el daño. En la carta dice:

We aren’t really going to the cinemas to watch her because she is a star. And I might just add here that I haven’t seen any of her Bollywood films. Because I have kids at my place, so I cant watch any of her films in her earlier avatar even if I wanted to. Sunny Leone is a newsmaker in her own right because of what was going on in her past, the circumstances she operates in today and the manner in which she deals with criticism which is bound to come her way.

Lo cierto es que no vamos al cine a verla porque sea una estrella. Y debo añadir que no he visto ninguna de sus películas de Bollywood. Como tengo niños en casa, tampoco podría ver las películas que hizo en su carrera anterior aunque quisiera. Sunny Leone es una fuente de noticias por derecho propio a causa de lo que hizo en el pasado, las circunstancias en las que hoy se mueve y la forma en la que se enfrenta a las críticas que por lógica le llueven.

Rohini Chatterji reaccionó así en First Post:

In his defense too, he fails to understand that being a porn star, as perceived by many, cannot be considered immoral.

En su defensa tampoco es capaz de entender que ser una estrella del porno, y así lo piensa mucha gente, no puede ser considerado inmoral.

Pero Twitter no estaba de humor para perdonar a Chaubey su insensibilidad, antipatía, moralina trasnochada y nula capacidad para disculparse:

Por cierto, Bhupendra Chaubey, su carta abierta no justifica sus ofensivas preguntas.

Bhupendra Chaubey, su carta abierta es tan vacía como su entrevista. Lo único bueno de la entrevista fue que estaba Sunny Leone.

Si el primer objetivo del periodismo es el de dar noticias, parece que Chaubey ha olvidado el propósito de este trabajo esencial en su misión de avergonzar a Leone por su pasado. Su actitud quedó simplemente como una infamia a los ojos de numerosos internautas, que dejaron claro, a través de su apoyo a Leone y de sus agrias críticas a Chaubey, que en la India de hoy en día no hay sitio para los prejuicios.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.