¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Un hombre sirio se refugió en una isla turística coreana para lunas de miel

Ahmed Lababidi left his war torn hometown, Aleppo, Syria, fleeing across the Turkish border in 2012. He followed his younger brother to South Korea and settled on the island of Jeju. Credit: Malte E. Kollenberg. Used with PRI's permission

Ahmed Labadidi abandonó Aleppo, su ciudad natal desvastada por la guerra en Siria y huyó a través de la frontera turca el 2012. Siguió a su hermano menor a Corea del Sur y se estableció en la isla de Jeju. Crédito: Malte E. Kollenberg. Usada con el permiso de PRI.

Este artículo escrito por Jason Strother para The World originalmente apareció en PRI. org el 21 de enero del 2015 y se republica aquí como parte de un acuerdo para compartir contenidos.

La isla de Jeju con sus rocas volcánicas negras y su cercanía con Seúl es un destino para la luna de miel de muchos coreanos del sur. Aunque para un joven sirio, Jeju es ahora su casa durante el tiempo que sea el huésped de alguien.

Listen to this story on PRI.org »

Ahmed Lababidi, de 22 años, abandonó la ciudad de Aleppo desvastada por la guerra en 2012, huyendo a través de la frontera turca. Siguió a su hermano menor en un viaje a Corea del Sur, donde pudieron obtener las visas con la ayuda de un empresario sirio en Seúl.

Poco después, Lababidi solicitó la condición de refugiado, pero dijo que los funcionarios de migración de Corea le dijeron que desde que él huyó de Siria “solo por la guerra” no le ofrecerían asilo.

“Puedo permanercer aquí, pero no como refugiado”, recuerda que le dijeron.

En cambio, se le otorgó a Lababidi una visa humanitaria temporal, la cual le permite permanecer en Corea pero los funcionarios de migración no le dirán por cuanto tiempo. A diferencia de la condición de refugiado, una visa humanitaria temporal no le da derecho al apoyo del gobierno, como el seguro médico. Y eso es algo que el realmente podría usar.

Durante una excursión a Jeju, Lababidi se enfermo y terminó internado en una sala de emergencia. Los médicos le diagnosticaron la enfermedad de Crohn, una afección intestinal inflamatoria. Él dice que se intensifica cada vez que se estresa, y parece que ocurre cada vez que abandona la isla de Jeju.

“Fui a Seúl muchas veces”, dice. “Lo misterioso es que cada vez que voy alli, comienzo a sangrar (internamente)”.

Lababidi dice que quiere quedarse en Jeju, dónde aprecia la calma relativa de la isla. También hizo algunos amigos en su trabajo sirviendo mesas en un restaurant indio local y esto le ayudó a mejorar sus habilidades con el lenguaje coreano.

Ahmed Lababidi on the bus around the island. He takes the bus to work, but on Sundays, he has to take a taxi sometimes. With quite good Korean language proficiency he programs the navigation for the taxi driver. Credit: Malte E. Kollenberg. Used with PRI's permission

Ahmed Lababidi habla sobre el autobús que va alrededor de la isla. Lo toma para ir a trabajar, excepto los domingos que algunas veces toma un taxi. Con un dominio bastante bueno del lenguaje coreano, él programa la navegación para el taxista. Crédito: Malte E. Kollenberg. Usada con el permiso de PRI.

Pero aprender el lenguaje bastante rápido, acoplado al hecho que él es el único sirio en la isla levantó algunas sospechas. Una vez, un funcionario de la policía local le hizo una visita e insinuó que Lababidi podría ser un espía, aunque no de ISIS.

“Dijeron que estos días tenemos muchos espías de Corea del Norte y los gobiernos de Siria y Corea del Norte son amigos”, dice Lababidi “(“Pero”) después que me encontraron, dijeron que pedían disculpas, usted parece ser una buena persona”.

Las autoridades coreanas también visitaron en forma breve a Lababidi y según se dice a cada uno de los sirios que viven en Corea del Sur después de los ataques en Paris en noviembre pasado.

“Me cae mal, ¿porqué vienen a mí?. ¿Piensan que soy terrorista?”. Pero Lababidi añade que comprende que la policía solo hace su trabajo.

Todavía algunos politícos sur-coreanos continuan abordando el vínculo potencial entre los refugiados sirios y el terrorismo, dice Chung Shin-young, de la Defensoría de la ley de intereses públicos en Seúl, un bufete que ayuda a los que buscan asilo.

“El gobierno esta usando intencionalmente la xenofobia y el miedo, en realidad”, dice Chung como una manera de evitar el otorgamiento de la condición de refugiado, en especial para los musulmanes.

Ahmed Lababidi checks his phone waiting for the bus. Credit: Malte E. Kollenberg. Used with PRI's permission

Ahmed Lababidi chequea su telefóno mientras espera el autobús. Crédito: Malte E. Kollenberg. Usado con el permiso de PRI.

Ella señala que las autoridades migratorias han otorgado la condición de refugiados a solo tres de los aproximadamente ochocientos cincuenta sirios solicitantes de asilo. Agrega que las visas humanitarias temporales que la mayoría de los solicitantes recibe permite al gobierno evitar la responsabilidad financiera y no enviar a los sirios de vuelta a la zona de guerra..

Un funcionario del ministerio de justicia de Corea del Sur, quién pidió no ser identificado, escribe en un mail que la agencia “evalúa las solicitudes de refugio y basa sus decisiones en la evidencia que los que demandan asilo serían perseguidos si vuelven a sus hogares”.

El funcionario rechazó explicar cuanto tiempo dura la visa humanitaria y cuantas veces puede ser renovada.

Ahmed Lababidi dice que le dijo a las autoridades de migración que él estaría en peligro si regresara porque es criticado por el gobierno sirio en facebook, pero los funcionarios coreanos le dijeron que considerara otra manera de permanecer en Corea.

Le dijeron: “si deseas quedarte, solo cásate con una coreana” Lababidi dice, agregando que esta no es la forma que a él le gustaría de obtener la residencia aquí.

Ahmed Lababidi's smartphone has become an integral part of his life in Korea. And he uses it to stay in touch with his family in Turkey. Here he's talking to his father via video chat. Credit: Malte E. Kollenberg. Used with PRI's permission

El smartphone de Ahmed Lababidi ha llegado ser una parte integral de su vida en Corea. Lo usa para permanecer en contacto con su familia en Turquía. Aquí, está hablando con su padre por videoconferencia. Crédito: Malte E. Kollenberg. Usada con el permiso de PRI.

Otra opción para algún tipo de residencia permanente podría involucrar el hecho de mudarse nuevamente. Los padres de Lababidi están ahora en Turquía y esperan solicitar la condición de refugiados una vez que lleguen a Europa. Si eso sucediera, él podría unirse a ellos allí. Pero no quiere abandonar su vida en Jeju.

Dice que todavía tiene la esperanza que los funcionarios coreanos considerarán su pedido de asilo y entonces él podría traer a sus padres aquí.

“Dondequiera que vaya en Jeju, pienso en ellos” dice Lababidi. “Ellos no pueden ver esta clase de lugares, no pueden sentir el tipo de vida de aquí”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.