¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Conozca la historia de Poyais, El Dorado centroamericano inventado por un audaz estafador escocés

Grabado de Costa del Mosquito en el territorio de Poyais. Imagen de Wikipedia, dominio público.

Grabado de Costa del Mosquito en el supuesto territorio de Poyais. Imagen de Wikipedia, dominio público.

Si usted pensaba que los escándalos de corrupción eran exclusivos de redes criminales y gubernamentales contemporáneas, esta historia será de interés. Hacia la década de 1820, el general escocés Gregor MacGregor, comandante distinguido en la Guerra de Independencia de Venezuela, se hizo pasar por “cacique de Poyais”, un supuesto país centroamericano producto de su imaginación que usó para realizar negocios fraudulentos, entre ellos, ventas de tierras a otros escoceses.

Este es el resumen de una gran estafa, según el sitio web El hombre lobo:

MacGregor era un militar condecorado en los ejércitos Ingleses, Portugués y Venezolano. Tras varias acciones militares, llegó a una zona de las costa Nicaragüense dominada por los indios Poyais, con los que firmó un acuerdo de “colonización” […y sobre la] base a los supuestos recursos naturales del Poyais, comenzó a emitir bonos que daban intereses del 6%, garantizados por el Reino de Poyais.

El autor del blog explica también el contexto de la época y las razones por las que tantas personas cayeron en el engaño:

Hay que situarse en el momento histórico en el que estamos. Hablamos de 1822, donde las ex-colonias Españolas estaban apareciendo en el panorama mundial como nuevos países con enorme potencial, donde muchos países con increíbles recursos necesitaban dinero para financiar sus infraestructuras y donde los rendimientos que ofrecían eran mucho mayores que los ofrecidos en Europa.

El Heraldo nos cuenta lo que pasó a continuación:

Supuesta ubicación de Poyais en Centroamérica. Imagen de Wikipedia, con modificación de la autora. Imagen del dominio público.

En septiembre de 1822 un curioso fenómeno ocurría en el puerto de Londres: el barco Honduras Packet levaba anclas con 70 colonos, incluyendo doctores, abogados y un banquero, rumbo al Reino de Poyais […].
Pero cuando arribaron a la costa atlántica de Honduras lo que hallaron fue una selva inhóspita que ofrecía más enfermedades que oro, al reverso de cómo les había prometido Gregor McGregor, un timador brillante autotitulado cacique de Poyais y a quien el “rey” misquito Frederik Augustus le había cedido en 1820 inmensas áreas de tierra (12 500 millas cuadradas) para que fundara allí un vasto Estado monárquico que al fin acabó siendo la mayor estafa internacional del siglo XIX. De los 240 colonos llegados a Poyais murió la mitad, otros volvieron a Londres o radicaron en Belice.

Estudios y observación de las víctimas: Claves de un negocio millonario

Escudo de armas de Poyais. Imagen de Wikipedia. Dominio público.

Escudo de armas de Poyais. Imagen de Wikipedia. Dominio público.

MacGregor les hizo promesas que sonaban discutibles, como que los nativos eran amistosos y gustaban de los británicos, que la tierra era fértil y podía aguantar tres cosechas de maíz; y además que el oro era abundante. El escocés fue tan convincente que dentro del grupo de esperanzados “colonos” terminaron un banquero, doctores y experimentados militares. ¿Cómo hizo para convencerlos? La investigadora Tamar Frankel de la Universidad de Boston esboza una respuesta:

Frankel studied hundreds of financial cons, looking for recurring patterns. One set that pops up time and time again describes the traits of the victims. They tend to be excessively trusting, have a high risk tolerance, and—especially the more educated victims—have a need to feel exclusive, or part of a special group. […] Some feel envious of their economic neighbours, which can lead to greedy, risky investing.

Frankel estudió a cientos de estafadores financieros, buscando patrones repetidos. Un patrón que aparece de una y otra vez describe las característica de las víctimas. Tienden a ser excesivamente confiadas, tienen tolerancia al alto riesgo, y —sobre todo las víctimas más educadas— tienen una necesidad de sentirse exclusivos, o parte de un grupo especial. […] Algunos sienten envidia de sus vecinos rentables, lo que puede llevar a inversiones codiciosas, riesgosas.

El país inventado por MacGregor tenía hasta su propia moneda. Con estas notas sin valor se cerraban acuerdos, y quienes buscaban hacer fortuna al otro lado del océano, pagaban por ella con dinero británico de la época.

Bank_of_Poyais-1_Hard_Dollar_(1820s)_SCAM

Dólar del Banco de Poyais, utilizado por McGregor en diligencias de cambio contra moneda británica. Fotografía tomada de Wikipedia. Dominio público.

Casi dos siglos después de los hechos, los usuarios de Twitter de varios lugares del mundo siguen hablando al respecto. Hay incluso quienes lo relacionan con personajes de la actualidad, como el tuit que hace referencia a “JOH”, Juan Orlando Hernández, actual presidente de Honduras:

La estafa más audaz de la historia.

MacGregor logró salir impune por sus engaños. Falleció en Caracas el 4 de diciembre de 1845, y fue enterrado con honores militares plenos en la Catedal de Caracas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.