¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Continúa la lucha para liberar a estudiantes de secundaria centroamericanos detenidos en Estados Unidos

Families plead for release of their loved ones. Photo from the Alerta Migratoria NC Facebook page.

Familias imploran por la liberación de sus seres queridos. Foto cortesía de: Alerta Migratoria NC. Usada bajo permiso.

A pesar de las súplicas de profesores, padres, activistas y hasta de la alcaldesa de la ciudad más grande de Carolina del Norte, el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (DHS) y su brazo policial, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), aún no desisten de la práctica de arrestar estudiantes de secundaria de origen inmigrante camino a la escuela.

Los estudiantes de secundaria pertenecen a la ola de niños de Centroamérica que solicitaron asilo en la frontera Estados Unidos-México en el 2014, y enfrentan cada vez más arrestos por parte de autoridades federales en Estados Unidos. Con la violencia de pandillas y la creciente criminalidad en El Salvador, Honduras y Guatemala, muchos jóvenes huyeron de estos países, incluyendo un gran número de menores no acompañados, quienes buscaron refugio en Estados Unidos. Siete adolescentes que lograron reintegrarse a sus familias en Carolina del Norte vieron sus esperanzas truncadas cuando sus pedidos de asilo fueron rechazados.

Jennifer Roberts, alcaldesa de Charlotte, Carolina del Norte, dice que ella llamó a la Casa Blanca y se reunió con funcionarios de DHS e ICE el 17 de febrero para pedir que desistieran de arrestar a estudiantes en paradas de buses, o que al menos retrasaran este tipo de acciones hasta el final del año escolar.

El DHS negó haber ocasionado molestias a los estudiantes y repitió su posición contraria a los indocumentados. Hizo referencia a su memorándum del 4 de enero que se centra en la deportación de familias centroamericanas y menores no acompañados.

Después de una semana y de una nueva detención de un estudiante, la organización Alerta Migratoria NC emitió un ultimátum, exigiendo la liberación inmediata de los centros de detención de inmigrantes de siete adolescentes en Carolina del Norte y recriminando la conducta del DHS de no seguir su propia directiva de “no invertir recursos de detención” en inmigrantes que no representan riesgo público. Alerta ha prometido redoblar sus protestas si los siete no son liberados hasta el viernes 26 de febrero.

Free the #NC7

Declaración emitida por Alerta Migratoria NC exigiendo que los #NC7 sean liberados.

Ninguno de los siete estudiantes tiene antecedentes penales, todos van a la escuela y viven con miembros de su familia, y todos dicen que su integridad física correría riesgo si regresaran a sus países de origen.

En un diálogo en español con el medio de comunicación Qué Pasa, la alcaldesa Roberts declaró:

Los jóvenes que están haciendo las cosas buenas, que están en la escuela, que están viviendo en la casa con sus padres, no es de prioridad en mi opinión.

Rosalba Talolini de la organización comunitaria Comité de inmigración de Charlotte también estuvo presente en la reunión y ofreció la siguiente crítica:

De la reunión me quedó claro que los agentes de ICE están esperando que los muchachos de Centroamérica, que llegaron en 2014 como teenagers (adolescentes) cumplan 18 años para detenerlos, y sacar la desculpa que ya son adultos.

Se le permitió a la cadena de televisión en español Univisión entrar al Centro de Detención Stewart en Lumpkin, Georgia, donde dos de estos siete adolescentes arrestados están siendo retenidos. Yefry y Pedro, ambos de contextura delgada y luciendo largas colas de caballo, no pudieron aguantar las lágrimas cuando se reunieron con el reportero. Pedro contó que ha perdido 20 libras y sufre de dolor de columna. Cuando se le preguntó si había recibido tratamiento, Pedro respondió que lo habían examinado pero no le habían prescrito nada.

Yefry reiteró como las pandillas en su país le han amenazado a él y a su familia, con daño físico si no hacía como ellos decían.

Dijeron que si no aceptaba, iban a lastimar a mi familia, e iban a lastimar a mí.

San Salvador, la capital de El Salvador, en América Central, se ha convertido en la ciudad con la más alta tasa de homicidios en el mundo. Y el Centro de Detención Stewart, de propiedad de la organización con fines de lucro, Corrections Corporation of America, ha sido por años objeto de protestas por su trato abusivo de los detenidos.

Las autoridades electas de #Georgia y líderes condenan las #ICEraids@Not1_More@USHRN@ProjectSouth@DetentionWatch.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.