¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Aqeela Asifi: Una maestra en el exilio que continúa su lucha

Aqeela Asifi

Aqeela Asifi habla sobre su trayectoria. Imagen: Varkey Foundation Global Teacher Prize / YouTube.

Imagina dar clases durante 23 años en un pequeño campo de refugiados afgano del poblado de Kot Chandana, en la periferia de la provincia paquistaní de Punyab, y de pronto, un día, descubrir que el mismísimo Stephen Hawking te ha elogiado a ti y a tu trabajo. Aqeela Asifi —una de los diez finalistas del Global Teacher Prize de este año—conoce esta sensación. En un vídeo publicado en la página de Facebook del concurso, el profesor Hawking anunciaba a los finalistas de este año y Asifi está entre ellos.

La web del concurso afirma que el premio se otorga cada año a un educador verdaderamente excepcional:

The Global Teacher Prize is a US $1 million award presented annually to an exceptional teacher who has made an outstanding contribution to their profession. The prize serves to underline the importance of educators and the fact that, throughout the world, their efforts deserve to be recognised and celebrated.

El Global Teacher Prize es un premio anual de un millón de dólares que se entrega a un maestro excepcional que haya contribuido de manera destacada a su profesión. El premio sirve para poner de relieve la importancia de los educadores y el hecho de que sus esfuerzos merecen ser reconocidos y celebrados en el mundo entero.

La vida de Asifi en Afganistán fue relativamente sencilla. Pertenecía a una familia que apoyaba su derecho a la educación pese a los desafíos culturales. Estaba feliz con su carrera como maestra en Kabul, hasta que los talibanes tomaron el poder y le fue imposible continuar con su trabajo. Asifi y su familia encontraron asilo en Pakistán en 1999, con la esperanza de tener allí un futuro mejor y más seguro.

Fue en un campo de refugiados afganos donde Asifi comenzó su incansable y valiente lucha por educar a las niñas refugiadas afganas. Quedó claro que no era tarea fácil y Asifi pronto se dio cuenta de que estaba tratando con gente que no concebía el concepto de derecho a la educación para las niñas. En una entrevista con los organizadores del Global Teacher Prize, Asifi resumía su trayectoria:

When I asked the girls why they were going absent from school, they said girls are not supposed to go to school.

Cuando pregunté a las niñas por qué estaban faltando a clase, me dijeron que las niñas no deben ir a la escuela.

Incansable, Asifi montó una pequeña aula en un campo de refugiaos, donde lleva años dando clase y ha recibido diversos premios por su trabajo. Hace ya tanto que está realizando este trabajo que incluso ha empezado a educar a las hijas de su primera generación de estudiantes:

The girls I taught 20 years ago now send their daughters to my school, so I’m teaching the second generation of my students.

Las niñas a las que di clase hace 20 años, envían ahora a sus hijas a mi escuela, así que estoy enseñando a la segunda generación de mis estudiantes.

Lili Mao, una estudiante de grado en el departamento de Gestión televisiva de la Universidad de Drexel, viajó a Pakistán el pasado diciembre para filmar a Asifi en el trabajo con las niñas afganas. Mao dijo al periódico de su universidad que ella misma fue testigo del entusiasmo de las niñas por tener una educación:

I interviewed some girls at their school, and they shared their dreams with me. One girl said that she wanted to be a teacher, so that she could teach other refugee girls like Asifi. Another girl said that she wanted to be a doctor to serve her country.

Entrevisté a algunas niñas en su escuela y compartieron sus sueños conmigo. Una niña dijo que quería ser maestra porque así podría enseñar a otras niñas refugiadas, como hace Asifi. Otra niña dijo que quería ser médico para ayudar a su país.

La premio Nobel paquistaní, Malala Yousafzai, famosa por promover el derecho universal a la educación, también contactó vía telefónica con Asifi para felicitarla por estar entre los finalistas del Global Teacher Prize. El padre de Malala Yousafzai, Ziauddin Yousafzai, expresó igualmente sus mejores deseos a Asifi a través de Twitter:

Malala y yo felicitamos a Aqeela por su nominación para el Global Teacher Award y por su trabajo en educación.

Este no ha sido el primer reconocimiento que recibe Asifi por su trabajo. En 2015, recibió el Premio Nansen para los Refugiados que otorga el Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones [ACNUR].

De manera asombrosa, Asifi gestiona actualmente nueve escuelas diferentes con aproximadamente 900 estudiantes.

Los internautas paquistaníes han recibido su nominación con entusiasmo:

Me motiva conocer a Aqeela Asifi, una campeona valiente e incansable de la educación para las niñas afganas.

Una maestra PAQUISTANÍ en el TOP 10 del Global Teacher Prize.
Enhorabuena, Aqeela Asifi.

Enhorabuena a Aqeela Asifi por llegar a estar entre los 10 finalistas del Global Teacher Prize.

Orgullosa de tener supermujeres como Aqeela Asifi. Más poder para gente así.

La paquistaní Aqeela Asifi llega a la final del Global Teacher Prize.

Entre los otros finalistas, seleccionados entre unos 8000 candidatos, se encuentran maestros de Palestina, India, Estados Unidos, Reino Unido, Kenia, Finlandia, Australia y Japón. El Foro Mundial de Educación y Competencias anunciará el ganador el 13 de marzo del 2016, en Dubai. Sea cual sea el resultado, Asifi ya ha ganado muchos corazones con su trabajo en educación y está lejos de haber terminado.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.