¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Conozca a Fish, un residente del campo de refugiados más grande del mundo

Abdullah Hassan, known as Fish, lived at the Dadaab refugee camp in Kenya for 23 years. Credit: Abdullah Hassan/Courtesy

Abdullah Hassan, conocido como Fish, vivió en el campo de refugiados Dadaab en Kenia durante 23 años. Crédito: cortesía de Abdullah Hassan.

Este artículo escrito por Rachel Gotbaum para The World apareció originalmente en PRI.org el 18 de febrero de 2016. Se republica en GV como parte de un acuerdo para compartir contenidos.

Abdullah Hassan, más conocido como Fish, era un niño de 7 años cuando su padre fue asesinado por los militantes en Somalia. Fue cuando abandonó Somalia que viajó a Kenia, al campo de refugiados Dadaab.

Listen to this story on PRI.org »

En el trayecto, dos hermanos y la hermana de Hassan murieron de malnutrición. Cuando su madre y él llegaron al campamento, las condiciones no eran mucho mejores.

El campamento se creó en 1992 para albergar a 90 000 somalíes que escapaban de la guerra civil.

Hasta el día de hoy, hay pocas tuberías o agua corriente, y la Agencia para Refugiados de las Naciones Unidas recorta las ya escasas raciones de comida aún más, por lo que muchos refugiados mueren de hambre. También hay brotes de cólera debido a las masivas inundaciones y a las pocas condiciones sanitarias.

La esposa de Fish murió de una úlcera debida a la falta de atención médica apropiada.

Fish's work with the Danish Refugee Council is considered volunteerism due to his refugee status. Credit: Abdullah Hassan/Courtesy

El trabajo de Fish en el Consejo de Refugiados de Dinamarca se considera una actividad voluntaria debido a su estatus de refugiado. Crédito: cortesía de Abdullah Hassan.

A los refugiados no se les permite trabajar y son muy pocos los que pueden irse. Fish trabaja para el Consejo de Refugiados de Dinamarca, pero no es un trabajo en el sentido tradicional: la agencia le paga un estipendio y lo considera un voluntario.

El campamento Dadaab alberga en la actualidad a 500 000 personas y es una ciudad destartalada del tamaño de Nueva Orleans.

El grupo militante Al Shabaab se ha introducido en el campamento recientemente.

—Vivimos varios episodios violentos, secuestros, disparos y asesinatos. Bombardearon muchos vehículos—, dice Hassan—Mis amigos de la comunidad fueron asesinados.

También apuntaron a Fish, y tuvo que huir a Nairobi, donde reside actualmente de forma ilegal. A veces lo detiene la policía y tiene que sobornar a los agentes para que no lo arresten.

Tras estar atrapado en Dadaab y 23 años en Kenia, Fish espera poder instalarse en un lugar menos hostil con sus hijas, que todavía viven en el campamento. Espera emprender una nueva vida.

—Tengo fe en poder salir de este país e instalarme en otro lugar—dice—. Es solo cuestión de tiempo que Dios me encuentre una solución.

Fish aparece en el nuevo libro “City of Thorns”, de Ben Rawlence. Lea más sobre esto aquí.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.