¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Funcionario de derechos humanos de la ONU no tiene miramientos al evaluar a Hungría

Michel Forst, Independent Expert on the situation of human rights in Haiti addresses during the 17th Session Human Rights Council. UN Photo / Jean-Marc Ferré. CC 2.0.

Michel Forst. Foto ONU / Jean-Marc Ferré. CC 2.0.

El hombre en las Naciones Unidas encargado de dar seguimiento a la protección de derechos humanos básicos en el mundo ha expresado duras críticas contra el gobierno húngaro.

El Relator Especial de la ONU, Michel Forst, llegó a Hungría a inicios de febrero para una visita de nueve días por invitación del gobierno húngaro. Luego de reunirse con representantes del gobierno y del poder judicial, el defensor del pueblo de Hungría, y otros funcionarios públicos, Forst habló con académicos, trabajadores de ONG y varios activistas de derechos humanos en Budapest y también visitó otras grandes ciudades del país.

Al término de su visita, Forst emitió una declaración preliminar que condenó la intimidación y estigmatización sufrida por los activistas de derechos humanos de Hungría. Él exhortó al gobierno a incorporar los derechos humanos en su marco institucional y de política, y a elaborar políticas para asegurar la capacidad de los activistas de derechos humanos de operar en un ambiente propicio y apoyado por instituciones. El funcionario de la ONU también aconsejó a los legisladores húngaros no criminalizar las actividades pacíficas y legítimas de las personas que trabajan en aras de los derechos humanos.

Forst alabó la efectividad de las organizaciones húngaras, mientras que señaló que los “defensores [de derechos humanos] trabajan cada vez más en un ambiente bastante polarizado y politizado,” donde enfrentan retos serios, los cuales “parecen equivaler a violaciones de sus derechos y libertades fundamentales, y de su legítimo derecho de promover y defender los derechos humanos”.

Dichos retos incluyen el debilitamiento del marco constitucional y el estado de derecho, así como la introducción de legislación que restringe la libertad de expresiónlibertad de información, libertad de asociación, libertad de reunión, y acceso a justicia. Grupos particulares de defensores de derechos humanos enfrentan riesgos agravados y están más expuestos a la estigmatización, tales como mujeres (especialmente aquellas que hacen campaña por derechos sexuales y reproductivos), LGBTI, y defensores de derechos humanos del pueblo Romaní. Los denunciantes y aquellos que trabajan en temas de transparencia y anti-corrupción usualmente enfrentan acoso y represalias.

Organizaciones húngaras han informado que sus fondos han decrecido o han sido suspendidos luego de que manifestaran un comportamiento considerado hostil al gobierno. “Como el acceso a fondos de la UE es canalizado a través de [una] agencia controlada por el gobierno, [ésta] es usada como herramienta para silenciar la disidencia o para alentar la auto-censura”. Los activistas tambien pueden enfrentar dificultades sociales y sentirse aislados en sus trabajos pues “parece que las ONG no están integradas profundamente en la sociedad y no han ganado suficiente apoyo a su trabajo de un espectro más amplio de la sociedad”.

Hablando en términos más generales, Forst aconsejó al gobierno buscar una serie de mejoras estructurales e institucionales. Él propuso fortalecer la oficina de Defensoría del Pueblo garantizando la autonomía financiera de la oficina, al mismo tiempo de dar seguimiento y llevar a la práctica las actuales recomendaciones del defensor del pueblo. Forst aduce que los jueces deben tener permanencia en el cargo para asegurar su funcionamiento independiente y Hungría necesita una agencia denunciante nacional independiente que proteja y apoye a los informantes dispuestos. Forst también pidió la revisión del Acta Sobre Libertad de Información de Hungría, para mejorar el acceso a derechos humanos de activistas y periodistas.

Asimismo, Forst ha aconsejado a los actores de la sociedad civil, diciéndoles que deben profundizar sus redes nacionales y locales, y utilizar los procedimientos especiales de la ONU (y otros mecanismos de derechos humanos internacionales y europeos) al informar de crímenes y violaciones.

Finalmente, el funcionario de la ONU exhortó a la comunidad internacional a conferir poder y apoyar a los activistas húngaros de derechos humanos, y pidió a la UE “revisar su política de financiamiento a las organizaciones de la sociedad civil exclusivamente a través del presupuesto estatal y desarrollar fuentes de financiamiento adicionales y alternativas para asegurar el acceso libre y no politizado a los fondos por parte de todas las organizaciones de la sociedad civil”.

Mis observaciones preliminares sobre la situación de los defensores de los derechos humanos en Hungría.

El texto completo del informe de Forst puede ser leído aquí en inglés (con una versión en húngaro disponible para la descarga, también). Michel Forst presentará su informe final al Concejo de Derechos Humanos de la ONU en Génova en marzo del 2017.

Michel Forst parece no haberse andado con rodeos en su evaluación del espacío cívico en Hungría.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.