¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Artistas y activistas unidos en apoyo a la “buena gente” de Rusia

Nadezhda Tolokonnikova (of Pussy Riot) sings a song dedicated to Petr Pavlensky. Photo: Vladislav Kalashnik

Nadezhda Tolokonnikova (de Pussy Riot) canta una canción dedicada a Petr Pavlensky. Foto: Vladislav Kalashnik.

El acontecimiento recibió el nombre de “Noche de Apoyo a la Buena Gente” y tuvo lugar el domingo 24 de enero en un pequeño café artístico en la parte oriental de Moscú. La buena gente, tema de esa noche, eran varios activistas rusos actualmente encarcelados por (lo que sus partidarios dicen ser) razones políticas.

El evento coincidió con el cumpleaños del activista del movimiento anti-fascista Alexey Sutuga, conocido por sus amigos como “Sócrates”. No pudo acudir porque actualmente está cumpliendo una sentencia de tres años por, presuntamente, alboroto (Sutuga niega los cargos). Los defensores de los derechos humanos creen que el caso contra él era ficticio, incluyendo el centro ruso de derechos humanos Memorial, que reconoce a Sutuga como un “prisionero político”.

“Culpables de pensar diferente”

El organizador del evento, Vladimir (esconde su apellido tras un alias), relató a Global Voices que Sutuga es un íntimo amigo suyo. “Ahora mi amigo está en la carcel, donde va a celebrar su 30 cumpleaños. Creo que un cumpleaños es una fiesta de amigos y todos necesitamos celebrarlo para recordar a Alexey y animarlo”.

Así que otros activistas decidieron dar una fiesta en honor a Sutuga y otros tres hombres que se encuentran actualmente en prisión: el artista de performance Petr Pavlensky, Dimitry Buchenkov, que fue detenido en la tercera oleada del caso llamado “Bolotnya Square Case” (aunque dice que ni siquiera estaba en Moscú en el momento del presunto “crimen”) y el activista político Ildar Dadin, quien es el primer manifestante ruso en ser condenado y sentenciado a prisión bajo una nueva ley que considera delito participar en múltiples mítines no autorizados.

Cada uno de ellos, según dice Vladimir, fueron arrestados y llevados a prisión por sus ideas políticas

Они не сделали никому плохо, никого не убили, не ограбили, не совершали по факту преступления. С точки зрения государства, их преступление лишь в том, что они думают по-другому.

No hacían daño a nadie, no mataron a nadie, no robaron a nadie y no cometieron ni un solo delito. Según el punto de vista del estado, su crimen es simplemente pensar diferente.

La mayoría de los participantes estaban ya familiarizados con lo que ellos denominan “La máquina opresora del Kremlin”. Vladimir Akimenkov, Andrei Barabanov, Denis Lutskevich, y Alexey Polikhovich fueron condenados en varias fases del caso “Bolotnaya Square Case” y todos ellos pasaron algún tiempo en los centros de detención rusos, colonias prisión o ambos. Los participantes no solo contactaron con Sutuga y los otros, sino que también relataron sus propias experiencias y animaron a la gente a mandar cartas a sus comaradas que se encuentra actualmente en custodia estatal.

La madre de Sutuga dio un discurso emotivo y su abogado (quien defiende también a Buchenkov) describió el absurdo con el que se persigue a los activistas en Rusia. Entonces llegó la parte musical del evento, que tuvo la actuación de varios artistas, incluyendo (la más famosa) la cantante de Pussy Riot, Nadehza Tolokonnikova, quien cantó una canción compuesta por ella misma dedicada a Pavlensky.

Según dice Vladimir, su finalidad era dar un evento socio-cultural que se centrara en la gente. No quería una ceremonia exclusivamente política y contó a Global Voices que el número de personas que acudieron para dar su apoyo fue inspirador. “Estoy contento con que no se perdiera nuestra bondad humana. La amistad, la solidaridad y la ayuda mutua son más fuertes que en cualquier prisión, temor u opresión gubernamental”, dice.

¿Esposas decembristas o princesas elfas?

Zotova2401

Anastasia Zotova está a la espera de su matrimonio. Foto: Vladislav Kalashnik para GV

Cuando se habla de política y del valor de las mujeres, los rusos normalmente evocan a las esposas Decembristas, quienes acompañaron a sus maridos en el exilio, a Sibera, tras la rebelión caida contra el Zar Nicolás I. Al menos dos siglos después, las cosas no han cambiado mucho, tal y como se podría esperar. Téngase en cuenta a Anna Koroleva y a Anastasia Zotova, las parejas de Dmitry Buchenkov y de Ildar Dadin.

Anna Koroleva, una tímida mujer morena de ojos penetrantes, narró a Global Voices que Dmitry fue arrestado justo después de su boda. Incluso el brazo de la ley no detuvo su matrimonio sin embargo y, pronto, los dos estaban casados. “Esta es la única conclusión lógica de lo que se suponía que debía ocurrir”, cuenta Anna hoy, mirando hacia atrás y viendo como se casó.

Anastasia Zotova, acudió al evento con una camiseta con el dibujo de la cara de su prometido en el pecho. Dice que decidieron casarse hace un año, después de que Ildar fuera detenido en la plaza Manezh Square en Moscú. Cuando fue enviado a prisión, le preguntó si aún quería ser su esposa. “le di un puñetazo y le dije: te quiero, no te voy a abandonar” recuerda Anastasia. Hoy, admite que nunca pensó en que ella fuera la esposa de un Decembrista.

Я очень люблю творчество Толкиена. У него была история про эльфийскую принцессу, которая спасла своего рыцаря. Она пошла в башню, спела – и башня разрушилась, рыцарь был свободен. И если бы я могла так же пойти в СИЗО и спеть, чтобы все там разрушилось, – я бы это сделала.

Soy fan de los libros de Tolkien. Hay una historia sobre una princesa elfa que salvó al caballero que amaba. Entró en la torre, comenzó a cantar y entonces la torre colapsó, dejando al caballero libre. Me gustaría ir al centro de detención [donde se encuentra Ildar preso ahora] y cantar para que toda ella caiga.

“No hay duda de que el arte cambia el mundo”

El 27 de enero, Petr Pavlensky fue trasladado al centro científico estatal Serbsky de siquiatría y medicina forense social, donde se someterá a una evaluación siquiátrica. El año pasado, Pavlensky fue acusado de vandalismo después de prender fuego a una puerta en la sede central del Servicio de Seguridad Federal Ruso en Moscú. Está siendo procesado por quemar neumáticos en lo alto de un puente en San Petersburgo. (Ese juicio comenzó a mediados del año 2015 y aún no ha terminado).

Tres días antes de que Pavlensky fuera trasladado al centro siquiátrico, su pareja, Oksana Shalygina, leyó en alto una carta que le escribió desde su celda en el centro de detención. Según Pavlensky, el miedo de la gente y sus necesidades se usan normalmente para ganar control sobre ellos: “El miedo al castigo y el miedo a perder todas tus pertenencias son sus principales armas [sociales] de dirección. y, como uno tiene ansias de cosas, aprietan la soga de la sumisión y la obediencia”:

…Здесь государственность не скрывает себя. Здесь ей уже не нужны декорации: формула заботы о безопасности доведена до своей логической завершенности. <…> Есть еще кое-что – методичное воспитание привычки, задача выработать у тебя рефлекс автоматического подчинения. Которое должно идти изнутри, без внешней подсказки представителя власти. Их задача в том, чтобы ты перестал самостоятельно думать. <…> Ты должен засомневаться и подчиниться сам. Тогда аппарат побеждает.

La categoría de estado no se esconde aquí en sí misma, ya que no necesita más decoración. La preocupación por la seguridad se ha llevado a su término lógico. […]. También cultivan los hábitos de uno mismo para crear un reflejo automático de obediencia que venga de dentro, sin ningun estímulo externo. Tienen la finalidad de parar tu proceso de pensar para que no puedas pensar de modo independiente. Cuando una persona empieza a dudar y finalmente obedece, el sistema ha ganado.

En su arte, Pavlensky trabaja con ideas y significados, mediante el uso de instrumentos reflejados en las herramientas de las que dispone el gobierno, dice. Sus actuaciones muestran cómo el gobierno lleva a una persona a la sumisión, aunque insiste en que la obediencia es, básicamente, la elección del individuo. “Su papel es mostrar que uno obecede o se aproxima a la autosalvación y autoemancipación”, explica Shalygina a Global Voices.

¿Pueden los individuos motivados por la pasión como Pavlensky perturbar el Status Quo?, Shalygina cree que si, así como también Masha Alekhina, otra miembro líder de Pussy Riot y la cofundadora de MediaZona, una página de noticias que se centra en el sistema criminal de justicia ruso. “El arte [social] tiene conexión con la política, el régimen y todos los acontecimientos que nos rodean. Interactuamos y creamos mediante [nuestros] todos los gestos y acciones. El arte cambia el mundo, no hay ninguna duda. Solo el arte es capaz de cambiarlo” dice Alekhina, mientras ríe.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.