¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Uber comparte ahora datos con el departamento de transporte de Moscú

Uber está colaborando con las autoridades de Moscú y compartiendo datos de desplazamiento de vehículos con la agencia local de transporte. Foto editada por Tetyana Lokot

Uber está colaborando con las autoridades de Moscú y compartiendo datos de desplazamiento de vehículos con la agencia local de transporte. Foto editada por Tetyana Lokot.

Uber, el servicio de taxi alternativo, ha firmado un acuerdo de colaboración con las autoridades de Moscú. Como parte del acuerdo, la compañía no podrá trabajar con conductores sin licencia—y presumiblemente compartirá datos sobre conductores y pasajeros con el gobierno local.

La agencia de noticias RBC informa que el departamento de transporte de Moscú ha dado 90 días a Uber, el mayor servicio de reservas de taxi del mundo, para que se asegure de que todos los conductores registrados en el servicio tienen una licencia oficial del estado. Tanto el departamento de transporte como el gabinete de prensa de Uber han confirmado la firma del acuerdo.

El acuerdo de colaboración tiene dos disposiciones principales. En primer lugar, Uber se compromete a trabajar sólo con conductores que dispongan de una licencia oficial de taxi. Esto difiere de la política que sigue Uber, por ejemplo en los EE. UU., donde la compañía ofrece una alternativa a las licencias de taxi que son caras y difíciles de conseguir, permitiendo a conductores ordinarios obtener ingresos ofreciendo sus servicios de transporte a través de la aplicación de Uber. Este modelo de servicio de Uber está prohibido en otros países que imponen regulaciones más estrictas en el mercado de taxis e insisten en que el uso de conductores sin licencia es inseguro e ilegal.

Las autoridades de la capital rusa insistieron en que Uber firmase un acuerdo en 2015, pero la compañia pidió más tiempo para consultar con su alta dirección en San Francisco. En febrero de 2016, el departamento de transportes de Moscú incluso amenazó con demandar a Uber y prohibir el servicio en Moscú si no conseguían firmar un acuerdo que respetase los requisitos de licencia. Fuentes de la RBC señalan que la alta dirección de Uber visitó Moscú para continuar la negociación con las autoridades locales y que pidió acceso a las bases de datos del Ministerio de Interior para comprobar los antecedentes penales de los conductores. Este requerimiento no fue del agrado del departamente de transportes de la ciudad, cuyos funcionarios respondieron que esa información caía fuera de sus competencias.

Además de trabajar solo con conductores “legales”, el acuerdo obliga a Uber a compartir los datos de desplazamientos de coches con las autoridades de transporte de la ciudad. Parece que, como parte del acuerdo, los datos de los vehículos y de sus desplazamientos de Uber deben transmitirse al Centro de Organización de Tráfico del gobierno de la ciudad de Moscú. Los funcionarios creen que estos datos mejorarán el nuevo sistema de transporte inteligente de la ciudad, que utiliza datos procedentes de varias redes de transporte municipales, y monitoriza el tráfico en tiempo real.

No se tienen muchos detalles sobre como usan los funcionarios de Moscú los datos de sus socios de transporte, mas allá de combinarlos con información procedente del sistema de transporte estatal. El sistema de transporte inteligente de Moscú utiliza una combinación de métodos para monitorizar y agregar los datos de tráfico, incluyendo sistemas de monitorización de GPS, una red de circuito cerrado de cámaras de televisión para detectar infracciones de tráfico, cámaras en estacionamientos, herramientas para regular los semáforos, y un sistema de alertas en red para conductores y pasajeros.

Los principales competidores de Uber en el mercado ruso, Yandex.Taxi y Gett, también han firmado ya acuerdos de colaboración con las agencias estatales (Yandex.Taxí firmo el suyo en 2014 y Gett en enero de 2016), y ambos emplean solo conductores con licencia de taxi y comparten los datos de viajes con el sistema de transporte de Moscú.

Uber opera actualmente en 400 ciudades y 68 países en todo el mundo. En Rusia, el servicio está disponible en ocho ciudades, pero el vicepresidente de Uber Ryan Graves declaró a la RBC que la compañía planea estar operando en 17 ciudades rusas antes de finales de 2016.

Uber, que pasa por ser la start-up más valiosa del mundo, cuenta con varios empresarios rusos entre sus inversores: Ziyavudin Magomedov (el propietario de Summa group), Alisher Usmanov (a través de su compañia USM Holdings), y Mikhail Friedman, cuyo fondo de inversión LetterOne ha invertido 200 millones de dólares en el servicio.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.