¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Las mujeres y la industria del libro en Jamaica: una relación que florece

Publisher Tanya Batson-Savage visits the Trench Town Reading Centre in Jamaica. Photo by the author, used with permission.

La editora Tanya Batson-Savage visita el Centro de Lectura Trench Town en Jamaica. Foto del autor utilizada con su consentimiento.

El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer y con el tema de la igualdad de género tan presente este año decidimos enfocarnos en aquellas áreas del Caribe que están progresando en el tema.

El Festival del Libro de Kingston deja en evidencia la creciente participación que las mujeres tienen en el comercio de los libros. Ya sea escribiendo, publicando o promocionando libros, las mujeres están energizando el mercado editorial jamaiquino con espíritu emprendedor y creatividad, así como con el simple hecho de narrar cuentos.

El festival está auspiciado por la escritora de libros para niños Kellie Magnus, editora de los libros Jack Mandora (“Cuentos de Niños para los Niños del Mundo”). Magnus se graduó en las Universidades de Harvard y Columbia y su libro para niños “Little Lion Goes to School” fue aprobado para ser utilizado en las escuelas de la ciudad de Nueva York. Con un fuerte interés en la educación temprana y las necesidades específicas, Magnus también ha creado una serie de libros para niños con autismo.

En una charla con Anansesem, una revista en línea sobre materiales de lectura para niños, Magnus advierte sobre la falta de recursos de calidad para niños a lo largo del Caribe a pesar de la creciente demanda de libros para y sobre niños caribeños en la región y la diáspora. Esto sucedió hace ya dos años, pero el grueso del mercado de libros para niños en Jamaica aún comprende libros de textos escolares. Magnus fue sincera al responder que debería existir una amplia cantidad de libros que los niños realmente disfruten leer y concluye :

I think when it comes to children’s books we need to try a little harder. Caribbean children deserve it.

Siento que cuando se trata de libros para niños debemos esforzarnos más. Los niños del Caribe se lo merecen.

Los libros educativos y la tradición narrativa aún siguen vivas

Para el Festival del Libro de Kingston, Magnus se asoció con la editora Latoya West-Blackwood quien recientemente tomó el mando de la Asociación de la Industria del Libro de Jamaica (BIAJ) fundada hace 27 años. Como fundadora y CEO de IPublish Consultancy y de iMagiNation Books, West-Blackwood es la presidenta más joven que la organización ha tenido hasta la fecha.

La visión de West-Blackwood es promover la alfabetización y el amor por la lectura como herramientas para el desarrollo nacional, el crecimiento económico y la educación de excelencia. Como sostuvo el 7 de marzo de este año en el lanzamiento de la Competencia Nacional de Lectura del Servicio de Bibliotecas de Jamaica, los libros ofrecen “un camino hacia la preservación de la cultura”.

Latoya West-Blackwood with 2015 winners of the Jamaica Library Service National Reading Competition. Photo by the author, used with permission.

Latoya West-Blackwood junto a los ganadores del año 2015 de la Competencia Nacional de Lectura del Servicio de Bibliotecas de Jamaica. Foto del autor utilizada con su consentimiento.

Tanya Batson-Savage, otra jamaiquina involucrada en la edición, también es emprendedora. Lanzó BlueMoon Publishing hace 6 años con un énfasis en compensar las carencias en los libros para niños. Su sello, Blouse and Skirts Books, ofrece libros orientados más al público adulto e incluye la ingeniosa novela adolescente del escritor jamaico-nigeriano A-dZiko Simba Gegele denominada “All Over Again” y ganadora de la primera entrega de los Premios Burt de Literatura Caribeña para jóvenes adultos.

Carlong Publishers fundada hace más de 20 años por la pionera en edición Shirley Carby, llega al Caribe con una amplia gama de publicaciones educativas. Su pasión por los libros se ha trasmitido a través de las generaciones: Candice- la hija de Carby- se unió al comité del BIAJ (el cual es co-fundado por su madre) a cargo de marketing y comunicaciones.

Aunque está radicada en Toronto, Olive Senior se encuentra en su país de origen para el Festival del Libro de Kingston, además de su visita el año pasado para promocionar el relato testimonial de los trabajadores antillanos del Canal de Panamá, “Dying to Better Themselves” que obtuvo el Premio Literario OCM Bocas 2015 en la categoría No-Ficción. Presentará su más reciente libro de cuentos llamado “The Pain Tree” en el campus Mona de la Universidad de las Antillas el 10 de marzo. Se encuentra en la recientemente publicada Lista de Seleccionados para el Premio OCM Bocas de Literatura Caribeña junto a otra escritora jamaiquina, Jacqueline Bishop.

Escritoras locales

Mientras que Senior y Bishop viven en el exterior, las escritoras jamaiquinas mantienen viva la llama literaria desde casa. La activista medioambiental Diana McCaulay es una escritora prolífica que encuentra tiempo para abogar por los temas medioambientales como CEO y fundadora de la Fundación del Medio Ambiente de Jamaica. Su trabajo incluye las hechizantes novelas “Dogheart” (2010) y “Huracán” (2012). Su cuento denominado “The Dolphin Catcher” obtuvo el Premio Regional Commonwealth a Cuento del año en 2012.

Su tercera novela y primera novela para adultos jóvenes (un área de creciente interés entre los escritores regionales), “Gone to Drift” fue publicada en febrero del 2016 por Papillote Press, una pequeña imprenta en Dominica. Basada en “The Dolphin Catcher”, este relato sobre pescadores y el mar obtuvo el segundo premio en los Premios Burt 2015 de Literatura Caribeña. McCaulay se encuentra trabajando actualmente en su autobiografía.

Gwyneth Harold Davidson and Jean Forbes in conversation with Latoya West-Blackwood. Photo by the author; used with permission.

Gwyneth Harold Davidson y Jean Forbes conversando con Latoya West-Blackwood. Foto del autor utilizada con su consentimiento.

Las autoras para niños Diane Browne y Helen “Billy” Elm Williams tienen blogs, mientras que Gwyneth Harold Davidson, Jean Forbes y otros continúan escribiendo y contribuyendo al campo de la educación de diversas maneras.

Un lugar para la poesía– y el activismo

La poesía también tiene su lugar. Las poetisas jamaiquinas tienen un gran legado en el trabajo de Louise Bennett-Coverly quien con orgullo presentó al resto del mundo el patois jamaiquino- una lengua criolla hablada en Jamaica que se basa en el inglés-. Entre la nueva generación de poetisas, figuran Ann-Margaret Lim y su primera colección de que captura de manera conmovedora la experiencia jamaiquina, y la aclamada Tanya Shirley, que enseña en el Departamento de Literatura en Inglés del Campus Mona de la Universidad de las Antillas (UWI), y ha recibido múltiples publicaciones.

Es importante resaltar que las escritoras y editoras jamaiquinas no siempre escriben por mera satisfacción personal, para ganar premios u obtener ganancias. Hay una fuerte vena de activismo en ellas. Creen profundamente en el poder de la lectura y en la importancia que esta tienen en el desarrollo nacional, es por ello que realizan visitas frecuentes a las escuelas para predicar sobre la relevancia de estos temas.

Jean Forbes (una de las juezas en la Competencia de Lectura del Servicio de Bibliotecas de Jamaica) resaltó durante el lanzamiento de la competencia que los bajos niveles de alfabetización tienen un impacto negativo en el pensamiento crítico y en las habilidades de resolución de problemas. Esto produce la incapacidad de comunicar efectivamente y una tendencia a resolver conflictos con violencia. En efecto, la lectura y la alfabetización tienen un papel crucial en la sociedad y las mujeres de Jamaica lo tienen claro.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.