¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Transparencia en España, ¿a quiénes se indulta en Semana Santa?

Bye Bye Opacidad

Fundación Civio. Datos para una democracia más transparente. Imagen usada bajo Licencia CC.

El pasado Viernes de Dolores, el Rey de España firmaba 13 indultos propuestos por cofradías y hermandades, tras la deliberación previa del Consejo de Ministros. Indultar con motivo de la festividad de Semana Santa es una tradición en España. El indulto es una medida de gracia de la que se sabe poco, y que el ejecutivo ha utilizado con poca transparencia, hasta que la Fundación Ciudadana Civio, que trabaja en favor de la transparencia y los datos abiertos, decidiera poner remedio a esta situación con el Indultómetro.

Este año el Gobierno proporciona por primera vez los motivos para la concesión de las medidas de gracia: 11 a condenados por delitos contra la salud pública, uno por robo y otro por estafa continuada. Cada uno de los decretos incluye datos sobre la antigüedad de los hechos, la conformidad de las víctimas o los informes del centro penitenciario, aunque el Gobierno todavía no aclara si los informes del tribunal sentenciador son favorables o no a la medida.

El indulto supone el perdón de la pena, no el perdón del delito. La ley establece que el indulto no puede perjudicar los derechos de terceras personas, y que se otorgará sólo en el caso de existir razones de justicia, equidad o utilidad pública, a juicio del Tribunal sentenciador. En teoría, los indultos sirven un propósito legítimo cuando se conceden por motivos de liberalidad o recta conciencia. El problema es que muchos de los casos que han salido a la luz en España han provocado un notable malestar en la opinión pública, por lo controvertido de casos y personajes.

En 1998, se indultó a Gabriel Arias-Salgado siendo su hermano Ministro de Fomento. Ese mismo año se indultaron a dos políticos socialistas, José Barrionuevo y Rafael Vera, que habían sido condenados por el caso GAL, un grupo parapolicial que practicó terrorismo de Estado. En el 2000, más de 1.300 condenados salieron de prisión gracias a un indulto masivo otorgado con motivo del fin del milenio y del jubileo. En 2011 el indulto permitió a Alfredo Sáenz, tras haber sido condenado por acusación y denuncia falsa, mantener la condición de honorable exigida para continuar ejerciendo su cargo en el sector financiero español.

La mayor parte de los jueces piensan que el indulto no está justificado en un sistema judicial moderno, y debería derogarse o reformarse en profundidad. La ley que regula el indulto en España es de junio de 1870. La tradición de indultar en Semana Santa se remonta al reinado de Carlos III y ha permanecido firmemente arraigada hasta la fecha con independencia del color del gobierno. El Gobierno de José María Aznar firmó cerca de 6.000 indultos. El de Zapatero más de 3000. El actual gobierno de Mariano Rajoy, en funciones, concedió más de 400 indultos en los primeros 11 meses, y parece que acabará en torno a los 1000.

El Indultómetro es un proyecto de la fundación Civio que echó a andar en el año 2013. Se ha convertido en la primera fuente de información sobre el uso del indulto en España. Mediante una aplicación web que obtiene la información directamente del Boletín Oficial del Estado (BOE), es posible consultar todos los indultos concedidos en España desde 1996. Permite buscar por tipo de delito, comunidad autónoma, comparar datos año a año y valorar, en consecuencia, el uso que los distintos gobiernos han hecho de esta prerrogativa.

El indultómetro: Más de 10.000 indultos desde 1996

El indultómetro: Más de 10.000 indultos desde 1996

Además la presión social y mediática está surtiendo efecto, y la concesión de indultos ha empezado a descender en España de manera muy significativa. De un máximo de 1744 indultos concedidos en el año 2000, se ha pasado a los 75 indultos del 2015 -la cifra más baja desde 1996-, de un indulto y medio al día a un indulto y medio a la semana.

El indultómetro es sólo una de las iniciativas de la fundación Civio. El propósito de Civio es lograr una transparencia real y efectiva, con libre acceso a los datos públicos para cualquier ciudadano y organización. Su trabajo ha sido reconocido como una de las mejores aplicaciones prácticas de dos tendencias de las que se oye hablar mucho: el uso de datos abiertos y el periodismo de datos.

Proyectos como El BOE nuestro de cada día, ¿Dónde van mis impuestos?, Tu derecho a saber, Quien manda o el Indultómetro están apostando por hacer realidad esa ambición de una mayor transparencia que los ciudadanos reclamamos a nuestros representantes políticos, y que la tecnología hoy hace posible. Por cierto, para mayor transparencia, las aplicaciones de Civio están disponibles como proyectos de “código abierto” en la plataforma Github.

En Semana Santa recordamos el famoso episodio de Poncio Pilato indultando a Barrabás. Con el indultómetro ya no es tan fácil despachar justicia con aquel simple gesto de lavarse las manos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.