¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

#NewPalmyra, colaboración colectiva para la esplendorosa historia que ISIS destruyó en Siria

Reconstrucción digital del Templo de Bel del proyecto Nueva Palmira.

Fuerzas del asediado presidente Bashar al-Assad recapturaron Palmira del ISIS a finales de marzo, lo que llevó al jefe de antigüedades del país a declarar que la pesadilla de la antigua ciudad siria “ha terminado”. El brutal grupo militante tomó la ciudad en mayo de 2015 y emprendió una campaña de destrucción contra sus tesoros arqueológicos. En agosto, los militantes decapitaron a Khaled Asaad, que fue arqueólogo jefe de la ciudad durante cinco décadas.

En menos de un año, muchos de los esplendorosos monumentos arqueológicos de Palimira quedaron dañados o destruidos, incluido el templo de Baalshamin, el Templo de Bel, el Arco del Triunfo y la Torre de Elahbel. Su Museo Nacional fue saqueado. ISIS dice que los utensilios históricos son ídolos o no se ajustan a su distorsionada noción del Islam, y por tanto deben demolerse (o venderse –el grupo no parece tener ningún escrúpulo de ganar dinero de un legado “blasfemo”). Varios lugares arqueológicos preislámicos en Iraq, incluidas esculturas de 3,000 años de antigüedad en un museo en Mosul, corrieron la misma suerte.

Mucho antes de que ISIS tomara la ciudad y de que estallara la guerra en Siria, lo que aceleró el riesgo de los lugares de patrimonio cultural, había una iniciativa en marcha para documentar las maravillas arqueológicas de Palmira. El proyecto #NewPalmyra [Nueva Palmira], que de alguna forma empezó en 2005, es idea de Bassel Khartabil, ingeniero de computadoras palestino-sirio, activista y líder de Creative Commons. Khartabil tenía como objetivo reconstruir la historia de la ciudad en una base de datos libre de modelos 3D.

Sin embargo, el gobierno sirio lo arrestó el 15 de marzo de 2012. Luego de cuatro años de detención, fue trasladado a una ubicación desconocida. Human Rights Watch y otras 30 organizaciones de derechos humanos han exigido que se revele el paradero de Khartabil, pero hasta ahora sigue desaparecido.

En octubre, un grupo de activistas revivieron la iniciativa de Khartabil, y la llamaron #NewPalmyra. Con colaboración colectiva, reunieron fotos y contaron con la ayuda de voluntarios, para ayudar a construir modelos 3D de las joyas históricas de Palmira.

¿Tienes fotos de Palmira? ¿Alguna de antes de la destrucción? Ayuda a reconstruir en newpalmyra.org y publica a través de nuestra nueva facilidad para subir archivos.

Debajo, tenemos un modelo del Templo de Bel del proyecto. Según el sitio, el modelo está completado solamente al 20%:

#NewPalmyra no es la única iniciativa de preservación para Siria. La Base de Datos del Millón de Imágenes, a través del Instituto de Arqueología Digital, está recurriendo a voluntarios con cámaras 3D de bajo costo para documentar monumentos. El proyecto planea mostrar una réplica del arco de la entrada del Templo de Bel, que databa del año 32 D.C., en la Plaza Trafalgar de Londres el 19 de abril de 2016.

Documentar la historia es una cosa, pero recrear un lugar destruido es otra. Un reciente artículo del sitio de noticias académicas The Conversation analiza la ética de hacerlo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.