¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El intolerante sermón de una profesora eleva los cuestionamientos sobre la educación en Trinidad y Tobago

Two students on their way home from school in Trinidad and Tobago. Photo by Georgia Popplewell, used under a CC BY-NC-ND 2.0 license.

Dos estudiantes en camino a casa desde la escuela en Trinidad y Tobago. Foto de Georgia Popplewell, usada con licencia de CC BY-NC-ND 2.0.

Una profesora de escuela secundaria se ha convertido en el foco de las frustraciones del sistema educativo de Trinidad y Tobago, después de que un audio de ella denigrando a los homosexuales y a los ateos, y acusando a un estudiante de traficar droga fue compartido publicamente en Facebook.

La profesora, Nadira Nandlal, mantenía una debate de seguimiento con su grupo en el Colegio Naparima de varones sobre los comentarios públicos que había realizado una semana antes, durante una asamblea escolar, vilipendiando a los homosexuales dentro de la escuela y haciendo referencia a un estudiante en particular. Con el conocimiento de que algunos de sus colegas la criticaron por sus dichos, ella mantuvo su postura y fue más arriesgada al decir que si le dieran una pistola, ella “arreglaría el problema” de los homosexuales y ateos. En la grabación, la cual podría tener implicancias difamatorias, también identificó a un estudiante, quien según ella alega, está en el tráfico de drogas.

Después que la grabación, considerada como “una diatriba”, se viralizara; la escuela remitió el asunto al Ministerio de Educación. Hasta ahora, ninguna acción definitiva ha sido tomada en contra de Nandlal, aunque parece que ella no se presentó a trabajar desde el incidente.

Por su parte, Nandlal justificó su postura como ninguna otra cosa más que un intenso compromiso para proteger a sus jóvenes e impresionables alumnos.

“Un buen ejemplo de las causas por las cuales el sistema educativo de Trinidad y Tobago esta en tan pésimo estado”

Las redes sociales mientras tanto se enfurecieron. Estructurada en un un sistema que se focaliza en pasar un un examen de aptitud para entrar a la escuela secundaria, la educación en Trinidad y Tobago está enfrentándose con un rendimiento académico pobre, el ausentismo docente, la violencia y la falta de disciplina.

Para muchos, la grabación parecía ejemplificar algunos de estos factores. Respondiendo al hilo de comentarios registrados en Facebook, Jason Dookeran dijo:

[…] she is a good example of why the T&T education system is in such an abysmal state. […] The more I listen to this thing, the more I believe that she doesn't understand what she should be doing in a school.

[…] ella es un buen ejemplo del porque el sistema de educación de Trinidad y Tobado está en tal pésimo estado […]. Cuanto más escucho sobre este incidente más creo que ella no entiende lo que debería estar haciendo en la escuela.

Otros publicaron una imagen de los lineamientos generales sobre las responsabilidades del docente de la Asociación Unificada de docentes de Trinidad y Tobago ( AUTT):

Teacher guidelines; image widely shared on Facebook.

Lineamientos docentes; imagen ampliamente compartida en Facebook.

“El intento de describir al opresor como el oprimido”

Parece que algunos de sus alumnos no sienten lo mismo. Enseguida  lanzaron un petitorio on line para apoyarla que recolectó algo más de 1.000 firmas en dos días. En el mismo los niños se referían a ella como “sincera”, “generosa” y ” encantadora” y dijeron que las impresiones de ella en las redes sociales y en las noticias eran “engañosas”.

From the perspective of an uninformed outsider, the statements made by Miss Nandlal which were unwittingly captured on the voice recording could be viewed as being radical and extreme.

Such a viewpoint is of course, understandable, but what is not, is that persons who have taken their personal issues with Miss Nandlal to the internet have served to misinform the public, and guide their opinion toward pronouncing unfair judgment upon this woman.

Those students who have been in her class and have interacted with her during their stay in Naparima College can testify that Miss Nandlal was simply using some harsh euphemisms given the context of the situation.

Desde el punto de vista de un extraño desinformado, las declaraciones de la señorita Nandlal que fueron involuntariamente grabadas se podrían considerar como dramáticas y extremas.

Tal punto de vista es por supuesto, comprensible; pero no lo es el hecho de que las personas que han llevado sus temas personales con Miss Nandlal a internet han servido para desinformar al público y guiar su opinión para desarrollar un juicio injusto sobre esta mujer.

Los estudiantes que han estado en su clase y han interactuado con ella durante su permanencia en Naparima College pueden dar testimonio que la señorita Nandlal estaba solo usando algunos eufemismos severos, en el contexto de la situación.

Para muchos de los usuarios de las redes sociales este despliegue de apoyo de parte de los estudiantes de la escuela y otros ciudadanos ha sido uno de los aspectos más sorprendentes de la situación. En uno, de los hilos de comentarios, nvllivs_in_verba contrarresta muchos de los puntos que se hicieron en la declaración del petitorio.

So I guess this means that the recordings have some how rendered Ms Nandlal's message out of context. Because we all know there are some contexts in which a teacher making targeted verbal attacks at a student, calling him names and implying harm upon him and his guardians can be justified. […]

The reason I am suspect of the petitions motive is due to the fact that nowhere have they tried to show any sympathy for the targeted student. They are unapologetic and are attempting to shift the victim role from the student to the teacher. They are trying to paint the oppressor as the oppressed. And this is what I take issue with.

Por lo tanto, adivino que esto significa que las grabaciones han interpretado de alguna manera u otra el mensaje de la señorita Nandlal fuera de contexto. Porque todos sabemos que hay algunas situaciones en las cuales una maestra realiza ataques verbales especificos a un estudiante, endilgándole nombres e insinuando un daño sobre él y sus tutores y que pueden ser justificadas.

Sospecho que la razón que motivó los petitorios se debe al hecho de que en ninguna parte ellos han tratado de demostrar alguna simpatía por ese estudiante en especial. Son impertinentes y tratan de pasar el rol de la victima, del estudiante a la maestra. Tratan de describir al opresor como el oprimido. Esto es con lo que yo discrepo.

En una entrevista telefónica, la maestra y usuaria de Facebook, Patrice Cox Neaves, quien enfáticamente declaró que siente que se necesitaba remover a la maestra de su cargo, señaló dos areas de preocupación. Una tiene que ver con el hecho que Naparima College es una escuela que esta enmarcada dentro del ámbito del Consejo Educativo Prebisteriano, que hasta ahora no ha hecho una declaración sobre el asunto.

En los casos de escuelas confesionales religiosas como Naparima College y mientras la Comisión de Enseñanza del país puede entrevistar a los posibles maestros, los consejos pertinentes de las escuelas confesionales tambien realizan sus propias entrevistas y los maestros solamente son nombrados, si estos consejos aprueban a los canditatos. En este caso, Cox-Neaves temía que el silencio del consejo pueda ser consentimiento.

Ella también hizo la observación de que mientras Nandlal puede ser una buena maestra “en el sentido génerico del término”, sus declaraciones prueban su “dominio del curriculum oculto”.

This is the end result of a long story that we don't know about. The fact that [Nandlal] feels safe to stand in front of a class and say what she did tells you something right there. I find it worrying that she has student support, but at least one student — the one who made the recording — felt otherwise. You must always be aware of the influence you have over your students and use it responsibly.

Este es el resultado final de una larga historia que nosotros no conocemos. El hecho de que [Nandlal] se sienta segura para permanecer al frente de una clase y decir lo que dijo, te dice que hay algo allí. Lo que me preocupa es que ella tiene el apoyo estudiantil, pero al menos un estudiante, el que realizó la grabación sintió lo contrario. Tú debes ser siempre consciente de la influencia que tienes sobre los estudiantes y usarla en forma responsable.

Angelo Bissessarsingh, un exalumno de la escuela escribió en Facebook en forma pública que Naparima College no fue siempre “un refugio del fanatismo y la intolerancia”

Now that the matter has come out into public domain, I can address myself fully to the erring teacher, Ms. Nandlal and those lads who blindly threw themselves behind her. I have this to say, YOU SHAME ME and generations of your predecessors.To even contemplate that an educator in this noble academy could publicly utter words of hate and derision against a student for his personal preference is unthinkable. In my time , there were schoolmates who were obviously gay, but NEVER in the seven years I spent on Paradise Hill did I bear witness to even a hint of victimization from students far less a teacher . Our tutors were to the last-young and old-committed to their charges above and beyond the call of duty and my old comrades and I count ourselves fortunate to have been guided by them. Even the cranky few bore an inherent nobility of spirit which made their chastisement morally sound. It pains me to now assume that the Naps I knew and loved is now haven to bigotry and intolerance unheard of in my time.

Ahora que el asunto es de público conocimiento, puedo dirigirme por completo a la profesora pecadora, la señorita Nandlal y aquellos jóvenes que se colocaron en forma ciega detrás de ella. Tengo que decirles: USTEDES ME AVERGÜENZAN A MI y a las generaciones de sus predecesores. Incluso considerar que un educador en esta noble academia podría publicamente proferir palabras de odio y burla en contra de un estudiante, por preferencia personal es impensable. En mi época, había compañeros cuya homosexualidad era obvia, pero NUNCA en los siete años que pasé en Paradise Hill soporté ser testigo, ni incluso de un indicio de victimización de los estudiantes y menos de un maestro. Nuestros preceptores desde los más jovenes a los más grandes estaban comprometidos con sus cargos, más allá del cumplimiento del deber y mis antiguos compañeros y yo nos consideramos afortunados de haber sido guiados por ellos. Incluso los pocos malhumorados cargaban con una nobleza de espiritu inherente, por lo cual su castigo hacía efecto desde el punto de vista moral. Me apena, en este momento asumir que el Naparima College que conocí y amé es ahora el refugio del fanatismo y la intolerancia, sobre los cuales nada se oía en mi tiempo.

El grupo de apoyo para la juventud: The Silver Lining Foundation también expresó su preocupación:

School should be a place where a student is free to grow and learn in a safe, caring environment. That safety should apply to all students regardless of their sexuality or religious beliefs.

La escuela debería ser un lugar donde un estudiante sea libre de crecer y aprender en un ambiente seguro y afectuoso. Esta seguridad debería ser aplicada a todos los estudiantes sin reparar en su sexualidad o creencias religiosas.

El estudiante habla sin rodeos

Finalmente, en el Sunday Guardian del 20 de marzo, el columnista Kevin Baldeosingh escribió: “el estudiante que está en el centro del asunto me envió un email el miércoles para dar su versión de la historia”.

‘The comments made by (the teacher) on that tape are unfounded and untrue about myself and my parents,’ he wrote. ‘I am not gay, I embody an all encompassing view of human beings; I am not God to be the judge of anyone.’

He told me that he was being persecuted by some students who agreed with the teacher’s comments and he had also been targeted by cyber bullies. ‘(Her) comments was the impetus that led to me and my family now being placed in serious danger of being attacked by an ill-informed and hostile bunch of people who have labelled me as gay and my parents as atheists.’

So here is a young man who thinks for himself, who made a stand for tolerance, and who is now being vilified for it. That is the hypocrisy of this country’s education leaders, who claim to want more people like him but who promulgate a system which fosters and indeed rewards ignorance and intolerance.

“Los comentarios hechos por (la maestra) en esa grabación son falsos e infundados tanto sobre mí como sobre mis padres”, escribió: “Yo no soy homosexual y encarno el punto de vista que abarca a todos los seres humanos, no soy Dios para ser juez de alguien”.

Me dijo que estaba siendo perseguido por algunos estudiantes que estaban de acuerdo con los comentarios de la maestra y que también había sido blanco de los acosadores cibernéticos. “(Sus) comentarios fueron el impulso que nos condujo a mí y a mi familia a estar en serio peligro de ser atacados por un grupo hostil y mal informado de gente, que me han catalogado a mi de gay y a mis padres de ateos”.

Por lo tanto aquí está un hombre joven que piensa por sí mismo, quién tomó una postura de tolerancia y ahora está siendo difamado por eso. Esa es la hipocresía de los líderes de la educación en este país, que demandan más personas como él pero promulgan un sistema que fomenta y por cierto recompensa la ignorancia y la intolerancia.

El sistema educativo de Trinidad y Tobago puede estar, por cierto en una encrucijada.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.