¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Piden a Australia que no robe más a Timor Oriental su petróleo y su futuro

Graffiti Stencil por Alfe Tutuala. Imagem de domínio público partilhada por Wikimedia.

Esténcil realizado por Alfe Tutuala. Imagen de dominio público compartida por Wikimedia.

Este artículo es una versión editada de la historia escrita por Manuel Ribeiro y publicada en Global Voices en portugués.

Desde 1963, Australia ha sido acusada de robar petróleo a su vecino, Timor Oriental.

Timor Oriental fue una colonia portuguesa durante 400 años. En 1975, fue ocupada por Indonesia, que permaneció allí hasta 1999. Tras obtener la independencia en 2002, Timor Oriental ha desafiado las fronteras marítimas establecidas por Australia que privan a la pequeña nación de su derecho a obtener beneficios de sus recursos de gas y petróleo.

El Gobierno de Timor Oriental está instando al Gobierno australiano a reconocer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia y de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CDM), que establece la frontera en la línea media entre los dos países, como se menciona en la ley internacional.

Están en juego las reservas marinas de gas y petróleo que existen en la región del  “Greater Sunrise”, situada junto a Timor Oriental. Hasta ahora, el Gobierno australiano no se ha mostrado dispuesto a renunciar a estos recursos, valorados en 40 mil millones de dólares, o a volver a la mesa de negociación, a pesar de las peticiones de las autoridades timorenses.

Pero el Partido Laboralista Australiano parece estar abierto a cambiar la postura de Australia en la CDM. La portavoz del partido, Tanya Plibersek, ha dicho lo siguiente sobre este asunto:

In the case of Timor-Leste [the Labor Party] is prepared to submit to binding arbitration in the Hague if the ‘good faith’ talks between the two states fails to find agreement. Australia regularly calls on other countries to abide by international norms and to settle disputes in line with the rules-based system. If we want to insist that other nations play by the rules, we also need to adhere to them.

En el caso de Timor Oriental, [el Partido Laborista] se prepara para someterse a un arbitraje vinculante en La Haya si las conversaciones ‘de buena fe’ entre los dos Estados no logran llegar a un acuerdo. Australia pide de manera regular a otros países que acaten las normas y principios internacionales y resuelvan sus conflictos en consonancia con el sistema normativo. Si queremos insistir en que otras naciones respeten las reglas del juego, nosotros también tenemos que adherirnos a ellas.

Varios grupos de la sociedad civil han hecho también campaña por una renegociación para definir las fronteras marítimas entre Australia y Timor Oriental. Uno de estos grupos es el Movimentu Kontra Okupasaun Tasi Timor (el Movimiento Contra la Ocupación de Timor Oriental o MKOTT), creado en 2004 con intención de encontrar medios legales y diplomáticos para establecer las límites marítimos entre los dos países, de un modo que fuera justo para ambas partes en cuanto a los ingresos provenientes del gas y el petróleo.

Todos los yacimientos de gas y petróleo cuestionados están en el lado de la línea de Timor Oriental, es decir, más cerca de #Timor que de Australia

Durante la visita del militar australiano retirado Peter Cosgrove a Timor Oriental entre el 2 y 3 de marzo, el MKOTT solicitó su ayuda para persuadir a su Gobierno para que detuviera la ‘exploración ilegal’ y la ‘explotación’ de los recursos de petróleo de Timor Oriental. Cosgrove es el actual Gobernador General, un representante de la población británica en Australia. Además, es considerado un “amigo” de Timor Oriental ya que estuvo al mando de la Fuerza Internacional para Timor Oriental cuando Indonesia puso fin a la ocupación en Timor Oriental en 1999.

Este es un extracto de la carta que el MKOTT dirigió a Cosgrove:

MKOTT hakarak husu ita boot nu’udar belun istoriku ba povu Timor-Leste hodi uza ita boot nia influensia balun ne’ebé iha hodi husu ba Governu Australia atu: 1) Respeita no trata soberania no dignidade nasaun Timor-Leste nian hanesan sira halo ba nasaun sira seluk iha mundu. 2) Fila ba mekanizmu disputa fronteira maritima nian tuir juridisaun Tribunal Internasional ba Justisa (International Court of Justice) no Tribunal Internasional ba Lei Tasi nian (TILOS). 3) Foka liu ba negosiasaun ne’ebé “koalia loloos no nakloke” kona-bá fronteira maritima no labele hases an husi asuntu ne’e hodi halai deit asuntu relasaun bilateral nian. 4)  Labele kontinua argument kona-bá “plataforma continental” ne’ebé la validu ona. 5) Atu labele uza nia poder ekonomia no politika iha rejiaun ne’e atu kontinua na’ok futuru Timor-Leste nia oan sira.

(…) a MKOTT le gustaría utilizar su visita a Timor Oriental para suplicarle, como histórico amigo del pueblo de Timor Oriental, hacer uso de su influencia y pedir al Gobierno australiano lo siguiente: 1) Respeto por la soberanía y dignidad del pueblo y la nación de Timor Oriental, como ellos hacen y han hecho con otras naciones. 2) Revertir a los mecanismos de resolución de conflictos por fronteras marítimas bajo la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia y del Tribunal Internacional del Derecho del Mar. 3) Centrarse en una negociación “honesta y abierta” sobre las fronteras marítimas y no desviar el tema a la ampliación de las relaciones bilaterales. 4) Abandonar el uso de su ya desacreditado argumento de la “plataforma continental”. 5) Dejar de utilizar su considerable poder político y económico para seguir robando al pueblo de Timor Oriental su riqueza actual y futura.

Cuando Cosgrove visitó el país para recibir su máxima distinción, el Gran Collar de la Orden de Timor Oriental, el diputado del CNRT (Congreso Nacional de Reconstrucción de Timor Oriental) hizo una declaración sobre el tema de las fronteras marítimas que fue publicada por la prensa australiana:

Australia took advantage of Timor-Leste's weakness and is now dodging its international obligations over the disputed marine border.

Australia se aprovechó de la debilidad de Timor Oriental y ahora está evitando sus obligaciones internacionales con respecto a las fronteras marítimas en disputa.

La explotación del “Greater Sunrise” en el mar de Timor

La “codicia” por la explotación de los recursos de Timor Oriental se remonta a 1963, cuando el Gobierno australiano emitió una licencia para la extracción de petróleo a Woodside Petroleum, una empresa que había explorado los recursos minerales en el mar de Timor. En 1972, Australia aceptó un acuerdo “muy favorable” con el régimen del presidente Suharto en Indonesia, del que obtuvo una “mayor frontera marítima más próxima a Indonesia”, logrando de este modo el acceso a más recursos minerales, un acuerdo que Portugal rechazó:

Portugal – then the administering colonial power in Timor-Leste – refused to join the negotiations, preferring to wait for the internatinal process which, in 1982, resulted in the UN Convention on the Law of the Sea, or UNCLOS. Portugal's decision created the “Timor Gap” in the Australian-Indonesian sea boundary.

Portugal, por entonces la potencia colonial administradora en Timor Oriental, rehusó unirse a las negociaciones, prefiriendo esperar al proceso internacional que en 1982 dio lugar a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar o CDM. La decisión de Portugal creó la “Franja de Timor” en la frontera marítima entre Australia e Indonesia.

Desde 1989 hasta 1999, Australia explotó los recursos minerales marinos de Timor Oriental “de manera ilegal mediante el reconocimiento, de modo unilateral, de la integración ‘de facto’ del territorio [timorense] a Indonesia y cerrando los ojos ante las atrocidades y crímenes cometidos en contra de los derechos humanos”, como estableció Marisa Golçalves, investigadora en Timor Oriental, en un artículo publicado en Global Voices.

En 1989, Australia e Indonesia firmaron un “acuerdo de cooperación al cincuenta por ciento” para explotar los recursos minerales en la Franja de Timor, un acuerdo que Portugal rechazó y “cuestionó… en la Corte Internacional de Justicia, pero dicha acción quedó sin efecto a causa del rechazo de Indonesia a reconocer la jurisdicción de la corte”, explica Michael Leach, profesor e investigador de Ciencias Políticas en la Universidad de Swinburne en Melbourne.

En 2013, el Gobierno australiano fue acusado por el Gobierno timorense de obtener ilícitamente información confidencial sobre el gas y el petróleo marítimo de Timor Oriental, “habiendo perjudicado a los timorenses durante las negociaciones del Tratado de Acuerdos Marítimos para el Mar de Timor en 2004″. Según los informes, los espías australianos habían colocado dispositivos de escucha en el palacio de gobierno y utilizado lo que oyeron en su beneficio en las negociaciones con el Gobierno timorense.

Protestas

“La Campaña por la Justicia en el Mar de Timor” organizó una serie de protestas en varias ciudades australianas durante la semana del 21 de marzo. Las embajadas australianas en Yakarta, Indonesia y en Dili, Timor Oriental, también fueron objeto de las protestas. La finalidad era buscar el apoyo popular en Australia para presionar al Gobierno a reconsiderar sus reivindicaciones marítimas que sobrepasan el territorio de Timor Oriental.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.