¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Quiere entender la desigualdad global? junte los papeles de Panamá y el acuerdo de inmigración UE-Turquía

Mirando desde la bahía hacia uno de las territorios más caros del mundo.

La playa de Chowpatty, Mumbai, India. Mirando desde la bahía hacia una de las zona más caras del mundo. FOTO: Shreyans Bhansali (CC BY-NC-SA 2.0)

El ruido que ha generado la masiva filtración de documentos en los que se detallan las actividades financieras “offshore” de ricos y famosos, ha puesto otras noticias—incluyendo el acuerdo internacional sobre los refugiados alcanzado por la Unión Europea y Turquía—en un segundo plano.

No es sorprendente. Después de todo, políticos, famosos, traficantes de droga, estrellas del deporte y multimillonarios tienen más peso en los medios globales que los pobres y los hambrientos—los escándalos de aquellos se consideran de más interés periodístico que el sufrimiento de estos últimos. Pero leer las noticias sobre la filtración de los ‘Papeles de Panamá’, junto con las del acuerdo de inmigración alcanzado entre Bruselas y Ankara, es un ejercicio muy útil para entender la magnitud de la desigualdad global.

“. . . . leer las noticias sobre la filtración de los ‘Papeles de Panamá’, junto con las de las consecuencias del acuerdo de inmigración alcanzado entre Bruselas y Ankara, es un ejercicio muy útil para entender la magnitud de la desigualdad global”.

La historia recordará el día 3 de abril de 2016 como el día en que estalló el escándalo de los Papeles de Panamá. Los 11,5 millones de registros pertenecientes al despacho de abogados de Panamá Mossack Fonseca, fueron obtenidos por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y distribuidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Una investigación de un año de duración, llevada a cabo por más de 370 periodistas de 76 países, ha puesto de manifiesto cómo algunos de los nombres más famosos (e infames) del planeta, utilizan compañías offshore en paraísos fiscales para evadir impuestos, blanquear dinero e impulsar acuerdos sobre tráfico de armas y drogas.

ÚLTIMA HORA: Los Papeles de Panamá – Políticos, criminales y la industria canalla que esconde su dinero

El día siguiente, 4 de abril del 2016, será recordado como el día en que el acuerdo UE-Turquía sobre migrantes y refugiados entró en vigor.

Frontex, la agencia de fronteras de la UE, informó a la BBC que el primer grupo de 136 inmigrantes había sido deportado con éxito desde Grecia a Turquía en el marco del controvertido plan, el 4 de abril.

El plan ha sido duramente criticado por ONG internacionales como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, quienes señalan que Turquía no es un país seguro para los refugiados. Estas destacadas ONG afirman que Turquía estaría supuestamente enviando sirios de regreso a su país asolado por el conflicto.

El retorno masivo de refugiados sirios demuestra lo equivocado que está el acuerdo.

Donde los beneficios se topan con el sufrimiento

Los papeles de Panamá revelan que Mossack Fonseca tiene al menos 23 clientes a quienes se ha impuesto sanciones por su apoyo a los regímenes de Corea del Norte, Zimbabue, Rusia, Irán y Siria.

Los documentos filtrados desvelan tres empresas que suministraron combustible para la campaña aérea del gobierno sirio que tuvo como consecuencia la muerte de miles de sus propios ciudadanos y condujo a otros miles, desesperados, hasta las fronteras de Europa.

Las investigaciones efectuadas por más de 370 periodistas encontraron empresas registradas en paraísos fiscales vinculadas a las familias o asociadas a líderes mundiales, como Vladimir Putin en Rusia, David Cameron en Gran Bretaña, y el rey de Arabia Saudita Salman. Estos tres tomaron la decisión de involucrar a sus países en la Guerra Siria. Riad y Londres han estado también en el centro de otros conflictos en Oriente Medio que han precipitado la crisis humanitaria actual.

El hecho de que los papeles de Panamá y las historias del acuerdo de refugiados llegaran a las redacciones y medios sociales de todo el mundo en rápida sucesión—con las filtraciones de Panamá eclipsando rápidamente el acuerdo de refugiados Turquía-UE—ha propiciado el debate sobre la injusta distribución de la riqueza.

De acuerdo con los documentos pertenecientes a Mossack Fonseca, el rey Salman usó el dinero de una empresa offshore en las Islas Vírgenes Británicas para pagar un yate con capacidad para 30 personas. Comparemos esto con los sirios que huyen de la guerra, sólo para volver a enfrentarse a la muerte a bordo de los pequeños botes de goma sobrecargados, en los que se dirigen a las costas europeas.

O, dejando de lado la política, ¿recuerdan aquella entrañable historia sobre el futbolista Lionel Messi enviando una camiseta de la selección Argentina firmada, al niño afgano que había sido fotografiado vistiendo una camiseta improvisada con una bolsa de plástico con el nombre del jugador y el número escritos con rotulador negro? ¿Resulta aún entrañable esta historia a la luz de las revelaciones sobre lo que parece ser un elaborado mecanismo de evasión de impuestos creado a favor de Messi, que gana $475.000 a la semana, y mientras la UE planea devolver a Afganistán a 80.000 solicitantes de asilo?

El agravamiento de la desigualdad en ingresos y riqueza ha jugado un papel innegable en el desarrollo, tanto de la crisis moral en la súper-elite mundial, como de la crisis material de los más necesitados del planeta. Como ha señalado el economista de la Universidad de Harvard Richard B. Freeman: “El triunfo de la globalización y el capitalismo de mercado han mejorado el nivel de vida de miles de millones, mientras concentraba miles de millones en las manos de unos pocos”.

“. . . lo que más llama la atención en los documentos desvelados por el ICIJ es el hecho de que las puertas han estado abiertas en todo momento para los criminales ricos y los políticos con conexiones corruptas —las mismas puertas que habitualmente se cierran de golpe en el rostro de los refugiados que buscan un camino para huir de la guerra y la destrucción”

Según Oxfam, desde 2010, los más ricos del mundo han conseguido que su riqueza aumente de manera completamente desproporcionada con la desaceleración económica mundial, mientras que la riqueza de la mitad más desfavorecida se ha reducido en un billón de dólares. En 2016, el 1% de los más ricos controlaba y disfrutaba de más riqueza que el resto de la población mundial.

La situación se hace aún más odiosa cuando se pone de manifiesto que las personas que están en posición de hacer algo para aliviar la desigualdad, como el primer ministro británico, David Cameron, el primer ministro de Islandia David Gunnlaugsson, o el Jefe de Transparencia Internacional de Chile, lo único que hacen es contribuir a que crezca.

Estos miles de millones de dólares en impuestos evadidos que revelan los papeles de Panamá no son sólo una metáfora de la desigualdad, son su esencia. Este dinero se podría invertir en recursos para salud, educación e infraestructura, que si bien no eliminarían la pobreza mundial, podrían al menos mitigarla. Como John Cassidy ha señalado en New Yorker, “… el capitalismo de amiguetes y la evasión fiscal son enormes problemas para los países pobres y con ingresos medios: según el Fondo Monetario Internacional, el coste que les supone es de cientos de miles de millones de dólares en ingresos fiscales cada año. Al detallar cómo funciona este proceso, las historias que han revelado hasta ahora los papeles de Panamá han realizado un importante servicio público”.

Las estructuras offshore no son nada nuevo, ni son necesariamente algo ilegal. Pero lo que más llama la atención en los documentos desvelados por el ICIJ es el hecho de que las puertas han estado abiertas en todo momento para los criminales ricos y los políticos con conexiones corruptas —las mismas puertas que habitualmente se cierran de golpe en el rostro de los refugiados que buscan un camino para huir de la guerra y la destrucción.

Si queremos de una vez ir más allá de esta contradicción que nos afecta a todos, necesitamos unirnos y articular nuestras demandas en voz alta y enfática, usando medios legales y democráticos. Imaginemos las protestas que están impulsando el cambio político en Islandia en este momento, pero a escala global.

La población de Islandia es de sólo 330.000 personas. ¿Es ésta la mayor protesta de la historia en porcentaje de población?

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.