¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La ley de delitos informáticos de Tanzania vuelve peligroso el “insultar” al Presidente en Facebook

Image shared on Twitter by Tanzanian Member of Parliament Zitto Kabwe Ruyagwa. (@zittokabwe)

Imagen compartida en Twitter por el parlamentario tanzano Zitto Kabwe Ruyagwa. (@zittokabwe).

El internauta tanzano Isaac Habakuk Emily, natural de la región de Arusha, en el norte de este país africano, compareció ante un tribunal el 15 de abril de 2016 acusado de haber “insultado” al presidente de la nación, John Magufuli. Supuestamente, las afirmaciones de Emily son contrarias a la Sección 16 de la Ley tanzana de delitos informáticos nº 14 de 2015, que dice:

Any person who publishes information, data or facts presented in a picture, text, symbol or any other form in a computer system where such information, data or fact is false, desceptive, misleading or inaccurate commits an offence, and shall on conviction be liable to a fine not less than three million shillings or to imprisonment for a term not less than six months or to both.

Toda persona que publique información, datos o hechos presentados en una imagen, texto, símbolo o cualquier otra forma en un sistema informático donde tal información, dato o hecho fuera falso, engañoso, confuso o impreciso comete un delito, y podrá ser condenado a pagar una multa no inferior a tres millones de chelines, o a cumplir una pena de prisión por un periodo no inferior a seis meses, o a ambas.

Emily está acusado de haber publicado un mensaje controvertido en Facebook (en swahili) el 17 de marzo de 2015, aun cuando sabía que las críticas comparativas sobre el presidente del país iban en contra de la ley. Su comentario se refería a la inesperada llamada en directo del presidente Magufuli a 360, el programa de actualidad de Clouds TV, durante la cual el presidente dio las gracias a los presentadores y expresó su admiración por el show.

Ni la página personal de Facebook de Emily ni la página de discusión en la que se dice que publicó el comentario han aparecido en las búsquedas, pero se supone que su comentario en Facebook era:

Hizi siasa za maigizo, halafu mnamfananisha huyu bwege and Nyerere wapi buana.

Arte dramático en política [refiriéndose a la llamada en directo]. ¿Cómo pueden comparar a este imbécil [Magufuli] con Nyerere [Mwalimu Nyerere, el amado primer presidente de Tanzania]?

Su infracción tuvo lugar con el telón de fondo del Parlamento tanzano mientras aprobaba un proyecto de ley contra los delitos informáticos el 1 de abril de 2015, proyecto que aborda temas de ciberdelincuencia tales como pornografía infantil, ciberacoso, suplantación de identidad en línea, producción electrónica de contenido racista y xenófobo, correos basura, interceptación ilegal de comunicaciones y publicación de información falsa.

A pesar de la amplia oposición de políticos, profesionales de las redes sociales, donantes y activistas por los derechos humanos, el proyecto de ley fue impuesto por el Parlamento después de un debate relativamente corto. El entonces presidente, Jakaya Kikwete, lo firmó para convertirlo en Ley en mayo de 2015.

Los que se oponen a la Ley de delitos informáticos argumentan que esta otorga demasiado poder, sin un control significativo, a la policía, al concederles la potestad para registrar los hogares de los presuntos infractores, de incautar sus dispositivos electrónicos y de pedir sus datos a través de los proveedores de servicios en línea. También han avisado que la policía o el Estado podrían utilizar su poder para hostigar a activistas o usuarios de las redes sociales a través de Internet.

En octubre de 2015, dos tanzanos resultaron las primeras víctimas de la nueva ley. Benedict Angelo Ngonyani, estudiante de 24 años del Instituto Tecnológico de Dar es Salaam, fue acusado de publicar material “falso o no verificado por las autoridades pertinentes”. Según se dice, Angelo hizo una publicación en Facebook afirmando que el Jefe de las Fuerzas de Defensa tanzano, el general Davis Mwamunyange, había sido hospitalizado después de ingerir pescado envenenado.

Ese mismo mes, otro internauta, Sospiter Jonas, fue procesado en un tribunal de primera instancia de la región de Dodoma y acusado por un “uso indebido de Internet” tras haber publicado un mensaje en Facebook diciendo que el Primer Ministro tanzano, Mizengo Pinda, “solo se convertirá en un predicador del evangelio”.

En noviembre de 2015, cuatro tanzanos (Leila Sinare, Godfrey Soka, Deo Soka y Monica Gaspary Soka), fueron acusados bajo la Sección 16 de la Ley de delitos informáticos de 2015 por publicar información falsa sobre las elecciones en la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp. Los cuatro comparecieron ante un tribunal en Dar Es Salaam el 6 de noviembre de 2015. Los fiscales alegaron que los acusados habían publicado información en audio en un grupo de WhatsApp llamado “Soka Group” con la intención de engañar al público durante las elecciones generales tanzanas de octubre de 2015, que estuvieron plagadas de acusaciones de votos amañados.

Y mientras este último incidente sigue adelante, Emily estaba pendiente de comparecer otra vez ante el tribunal el 18 de abril de 2016 para que se juzgue si tiene derecho a solicitar fianza.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.