¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La comunidad lucha para proteger un apreciado manglar en Cancún, México

DSCN2250

Pareja disfruta del malecón Tajamar. Foto: Danica Jorden.

Cruzando la bahía desde el resplandeciente distrito hotelero, los residentes de Cancún a menudo disfrutan de un fresco respiro en el ventoso malecón de la ciudad. En un atardecer típico, puede encontrarse a la gente trotando, jugando, paseando al perro o simplemente conversando en los frescos vientos alisios del Caribe. Hasta el 16 de enero un espeso bosque de mangle conducía al malecón de Cancún, separando el camino pacífico de la ciudad bulliciosa. Pero a las dos de la mañana de ese domingo entraron excavadoras y arrancaron los mangles, destruyendo con ello un espacio verde muy necesario para los residentes y demoliendo el hábitat de miles de criaturas.

Los residentes de Cancún reaccionaron y se movilizaron para proteger y restaurar lo que quedaba del bosque de mangle. Aprovechando las redes sociales, especialmente las páginas de Facebook Salvemos Manglar Tajamar y Guardianes del Manglar Cancún, así como Twitter, los llamados a la acción han sido respondidos rápidamente por la comunidad, propiciando contactos con Greenpeace y la red internacional para salvar el bosque de mangle a nivel mundial.

Día y noche, desde el 16 de enero, los Guardianes del Manglar se mantuvieron vigilantes bajo una tienda azul y blanco, junto a una lona pintada representando a un enorme árbol de mangle abrazando la tierrra con su extenso sistema de raíces. El manglar Tajamar había sido el hogar de muchos animales, incluyendo a los cocodrilos enormes que deleitan a los residentes y figuran de manera destacada en la histórica cosmología maya.

"Hand-painted" depiction of mangrove tree in front of cars parked to prevent trucks and machinery from entering Tajamar Mangrove. Photo: Danica Jorden

Una representación “pintada a mano” de un árbol de mangle frente a carros estacionados para evitar que entren camionetas y maquinaria al manglar Tajamar. Foto: Danica Jorden.

Cercas de alambre rodean parcialmente lo que parece un sucio sitio en construcción, lleno de árboles rotos y volteados, charcos de agua estancada, materiales sobrantes, algunos de ellos etiquetados como “tóxicos”.

En la oscuridad, antes del amanecer del 16 de enero, excavadoras entraron al área, la cual supuestamente está protegida por la ley mexicana, arrancando los raros árboles de mangle blancos y destruyendo el hábitat de miles de criaturas. Podían verse los cadáveres desmembrados de cocodrilos [Advertencia: Imágenes perturbadoras] en los días y semanas siguientes, mientras que otros animales fueron arrastrados y sepultados vivos por la maquinaria pesada.

Young people out for a stroll next to destroyed Tajamar Mangrove. Photo: Danica Jorden

Jóvenes de paseo junto al maglar destruido Tajamar. Foto: Danica Jorden.

La destrucción fue llevada a cabo bajo la supervisión del Fondo Nacional de Fomento al Turismo de México, FONATUR, con policía federal a la mano para proteger la operación.

Fence protecting what's left of Tajamar Mangrove, with remnant of plastic sheeting.

Alambrada protegiendo lo que queda del manglar Tajamar con restos de plástico. Foto: Danica Jorden.

Como era uno de los únicos espacios verdes para los residentes de Cancún, que viven en una ciudad cada vez más caliente y cubierta de concreto, la pérdida del manglar Tajamar se sintió inmediatamente y la reacción civil fue rápida: los jóvenes encabezaron una campaña urgente para tomar acción legal a fin de detener a los desarrolladores. Citando la ley mexicana, así como la legislación internacional, que prohibe estrictamente la destrucción del manglar, los ciudadanos y grupos de jóvenes pudieron convencer a un juez para que detuviera la demolición.

El veinte de enero -apenas cuatro días después de la excavación inicial- un tribunal había emitido una orden judicial contra el avance del proyecto, llegaron los Guardianes y se colocaron alambradas. En un principio, fueron cubiertas con hojas de plástico negras, pero los activistas las arrancaron para poder vigilar mejor el área y asegurar su protección. Desde la orden judicial, la situación se ha estancado, con miembros de la comunidad vigilando para asegurarse de que nada más suceda durante la noche.

Salsa Power Dance Workshop take their turn guarding Tajamar Mangrove and practice their steps at the same time. Photo: Danica Jorden

El Salsa Power Dance Workshop toman su turno vigilando el manglar Tajamar y practican sus pasos al mismo tiempo. Foto: Danica Jorden.

Al preguntarles cómo se veía el manglar, los diez miembros del Salsa Power Dance Workshop comenzaron a gesticular con entusiasmo y exclamaron al unísono:

¡Era HERMOOSA! ¡Muy grande, muy verde!

Los manglares protegen y amplían la línea costera. De acuerdo con Coastalcare.org, “el más grande beneficio de los manglares es su habilidad para reducir las marejadas ciclónicas”. En un área tan propensa a los huracanes como Cancún, devastado por los huracanes Gilberto en 1988 y Wilma en 2005, la pérdida de bosques de mangle es un tema serio -y no solo en México- ; la destrucción de manglares también afecta al continente americano, el sur de Asia, Australia, las islas del Pacífico; de hecho, en muchos países del mundo. Cada manglar que queda es esencial, pero la misma ubicación de los manglares en líneas costeras de primera calidad es a menudo muy tentadora para los gobiernos y los desarrolladores, quienes están ansiosos por despejar el camino y cosechar los beneficios de los hoteles frente a la playa y otras propiedades.

Patricia Toscano, dando una caminata por el malecón en una tarde con su hermana Yolanda y sus amigas Alejandra y Aracely, explicó:

La gente, y sobretodo los jovenes, están tratando de salvar el manglar. El gobierno nos mintió. La destrucción que dejaron es una desgracia. Día y noche, los voluntarios se mueven para salvar el medio ambiente, no sólo en Cancún sino en todo México.

Patrícia Toscano (center right) with sister Yolanda and friends Alejandra and Aracely. Photo: Danica Jorden

Patricia Toscano (centro a la derecha), con su hermana Yolanda y sus amigas Alejandra y Aracely, reunieron firmas para presentar a la corte para proteger el manglar Tajamar. Foto: Danica Jorden.

“Me encanta trotar ahí”, explicó Kemel Farjat, un corredor de bienes raíces en el distrito hotelero. “En medio de la noche, lo destruyeron todo. ¿Y para qué? ¡Otro centro comercial!” Farjat rápidamente añadió, “Pero está regresando”.

De hecho, gracias  a los guardianes  y a otros activistas, grupos de jóvenes y otro ciudadanos, el área está protegida y se busca su recuperación. Una garza fue vista desde el camino que solía cortar a través del bosque exuberante, y una brillante ave amarilla revoloteaba en el interior del recinto alambrado, justo cuando una asustada iguana gris y blanco, con una cola rota, saltó rápidamente en una alcantarilla de desagüe.

Tropical bird returns to Tajamar Mangrove. Photo: Danica Jorden

Ave tropical retorna al manglar Tajamar. Foto: Danica Jorden

Hay esperanza. Sigan el camino para retablecer el manglar de Tajamar, via Twitter:

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.