¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Conozca a tres artistas que pintan las calles de Kenia, Sudáfrica y Túnez

"Out the Box," done for Red Bull's One Upon A Town project, Kachelhoffer, Western Cape, South Africa 2015. Credit: Photo courtesy of Falko One

“Out the Box”, hecho para el proyecto de Red Bull, Once Upon A Town, Kachelhoffer, Provincia Occidental del Cabo, Sudáfrica 2015. Créditos: Foto cortesía de Falko One.

Este articulo de Kenny Sokan apareció originalmente en PRI.org el 7 de abril de 2016 y se republica aquí como parte de un acuerdo para compartir contenido.

Comienza con una pared en blanco (un lienzo de concreto). Lata en mano, un trazo de color, luego otro y otro, hasta que una pared se convierte en una obra de arte. Deja su firma artística, para que el mundo conozca al creador del mural.

El graffiti fue cultivado en las calles de Nueva York en la década de los 70 y en la década de los 80 la forma de arte se abrió camino hacia África. Allí es un medio menos establecido, pero tiene una creciente comunidad de vibrantes artistas. Aún así, no obtienen tanta atención de los medios o representación en festivales internacionales como artistas de Europa o Norteamérica.

“Hay una escasa representación, Cuando vas a festivales, ellos solo te nombran en un pie de nota y es todo”, indica Wisetwo un artista callejero de Kenia. “Si haces bien tu investigación, hay una gran cantidad de buenos artistas en Nairobi, hay una gran cantidad de buenos artistas en Túnez”.

Aquí hay tres artistas que trabajan para conseguir que la comunidad grafitera de África sea más visible.

Falko One

En 1988, cerca del final del apartheid en Sudáfrica, el artista grafitero Falko One comenzó su viaje hacia la subcultura en la Provincia Occidental del Cabo, en uno de los únicos clubes donde las personas de color podían ir a una festa. Allí se introdujo al mundo del hip-hop y el graffiti.

Hoy a Falko se le atribuye la mayoría del desarrollo del graffiti en su país. A través de un intercambio de cartas en la década de los 90, Falko ayudo a facilitar una red entre artistas grafiteros incipientes de Sudáfrica y veteranos de la industria en Europa para que pudieran aprender unos de otros. En 1996, puso en marcha la primera competencia de graffiti en Sudáfrica, llamada Battle With Vapours, la cual continuó siendo acogida por varios años.

"One Vision" in Johannesburg, South Africa 2015. Credit: Photo courtesy of Falko One

“One Vision” en Johannesburgo, Sudáfrica 2015. Créditos: Foto cortesía de Falko One.

Su trabajo decora edificios por todo Cape Flats, el país y otros pueblos y ciudades a lo largo del mundo. Dice que su arte ha sido descrito como fantástico y poético. Dice que es una interpretación del mundo que lo rodea.

“Lo que me influencia en general es la observación social y política que hago”, indica Falko. “Pero no lo doy en bandeja de plata. No es obvio. Me di cuenta que en las comunidades a las que entro, soy un visitante… No me gusta entrar en las comunidades e imponer mi punto de vista a todos. Hago un poco de arte, colocando la estética visual primero y luego, agrego un pequeño mensaje el cual  varia de área en área”.

Falko estudió diseño gráfico pero no terminó la escuela.

"Family Time," done for the 2015 City Of Gold graffiti festival in Johannesburg, South Africa 2015. Credit: Photo courtesy of Falko One

“Family Time,” hecho para el Festival Ciudad de Oro 2015 en Johannesburgo, Sudáfrica 2015. Créditos: Foto cortesía de Falko One.

“El graffiti no es algo que yo conscientemente decidiera hacer”, indica Falko. “Fueron los elementos y las personas que me rodeaban las que me forzaron a hacer graffiti”.

Falko conoció a King Jamo, uno de los artistas de hip-hop del club The Base, la segunda noche que fue allí. King Jamo le mostró la bandera para su grupo, con la palabra Zulu escrita en graffiti. El le dijo a Falko que estaban buscando a grafiteros jóvenes para que se unieran a su equipo. Desde entonces, Falko dice que quedo enganchado.

“Tengo una personalidad mas bien obsesiva” dijo. “Y una vez que me meto en ello, es en lo único en lo que puedo pensar”.

"Big Heart," done for the 2014 City of Gold Festival in Johannesburg, South Africa. Credit: Photo courtesy of Falko One

“Big Heart,” hecho para el Festival Ciudad de Oro en Johannesburgo, Sudáfrica. Créditos: Foto cortesía de Falko One.

Wisetwo

En la bulliciosa ciudad de Nairobi, el artista keniata Wisetwo ha estado trabajando en el arte callejero por más de una década.

Desde la niñez tenía un interés en el arte, el cree que todos los niños lo hacen.

“¿No está cada niño interesado en la pintura?” pregunta. “Luego solo depende de que tan lejos lleguen las criticas de la sociedad, te lave el cerebro y te diga que la ciencia y los negocios son más importantes que el arte”.

Aunque no está convencido de si debería guardar sus pinceles y latas de spray,  Wisetwo fue a la escuela y obtuvo un título en relaciones internacionales, solo “como un plan de respaldo” dijo.

A mural for the Itinerrance Gallery's 2013 Djerbahood open-air museum project in the village of Erriadh, Djerba, Tunisia. Credit: Photo courtesy of Wisetwo

Un mural para el proyecto museo al aire libre Djerbahood 2013 de Itinerrance Gallery en la aldea de Erriadh, Djerba, Túnez. Créditos: Foto cortesía de Wisetwo.

Pero pintar es su pasión y lo ha llevado alrededor del mundo (desde Canadá a Yemen). La mayoría del trabajo que hace, es por su propio placer, demostrándolo en festivales y la galería de las calles, pero ha hecho trabajo comisionado, generalmente en su ciudad de origen, para ONG tales como las Naciones Unidas.

Wisetwo ha hecho trabajo político en el pasado, pero prefiere mantener alejada la política de su arte. En 2013, alrededor de la época de elecciones presidenciales en Kenia, con la autorización del Rift Valley Railway, un grupo de artistas de Kenia, pintaron un tren suburbano de 10 vagones con mensajes de paz. Kibera, el barrio bajo por el cual pasa la vía, experimentó una gran cantidad de violencia durante las elecciones del 2007. Fue llamado El Tren de la Paz de Kibera, destinado a promover la paz.

Wisetwo dice que “Tratar de mezclar (política y arte) no es una tarea fácil”. “Ese no es el concepto de mi expresión. Este mundo tiene demasiados problemas. Tratar de arreglarlos no es lo mio. Yo solo pinto, hago que los lugares se vean hermosos”.

"Nostalgic" in Tunis, Tunisia 2015. Credit: Photo courtesy of Wisetwo

“Nostalgic” en Túnez, Túnez 2015. Créditos: Foto cortesía de Wisetwo.

El año pasado Wisetwo tuvo su primera exhibición en solitario en París.

Su muestra contó con mascaras africanas con patrones influenciados por las culturas de las antiguas civilizaciones tales como los Mayas, Aztecas y Mesopotamia y abarca los jeroglíficos egipcios. Wisetwo dice que este trabajo es el que realmente representa su estilo.

“Si miras el arte callejero y los graffitis, encontraras una gran cantidad de influencia estadounidense y europea. Solo por que yo haya nacido en otro continente, no significa que que deba adoptar una cultura estadounidense o europea de pintar”, dice Wisetwo. “La gente hace eso todo el tiempo. Así que decidí ser fiel a mis raíces, pintar del lugar donde vengo y lo que me interesa mucho de los textos y culturas antiguas. Esta es la mejor manera de expresarme”.

"Resilience of the Soul" in Rochester, New York 2013. Credit: Photo courtesy of Wisetwo

“Resilience of the Soul” en Rochester, Nueva York 2013. Créditos: Foto cortesía de Wisetwo.

Vajo

Vajo de Gabès, Túnez, es una influencia que hay que tener en cuenta. Fue impulsado a la escena nacional el 2011 durante la Revolución tunecina, también conocida como Revolución Jazmín, la cual fue la primera en una ola de levantamientos en el mundo árabe, llamada la Primavera Árabe.

"Does age matter when it comes to love?" A mural for the Djerbahood project in the village of Erriadh, Djerba, Tunisia 2014. Credit: Photo courtesy of Vajo

“Does age matter when it comes to love?” Un mural para Djerbahood, proyecto en la aldea de Erriagh, Djerba, Túnez 2014. Créditos: Foto cortesía de Vajo.

Vajo apareció en un documental llamado PUSH Túnez, el cual reunió a un grupo de patinadores, activistas y artistas callejeros.

Llegaron a ser conocidos como Los Bedouins. A través de su arte, el grupo promueve la paz en el país devastado por la guerra. Volvieron la mansión saqueada de un miembro de la antigua familia gobernante, en un lugar de reunión para las mentes creativas.

Credit: Photo courtesy of Vajo

Créditos: Foto cortesía de Vajo

En el verano del 2014, Vajo participo en Djerbahood, un proyecto organizado por la Parisian Itinerrance Gallery, que contó con la participación de 150 artistas de diferentes nacionalidades. Ellos convirtieron al pueblo de Erriadh en la isla de Djerba, Túnez en un “museo al aire libre”, pintando libremente tantas paredes como quisieran. La isla es la mayor atracción para el país y el trabajo de estos artistas han hecho aún más.

Vajo también esta tratando de mantener el curso medio: trabaja en un taller fundado por la embajada de los Estados Unidos en Túnez, para darle a los niños un curso intensivo en el arte del graffiti.

"Monster" in Tunis, Tunisia 2013. Credit: Photo courtesy of Vajo

“Monster” en Túnez, Túnez 2013. Créditos: Foto cortesía de Vajo.

1 Comentario

  • […] libre, 18 Razones muy reales por las que nadie debería donar a Wikipedia, y cultura urbana, Conozca a tres artistas que pintan las calles de Kenia, Sudáfrica y Túnez, de la que extrajimos las imágenes que acompañan este […]

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.