¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Cineasta recuerda el tsunami que devastó Japón cinco años atrás

La cineasta canadiense Estelle Hebert ha producido un documental de una hora acerca de la lucha por resurgir de un pueblo luego de que un tsunami devastara gran parte de Japón el 11 de marzo del 2011.

En la introducción de su documental, ella cuenta:

[…] Many survivors thought it simpler and more convenient relocating to urban areas with friends or family members. Returning home meant returning to empty plots of land and piles of rubble, not knowing when or if government support would ever make its way to less populated towns. As a result, hundreds of small villages along the east coast were left abandoned.

For Funakoshi, a fishing town home to about 350 people prior to the disaster, the story differs a little. A handful of locals decided they were to not leave their hometown abandoned, and work towards revival.

Funakoshi follows community leader and fisherman Koichi Nakasato, working towards keeping his washed-away hometown alive alongside a group of devoted residents despite the personal challenges of dealing with the aftermath of the tragedy.

[…] Muchos sobrevivientes pensaron que sería más fácil y conveniente ser trasladados a las zonas urbanas con amigos o familiares. Volver a casa significaba retornar a las vacías parcelas de tierra y escombros, sin saber cuándo o si el apoyo del gobierno volvería a las ciudades menos pobladas. Como resultado, cientos de pequeños pueblos a lo largo de la costa este quedaron abandonados.

Para Funakoshi, un pueblo pesquero con cerca de 350 habitantes antes del desastre, la historia difiere un poco. Un puñado de gente decidió no abandonar su ciudad de origen, y trabajar para su reconstrucción..

Funakoshi sigue a su líder y pescador Koichi Nakasato, trabajando para mantener con vida su arrasada ciudad natal junto a un grupo de residentes dedicados a pesar de los desafíos que enfrentan por las secuelas de la tragedia.

El documental está disponible en su totalidad en Vimeo con subtítulos en inglés. También existe una versión del documental con subtítulos en francés.

Hebert, quien participó como docente en el Programa de Intercambio y Enseñanza de Japón, cuenta que aprendió sobre la magnitud de la devastación en su visita a la prefectura de Miyagi como voluntaria después de la catástrofe.

And it was as we drove away from Funakoshi that I began to think this could be a great story, one that should be documented, and one that should not be forgotten. A lot of the times in the media, you don’t necessarily hear about the long-term recovery projects after natural disasters. How do these people cope? How long does it take for them to have a sense of normalcy in their life? What kind of long-term support are they provided with? Will Funakoshi ever be rebuilt? How are the fishermen managing despite having lost so much?

Y fue mientras nos alejábamos de Funakoshi, donde comencé a pensar que esto podría ser una gran historia, una que debería ser documentada, y que no sería olvidada. Muchas veces en los medios de comunicación no se escucha necesariamente sobre los proyectos de recuperación a largo plazo luego de desastres naturales. ¿Cómo hacen frente estas personas? ¿Cuánto tiempo se tarda para que tengan un sentido de normalidad en su vida? ¿Qué tipo de apoyo a largo plazo se les otorga? ¿Nunca será reconstruida Funakoshi? ¿Cómo se las arreglan los pescadores a pesar de haber perdido tanto?

Hebert cuenta que viajó a la localidad de Funakoshi en el transcurso del año con el fin de “documentar lo que [estaba] sucediendo, para ofrecer a los espectadores una mirada personal, íntima y profunda de los miembros de esta pequeña comunidad japonesa en su intento de reconstruir sus vidas a pesar del gran número de víctimas ante la destrucción que les rodea”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.