¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Casos de nepotismo empañan a dos partidos políticos de Trinidad y Tobago

Marlene McDonald in 2008, when she was Trinidad and Tobago Minister of Community Development, Culture and Gender Affairs. Photo by Trinidad News, used under a CC BY 2.0 license.

Marlene McDonald en 2008, cuando fue ministra de desarrollo comunitario, cultura y asuntos de género de Trinidad y Tobago. Imagen de Trinidad News, usada bajo licencia CC BY 2.0.

Tras darle seguimiento a las demandas para investigar a la ministra de vivienda y desarrollo urbano de Trinidad y Tobago, Marlene McDonald, por mala conducta en cargo público, el primer ministro Dr. Keith Rowley finalmente prescindió de sus servicios el 17 de marzo de 2016.

McDonald es acusada no solo de abusar de su autoridad como ministra, para adquirir una casa de la Corporación de Desarrollo Habitacional (HDC) para su esposo de facto, sino también por darle empleo a él y otros parientes dentro de la jurisdicción de su oficina, ignorando de manera flagrante las pautas concernientes al proceso de contratación de personal. También existen acusaciones de que ella estableció una falsa organización no gubernamental (ONG) denominada Calabar Foundation a fin de obtener acceso a fondos públicos.

A pesar que la decisión de despedir a McDonald generó elogios, algunos consideraron que todavía hay mucho por realizar para combatir la corrupción.

Fixin’ T&T, uno de los grupos que presionaron para su despido, exhortó al primer ministro a “priorizar la legislación significativa en materia de adquisición, financiamiento de campaña y de partidos y, denuncias de anomalías; además de crear una oficina financieramente más independiente para el director de la procuraduría general”.

Akins Vidale, escritor para Wired868, también fue reservado con su observación y dejó claro que a pesar que en el pasado han despedido a los ministros, nada ha cambiado de manera fundamental:

If indeed the decision [to fire McDonald] hinged significantly on cheques awarded to the Calabar Foundation, then there must be an effort to recover those funds.

If it is because of the hiring of her ‘famalee’, then a serious question arises about the Parliamentary oversight of MPs’ constituency offices.

Let’s not win the battle and lose the war.

How many Ministers have been fired in the last ten years?

And, the real biggie, how many pieces of legislation can we identify in the same period which have sought to prevent repeats or prosecute offenders?

Si en realidad la decisión [de despedir a McDonald] dependió significativamente por conceder cheques a Calabar Foundation, entonces, se debe realizar un esfuerzo para recuperar esos fondos.

Si fue por la contratación de su “familia”, entonces, surge un cuestionamiento serio sobre el descuido parlamentario en sus oficinas distritales.

No ganemos la batalla para perder la guerra.

¿A cuántos ministros han despedido en los últimos 10 años?

y, lo verdaderamente importante, ¿cuántas leyes podemos identificar en un mismo período de tiempo que han buscado prevenir la frecuencia o el procesamiento de los criminales?

Muchos usuarios de los medios sociales también sintieron que el despido no era suficiente. En Facebook, Lara Quentrall-Thomas planteó la siguiente pregunta:

Being fired is one thing but will Marlene McDonald return the house and salary she gave to her husband to the State ?

Ser despedida es una cosa, no obstante, ¿devolverá Marlene McDonald la casa y el salario que le otorgó a su esposo al Estado?

En su estilo típico, The Late O'clock News, sitio web de naturaleza satírica, tuiteó una opinión humorística acerca de la situación:

Marlen explota bajo presión; los fondos malversados vuelan por doquier.

La administración anterior también infringió la ley

Las cosas comenzaron a ponerse serias cuando se reveló que los miembros de la actual oposición – incluyendo a su líder Kamla Persad-Bissessar – también habían abusado de su cargo al contratar a sus parientes dentro de la jurisdicción de sus oficinas mientras estuvieron en el gobierno.

Persad-Bissessar y sus exministros han estado tratando de esquivar cualquier culpa en este asunto, al afirmar que desconocían las pautas ministeriales, pues estas, aseveran, habían “cambiado”. La realidad es que el parlamento siempre realiza enmiendas en estas pautas antes que una administración deje el poder para que otra lo asuma – por lo tanto, cualquier modificación que se dé ocurre durante su gestión.

No obstante, la oposición ofreció enmendar la situación mediante la devolución del dinero, algo que Fixin’ T&T consideró “ofensivo“. Un editorial de Trinidad Express hizo un resumen acerca de su actitud “poco sincera”:

The public expects a higher standard from the people to whom it has charged the responsibility for making laws. The very least expected of them is to observe the rules of Parliament and the laws of the land, both of which prevent members of Parliament from using public funds to provide employment for defined categories of relatives. […]

It is not only the rules of Parliament that forbid incestuous employment. Under the heading of ‘Code of Conduct’, the Integrity in Public Life Act is clear in stating that public officials covered by that law shall not use their office for the ‘improper advancement’ of their family’s personal or financial interests.

El público espera altos estándares de las personas a quienes se les ha encomendado la responsabilidad de crear leyes. Lo mínimo que se espera de ellos es que cumplan las normas del Parlamento y las leyes del país, las cuales previenen que los miembros del parlamento utilicen fondos públicos a fin de brindar empleo a las categorías de parientes definidas. […]

No solo en estas normas se contempla la prohibición de contratación incestuosa. Bajo el título “Código de Conducta”, la ley de integridad en la vida pública, se establece claramente que los funcionarios sujetos a esta ley no deben utilizar su cargo para “mejorar indebidamente” los intereses personales o financieros de sus familias.

Los memes, como este que fue compartido en Facebook por el grupo ‘Citizens building a BETTER T&T’, no se hicieron esperar:

Meme shared by Travis Gopaul on Facebook.

Meme compartido por Travis Gopaul en Facebook. Traducción: T&T fui primer ministro durante cinco años y me regalé seda, sin embargo, necesito a un empleado para que me informe con quien estoy emparentada.

Una lección para ambos bandos

En un artículo publicado en Wired868, Sunity Maharaj se refirió al despido de McDonald como “precisamente el bautismo de fuego que se necesitaba” para que el primer ministro Dr. Keith Rowley pensara no como un líder de partido, sino como el dirigente de una nación:

The dismissal of Marlene McDonald could be the start of something good, if it helps to shift the system towards more accountable power. If this were to happen, it would mark a real revolution.

The more predictable outcome, however, is that her dismissal will stand as a new marker of polarisation rather than a new standard of politicisation.

El despido de Marlene McDonald podría ser el inicio de algo bueno, si esto contribuye a transformar el sistema en un poder más responsable. Si realmente se diera esto, daría paso a una verdadera revolución.

El resultado más predecible es, no obstante, que su despido permanecerá como un nuevo indicador de polarización en lugar de ser un nuevo estándar de politización.

Ella dejó claro que los líderes necesitan entender el mensaje, que los votantes ya no van a tolerar la falta de transparencia cuando se trata de su patrimonio:

As for the government, both Mrs Persad-Bissessar and Dr Rowley have fallen victim to the idea that they are equipped and well-placed to investigate their own ministers and clear them of wrong-doing.

This is the old colonial power system at work in which prime ministers assume the authority of the all-powerful governor.

In 2016, it is long past the time for independent and transparent systems of investigation and accountability.

En cuanto al gobierno, tanto la Sra. Persad-Bissessar como el Dr. Rowley han sido víctimas de la idea que están equipados y bien posicionados para investigar a sus propios ministros y alejarlos de actividades ilegales.

Este es el antiguo sistema colonial de poder en funcionamiento, en el cual los primer ministros asumen la autoridad de un gobernador todopoderoso.

En el año 2016, ya es tiempo de aplicar sistemas independientes y transparentes de investigación y de rendición de cuentas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.