¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

China: La muerte de un estudiante expone el caos del sistema de salud, agravado por el motor de búsqueda de Baidu

Wei Zexi talks about his aspiration to live. Image: News.sina.com.cn

Wei Zexi habla de sus ganas de vivir. Imagen de YouTube.

“No quiero morir. No he visto resultados tras de 21 años de lucha y esfuerzo y sigo soñando con conocer el mundo”, dijo Wei Zexi en un breve video antes de morir. “No imagino cómo seguirán mis padres con sus vidas si yo muero”.

Wei, un estudiante universitario de 21 años de Xi’an, capital de la provincia de Shaanxi, padeció sarcoma sinovial durante años, y ni la quimioterapia ni la cirugía dieron resultado.

En la desesperación, Wei y sus padres buscaron en Baidu, el principal motor de búsqueda de China, y encontraron el Hospital Segundo de la Policía Armada de Beijing. Wei llegó a gastar 200.000 yuanes (equivalentes a unos 30.900 dólares estadounidenses) por un falso tratamiento que, al final, sólo agravó su condición.

Fue después que Wei y su familia se dieron cuenta de que el resultado de la búsqueda era en realidad un anuncio publicitario de Baidu bajo el sistema de Subasta de Posición de la compañía. Además, el tratamiento que recibió no vino por parte del hospital militar sino de un tercero, un subcontratista de la sala de cirugía del hospital.

Wei falleció el 12 de abril y la opinión pública china estalló en furia.

En respuesta, la Dirección del Ciberespacio, el organismo regulador de internet de China, anunció el inicio de una investigación sobre Baidu, a la vez que la Comisión de Sanidad Nacional y Planificación Familiar y departamentos de la Comisión Militar Central presentaron una investigación conjunta sobre el hospital.

Engañados por los resultados de búsqueda de Baidu

“En ese momento, no sabía lo siniestro que era Baidu”, dijo Wei cuando explicaba cómo cayó en la misma trampa médica que atrapó a otros en una publicación de Zhihu, una comunidad en línea de preguntas y respuestas.

Baidu ha dominado por mucho tiempo el mercado chino de los motores de búsqueda y amplió su rango de servicios desde el envío de comidas hasta el servicio de taxis.

No obstante, el público ha criticado a Baidu por su sistema de subasta de posición y por arrojar resultados de búsqueda engañosos y fraudulentos.

Usualmente, las primeras páginas de cualquier resultado de búsqueda de Baidu muestran enlaces patrocinados y empresas que pagan por tener una mayor exposición.

Pero no todos se dan cuenta de este sistema de subasta, o de lo peligroso que puede ser tomar en serio esos resultados de búsqueda patrocinados. Wei fue víctima de uno de esos resultados fraudulentos. Él y su familia siguieron el enlace del motor de búsqueda, visitaron el sitio del hospital, donde afirmaban haber importado un tratamiento biológico de la Universidad de Stanford llamada “células dendríticas y células asesinas inducidas por citocinas” que, según aseguraban, prolongaría su vida hasta por 20 años.

El sitio web del hospital no revelaba que el tratamiento era subcontratado a través de una empresa médica privada asociada a Putian, una red de emprendedores médicos, que controla miles de instituciones médicas privadas de China.

[Actualización: 10:00am del 5 de mayo de 2016] “La Universidad de Stanford no mantiene relación alguna con este caso ni con el hospital. No más comentarios”, dijo Becky Bach, quien está a cargo de las relaciones con medios de la Oficina de Comunicación y Asuntos Públicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, según lo informado a este autor en un correo electrónico.

En otras palabras, el tratamiento anunciado en Baidu era un fraude, y el motor de búsqueda no se molestó en verificar las alegaciones del anuncio antes de exponerlo a la gente que busca atención médica. Dado que Wei no tenía conocimientos médicos profesionales, creyó en las afirmaciones del hospital y tomó una mala decisión que le costó la vida.

En China, difundir rumores en la red es un delito penal, pero la policía rara vez ha culpado a Baidu por promover fraudes en su negocio publicitario.

En una publicación de Zhihu antes de su muerte, Wei dijo que esperaba que su historia sirviera para evitar que otros cometieran el mismo error. “Si no, será un precio muy alto a pagar por los pacientes que sufren tumores”, advirtió.

El crecimiento de los hospitales de la facción Putian

Baidu debería ser responsabilizada por difundir información falsa, pero la parte responsable de la estafa que mató a Wei son los hospitales de la facción Putian.

Putian es una ciudad del sudeste de la provincia de Fujian, donde la medicina privada ha sido una industria fundamental desde la década de 1980. La facción consta principalmente de “cuatro clanes”, los Chen, los Zhan, los Lin y los Huang, que actualmente poseen 80 por ciento de todas las clínicas privadas de China.

Numerosos empresarios de Putian ejercen como médicos aficionados o “médicos descalzos” que han surgido de la Revolución Cultural y no cuentan con antecedentes médicos profesionales. Uno de los eslóganes de venta favoritos de estos médicos es “Curamos cientos de enfermedades”.

Al comienzo de la Reforma y Apertura de 1978, muchos hospitales no contaban con subsidios estatales suficientes para funcionar. Como resultado, estos médicos de Putian aprovecharon la oportunidad y llenaron el vacío financiero ofreciendo inversiones, así como también médicos y equipamientos adicionales, y entraron en un acuerdo de reparto de ingresos con los hospitales. Fue el inicio de una nueva era de comercialización de la medicina. En la década de 1990, cuando China empezó a permitir la inversión del sector privado en los hospitales públicos, la industria médica del país se volvió enormemente rentable.

En el 2000, las autoridades prohibieron la inversión privada en los hospitales públicos, pero levantaron la prohibición de establecer clínicas privadas.

Muchos hospitales de China tienen en sus nombres las palabras “ejército”, “fuerza aérea” y “policía armada”, y todos los hospitales militares han sido directamente controlados por el Ejército Popular de Liberación, a diferencia de las instalaciones públicas, supervisadas por el Departamento de Salud. Estos hospitales militares se han convertido en aliados estratégicos de la facción Putian.

Actualmente, existen cerca de 8.000 hospitales privados de Putian, lo que representa más de 70 por ciento de todo el mercado nacional.

Los hospitales asociados a Putian aseguran que cuentan con los tratamientos más avanzados del mundo y los médicos con más experiencia del país, y que curan cualquier enfermedad.

Según Tencent News, en 2014, los hospitales de la facción Putian aportaron 10.000 millones de yuanes (equivalentes a 1.600 millones de dólares estadounidenses) a la ganancia publicitaria de Baidu. En enero, Baidu fue muy criticada por inundar a las comunidades en línea con alegaciones falsas y anuncios de hospitales sin licencia.

Muchos pacientes como Wei han sido estafados por mucho dinero.

¿Quién es responsable?

El caso de Wei no es el primer escándalo público relacionado con los hospitales de la facción Putian.

En el 2006, Oriental Outlook, una revista asociada a la agencia de noticias estatal Xinhua, publicó un sustancioso informe que afirma que Lang Xianping, un reconocido economista chino, había revelado la historia desde adentro de los hospitales de la facción Putian en su programa  televisivo. Misteriosamente, poco después, sacaron el programa del aire.

“Somos aquellos que no tienen poder y sólo podemos exhortar a los que sí lo tienen a que se involucren [en la investigación de esos hospitales]”, dijo Lang en aquel entonces.

Ren Yi, un posgraduado de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Escuela Kennedy de Harvard y ex investigador visitante del Centro Fairbank de la Universidad de Harvard, argumenta que el hospital que protagoniza la historia de Wei debe asumir la mayor responsabilidad de este escándalo:

武警二院是一家专业医疗机构,他应当受到存在千年的医德传统约束;他应当直接受公共卫生相关法律法规政策的监管;他对医疗手段的有效性应该有专业认识及接近或等于完全知情。但基于以上,他仍然选择在这样一个具体的医疗服务上进行外包,提供医疗增信并获取经济利润。因此他的道德最大。

El Hospital Segundo de la Policía Armada es un instituto médico profesional y debería restringirse a la ética médica convencional. Debería tener la supervisión de las leyes y regulaciones pertinentes en materia de salud pública. Debería contar con el conocimiento profesional sobre la eficacia de los tratamientos, conocerlos bien y en su totalidad. A pesar de ello, aún elige tercerizar los tratamientos médicos y los recomienda para obtener ganancias. Por ello, debería cargar con la mayor responsabilidad moral.

“Somos personas comunes y corrientes y no queremos involucrarnos en disputas ni atraer la atención [pública]”, dijeron los padres de Wei en una entrevista exclusiva con Caixin. “Sólo queremos vivir en paz”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.