¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En un concurso escolar emitido en Jamaica, los adultos no saben perder

Screenshot of a YouTube video of Television Jamaica's Schools Challenge Quiz 2016 Finals, which pitted rural school Titchfield High against Kingston's Campion College.

Captura de pantalla de un vídeo de YouTube de la final del concurso televisivo de preguntas y respuestas de segundaria de Jamaica que enfrentaba a la escuela rural Titchfield High contra el Campion College de Kingston.

El Schools Challenge Quiz, un programa eliminatorio anual emitido por Televisión Jamaica justo antes de su telediario en horario de máxima audiencia, es una institución nacional tras sus 47 años en antena. Es siempre un acontecimiento seguido con interés y gran audiencia. El concurso de este año entre equipos de institutos jamaiquinos ha estado cargada de controversia con quejas, acciones legales e intercambio de insultos entre los seguidores en los medios sociales.

La competencia de 30 minutos incluye una “ronda rápida”, en la que cada equipo tiene la oportunidad de responder tantas preguntas como le sea posible en tres periodos de 60 segundos, así como una “ronda con pulsador”, en la que el primer equipo que presione el pulsador responde la pregunta, aunque puede perder puntos si la respuesta es errónea. Esta última sección ha causado muchos giros inesperados a los equipos en el pasado. Es una competencia por eliminatorias en la que los equipos ganadores pasan a la siguiente ronda.

Los problemas comenzaron el 16 de marzo, cuando Televisión Jamaica retransmitió el concurso entre los dos centros de Kingston, (los actuales campeones, Ardenne High, y Camperdown High), que terminó con la victoria de Camperdown con un margen de dos puntos de diferencia, clasificando a la escuela para los cuartos de final. Sin embargo, después de la retransmisión, Televisión Jamaica reconoció un error en los marcadores en la parte de las preguntas con pulsador, que habría terminado con un empate, pero esto no se corrigió inmediatamente en el programa.

El canal de televisión organizó, por tanto, una repetición (un hecho poco usual) que ganó Ardenne. Camperdown inmediatamente solicitó una orden para detener la temporada actual hasta que el asunto se resolviera, que fue rechazada por el Tribunal Supremo, que ordenó a la escuela que pagara por los daños causados a Televisión Jamaica.

La cólera estaba desatada. Un profesor de Camperdown describió así la situación:

We were the underdogs, it was a classic tale of ‘David and Goliath’ gone wrong and the whole situation opened up a Pandora’s Box, which has been years in the making.

Nosotros éramos los perdedores esperados. Era un típico caso de “David contra Goliat” que salió mal y toda la situación abrió la caja de Pandora que había estado años en ciernes.

Los perdedores esperados ganan

Finalmente, Ardenne consiguió la tercera plaza en el concurso.

Más tarde esa misma semana, el expresidente de la Asociación de Exalumnos del Kingston College (“KC”), el embajador Stephen Vasciannie, escribió al director general de la cadena de televisión, quejándose de que los jueces hubieran restado de modo incorrecto e injusto cuatro puntos al equipo de su ex escuela en otro programa clasificatorio. Tras la pausa para publicidad, los jueces mencionaron que tras una “minuciosa comprobación”, el marcador quedaba empatado, cuyo desempate terminó con la derrota del KC. Televisión Jamaica respondió a la queja diciendo que se habían seguido los procedimientos adecuados.

La gran final del 3 de marzo estuvo rodeada de una publicidad deslumbrante y una gran atención en los medios sociales. Dos instituciones conocidas pero con grandes diferencias compitieron: el Campion College de Kingston (considerado un centro para la élite académica) vs. el histórico Titchfield High School, situado en la ciudad rural de Puerto Antonio. Según avanzaba el programa, la atmósfera entre los seguidores y los participantes se volvió extremadamente tensa. El llamamiento “cálmense, cálmense” de uno de los miembros del equipo de Titchfield a sus nerviosos colegas (“sin precedentes” según el maestro de juegos John Paul Menou) acabó con cinco segundos extra para la ronda con pulsador.

Tras la doble comprobación de los resultados, Titchfield ganó por solo dos puntos.

El periódico Gleaner informaba:

On resumption, Campion used the dying seconds to level the score, sending the match into sudden death extra time. However, Campion would lose two points after incorrectly answering the tie-breaking question and the Titchfield team went into uncontrollable cheers, setting off celebrations in Port Antonio.

A continuación, Campion usó los últimos segundos para subir su marcador y dio lugar en el concurso a un tiempo extra de muerte súbita. Sin embargo, Campion perdería dos puntos tras responder incorrectamente a la pregunta del desempate y el equipo de Titchfield se volvió loco de alegría, lo que inició las celebraciones en Puerto Antonio.

Los seguidores de Titchfield (el colegio fue subcampeón en 2011, 2012 y 2013) estaban eufóricos. Un seguidor se regocijaba en la página de Facebook del programa:

oh Titchfield…we have FINALLY done it!!!! You have taught some of us the TRUE MEANING of PERSEVERANCE.That little country school on the hill, you have FINALLY made your mark!

Oh Titchfield… ¡¡¡¡FINALMENTE lo hemos conseguido!!!! Nos has enseñado el VERDADERO SIGNIFICADO de la PERSEVERENCIA. Esa pequeña escuela rural en la colina, ¡FINALMENTE han dejado su huella!

El periódico Gleaner tuiteó:

La gente apiñada en la plaza de Puerto Antonio por la final de SCQ entre Titchfield High y Campion College.

Otro tuit de Portland:

La plaza de Puerto Antonio está muy animada… Puedo oír la música y estoy a más de una milla. Ven a celebrarlo con Titchfield.

La falta de buen comportamiento deportivo

Como a veces ocurre cuando compite gente joven, sus seguidores adultos no siempre se comportan de un modo ejemplarizante. Los comentarios en Twitter antes, durante y tras la competición se calentaron en exceso. Las burlas y los insultos volaban entre las facciones rivales.

Si bien se lanzaron ataques desde ambos bandos, un joven comentarista tuiteó:

@Petchary@SH3DXZ Había una intensa crítica contra la participación de Campion en el programa. Los estudiantes del colegio se cansaron y respondieron.

Como los seguidores del Campion se mofaban de los graduados de Titchfield sugiriendo que solo están cualificados para trabajar como cajeros de supermercado debido a su nivel educativo inferior, otros cuestionaron la organización del programa y, en particular, una supuesta parcialidad entre los jueces:

Titchfield abre la puerta a que las escuelas “rurales” del siglo XXI ganen. @televisionjam necesitas recuperar credibilidad.

La columnista, empresaria y alumna del Campion College Patria-Kaye Aarons comentaba:

Who would have thought that an unfavourable end to a high-school competition would have coalesced so many of Jamaica's brightest minds and stirred up such venom in people? The situations in question seem to have escalated to a level not even the intervention of the Dispute Resolution Foundation can help…Not winning, in any competitive arena, can perhaps be one of the biggest teaching moments for our young people. As adults, we have a responsibility to teach them to lose graciously, and that the end result isn't the only thing that matters.

Were the shoe on the other foot (as it has been in the past), and Campion suffered an unfair defeat, my argument would be exactly the same. Dear complainers and protesters, feel proud that your teams did their best when representing your schools. Congratulate and console them and keep it moving. We don't always get our way. Welcome to life.

¿Quién habría pensado que un final negativo en una competencia entre alumnos de secundaria uniría algunas de las mentes más brillantes de Jamaica y suscitaría tanto resentimiento? Las situaciones en cuestión parecen haber escalado a un nivel en el que ni la intervención de la Fundación de Resolución de Conflictos puede ayudar… No ganar, en cualquier ámbito de competencia, quizás pueda ser uno de los mejores momentos educacionales para la gente joven. Como adultos, tenemos la responsabilidad de enseñarles a perder honradamente y a que el resultado final no sea lo único que importe.

Si estuviéramos en el caso contrario (como así ha sido en el pasado), y Campion sufriera una derrota injusta, mi argumento sería exactamente el mismo. Queridos quejosos y detractores, siéntanse orgullosos de que sus equipos dieron lo mejor al representar a sus colegios. Felicítenlos y consuélenlos, y sigan adelante. No siempre conseguimos lo que queremos. Bienvenidos a la vida real.

Lealtades a la “vieja escuela”

Los jamaiquinos tienen un fuerte sentimiento de lealtad a la “vieja escuela”, expresado de muchas formas (incluidos los chicos y chicas de las recién concluidas competencias atléticas “Campeones”). Mientras que normalmente son inofensivas y amables, las rivalidades en ocasiones muestran un atisbo de una Jamaica dividida en clases, estatus, y una grieta entre la Jamaica rural y urbana que es menos agradable. El educador Damien Williams tuiteó:

El SCQ2016 de este año ha relevado mucho sobre las clases, los privilegios y los estereotipos y los raros momentos creados por su intersección.

Otro tuit le daba la razón:

Respeta todas las escuelas, respeta todos los trabajos. El clasismo es ofensivo. Simplemente no me importan cuáles sean las circunstancias.

Parece que hay muchas cosas que aprender desde ambos lados antes de que la temporada 2017 del programa comience.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.