¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Se define el siguiente ataque a la prensa independiente de Rusia

The news agency RBC finds itself in trouble. Image edited by Kevin Rothrock.

La agencia de noticias RBC se encuentra en problemas. Imagen editada por Kevin Rothrock.

Alguien en Rusia desea desesperadamente que las personas piensen que el multimillonario Mikhail Prokhorov se está preparando para liquidar dos activos particularmente importantes: la compañía eléctrica Quadra y el conglomerado de medios de comunicación RBC. Los rumores, que han circulado por años, se volvieron tan persistentes que el grupo inversionista de Prokhorov, Onexim, ni siquiera tuvo tiempo para negar el más reciente de estos antes que apareciera el 24 de abril en un extenso artículo publicado en Gazeta.ru, el cual llevó por título “La liquidación de activos de Prokhorov“.

Mikhail Prokhorov, quien realizó una campaña presidencial relativamente discreta en contra de Vladimir Putin en el año 2012, quedó involucrado en problemas el mes pasado. El 11 de abril, el canal de televisión REN-TV transmitió dos segmentos sobre Onexim: el primero acusaba a Quandra por inflar los precios de vivienda y servicios públicos en la ciudad de Lipetsk y el segundo sostenía que Prokhorov mantiene oculta su riqueza en cuentas bancarias en el extranjero. Tres días después (en el mismo día que Vladimir Putin se dirigió a la nación por medio de la televisión en una sesión de “preguntas y respuestas” que duró 3,5 horas), la policía federal realizó redadas en las oficinas de varias compañías que pertenecen a Prokhorov, entre estas la oficina de Onexim ubicada en Moscú. Un portavoz del gobierno informó posteriormente que estos cateos fueron parte de una investigación independiente, aunque los policías consideraron que la evidencia encontrada, durante las mismas, implica a Onexim en evasión de impuestos.

Inmediatamente después que se llevaran a cabo las redadas, la estación de televisión Dozhd citó a dos fuentes anónimas de RBC en un informe que afirmaba que los allanamientos en la oficina de Onexim fueron parte de una campaña para presionar a Prokhorov a fin de que venda su compañía de noticias, RBC. Entre tanto, el periódico Kommersant indicó que sus propias fuentes explicaron que fue un esfuerzo de las autoridades para influir en la política editorial de RBC. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, posteriormente negó (en términos particularmente firmes) cualquier conexión entre la política editorial de RBC, la labor de los investigadores y el gobierno.

El 21 de abril, los problemas empeoraron para Prokhorov cuando un bloguero anónimo denominado Vredina999 compartió unas capturas de pantalla de un artículo que fue publicado por RBC acerca de las futuras complicaciones del plan de Rusia para privatizar acciones en varias empresas estatales, con el fin de propiciar déficits presupuestarios. En las imágenes filtradas por Vredina999, RBC aparentemente publicó (accidentalmente) una nota escrita por uno de los editores de la agencia, que estaba dirigida a los reporteros que trabajaban en la historia. En estas notas solicitaron a los autores que buscaran a un analista que criticara al presidente Putin por limitar qué empresas pueden licitar acciones dentro de las compañías estatales de Rusia. (La copia final del artículo de RBC no incluye la opinión experta de un economista para ese propósito).

RBC publica accidentalmente una historia incompleta que incluye una nota editorial vergonzosa. Imagen: Ruposters.ru

El hallazgo de Vredina999 realmente comenzó a generar revuelo cuando lo continuó al día siguiente el sitio web de noticias a favor del Kremlin Ruposters (que es dirigido por el excolaborador del Kremlin Stanislav Apetyan). En su artículo, las notas editoriales de RBC fueron descritas como instrucciones para encontrar la “opinión correcta”. Egor Timofeev, el portavoz de RBC, respondió que las notas filtradas fueron simplemente preguntas editoriales ordinarias y no un esfuerzo diabólico para introducir la ideología en los relatos de la agencia.

Según el diario digital Gazeta.ru, los funcionarios del Kremlin se han vuelto más impacientes con respecto al reportaje independiente de RBC, y particularmente enfurecidos con la agencia debido a que publicó información sobre Katerina Tikhonova, la presunta hija de Putin, y Kirill Shamalov, su presunto esposo. (Gazeta.ru decidió no publicar los enlaces en esas historias, quizá, por temor a ser vinculados directamente con los materiales). Después que publicaran estas dos historias (en enero 2015 y diciembre 2015, respectivamente), Reuters publicó otras enfocadas en la relación de esos individuos con Putin.

Tras la publicación de los denominados “papeles de Panamá”, el periódico impreso de RBC también presentó en primera plana una historia sobre las cuentas bancarias ílicitas en el extranjero. Esta incluyó una fotografía de Putin. (En respuesta, uno de los críticos más ruidosos de Rusia y uno de los simpatizantes más expresivos del Kremlin, Dmitry Kiselyov, utilizó su programa de televisión el 10 abril para denunciar al conglomerado de medios como un “asistente ruso” que trabaja para los propagandistas estadounidenses).

Dmitry Kiselyov muestra la controversial primera plana de RBC. Imagen: Tjournal.ru

Mientras tanto en RBC, Elizveta Osetinskaya, la editora en jefe de la agencia de noticias y árbitro de las decisiones importantes sobre políticas, partirá muy pronto a un extenso sabático. A principios de abril, RBC anunció que ella sería reubicada de manera temporal en la Universidad Stanford en el mes de setiembre. No obstante, unas cuantas semanas después reveló que Osetinskaya estará tomando una licencia para ausentarse de sus labores que puede iniciarse incluso más pronto de lo previsto (en mayo).

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.