¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La censura china reprime las transmisiones “ilegales” en vivo, incluído comer una banana en forma erótica

Un YouTuber londinense llamado Phil Watson, subió un video donde se lo ve comiendo una banana en forma erótica en la puerta de la Embajada de China, en Londres para protestar sobre la última censura de Pekín que apunta a las “sugerentes” transmisiones en vivo.

La transmisión en vivo de los talk shows, muchos de ellos con mujeres, se ha convertido en algo cada vez más y más frecuente en los últimos años en China. En promedio, los espectadores pasan alrededor de 135 minutos diarios mirando ese tipo de shows.

Un total del 60 por ciento de los espectadores tiene menos de 22 años y el 77 por ciento son varones. Los presentadores conocidos pueden ganarse hasta 10.000 yuanes (aproximadamente 1.500 dólares) por mes, que en su mayoría provienen de propinas que reciben de los fans, aunque las plataformas generan ingresos a través de publicidad y asociaciones con empresas de juego, también.

Las autoridades comenzaron a tomar medidas enégicas sobre el contenido “ilegal” en febrero de 2016, enfocándonse en la transmisión en vivo de las plataformas. En este caso, el contenido ilegal puede incluir transmisiones en vivo de series de TV o informes de noticias, lenguaje vulgar,  ropa “inadecuada” (los presentadores que aparezcan en cámara en ropa interior o en top sin mangas, por ejemplo) o comiendo y posando con bananas de una manera “provocativa”.

Como es imposible pre-examinar el contenido en una transmisión en vivo, el departamento de seguridad pública de China ha establecido dependencias policiales en las oficinas de las principales plataformas de transmisión en vivo para supervisar lo que se esta transmitiendo.

Un diario local, New Express, publicó el seguimiento de una historia destacada el 5 de mayo para investigar cómo los censores de la web revisan el contenido transmitido en vivo. En una sola empresa, hay alrededor de 80 personas trabajando en turnos pautados para censurar el material emitido. Todo el contenido transmitido en vivo es revisado por un detector autómatico de sonido e imágenes antes de pasar por el equipo humano de censura.

Cada miembro del equipo tiene que chequear más de 60.000 capturas de pantalla del contenido transmitido en vivo por hora. El equipo se las ingenia para retirar el contenido ilegal dentro de los 20 segundos después que la transmisión en vivo ha comenzado, de acuerdo a la historia del New Express. El artículo no especificaba si los censores eran empleados de las empresa, agentes de policía o trabajadores subcontratados.

Las plataformas que no sastifacen los niveles de censura de las autoridades serán multadas o incluso desconectadas de Internet.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.