¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Medellín combate la violencia con “Hip Hop que brota de la tierra”

Billede8

Hiphopper “El Aka” y un compañero practicando Agro-Arte. Foto de Louise Møller, previamente publicada en Rapolitics.org y AgroArte y usada con permiso

Si el hip hop es calle, debajo de la calle hay tierra, nosotros somos esas plantas callejeras que se resisten a que le echen cemento, y el cemento es el olvido, es decir que no pasa nada. 

Así es como artista del hip hop “El Aka” explica el vínculo entre el hip hop y la agricultura. El Aka trabaja con la juventud excluida de la Comuna 13 de Medellín, para quienes fundó el programa “Semillas del futuro”, que se basa en una combinación inesperada para muchos. Para El Aka una de las formas más importantes de hacer comunidad se conjuga con la recuperación de la memoria y la visibilidad de todos los habitantes de la ciudad. Así, este programa se dedica a las juventudes que no se han tomado en cuenta dentro de los avances de la ciudad de Medellín: una ciudad que para muchos ha avanzado de modo milagroso de ser la ciudad predilecta del tráfico de drogas, a una ciudad conocida por sus innovaciones urbanas. De acuerdo con el artista:

En la ciudad que la están planteando como la más innovadora, nosotros decimos que es la ciudad más aniquiladora. [El mismo día] que le dieron ese título mataron a 25 jóvenes. 

El hip hop es un movimiento internacional de cultura urbana que abarca cuatro elementos: el graffiti, el break dance, el rap y el DJ. En Medallo (como los habitantes de Medellín se refieren a su ciudad) el hip hop ha sido tendencia desde los años 80, especialmente en las laderas de la ciudad. Muchos y muchas jóvenes crecen admirando a sus ídolos hiphoppers locales y sueñan con algún día ser nombres reconocidos en la escena. Para un país como Colombia, que ha permanecido en un estado de guerra interna por más de 60 años, y una ciudad como Medellín, que ha sido de los sitios urbanos que más ha padecido de la violencia, el hip hop ha tenido un rol vital en la resistencia civil, en la creación de memoria y en la construcción de un tejido social fragmentada y descompuesta.

Semillas del Futuro es un ejemplo de un proceso que intenta, a través de sus acciones, crear e imaginar una comunidad distinta a la que la invisibilidad y victimización les ha creada hasta ahora.

Así lo expresa El Aka en el siguiente video:

Nuestro proceso nació como […] resistencia frente a una escombrera que tiene más de 300 cuerpos enterrados después de las operaciones militares acá. Si no juntamos las manos con otros y otras, en este país continuaría pasando lo mismo de siempre. La idea es proponer. Hemos estado asesinándonos [desde] hace 60 años. Hemos entendido que este país lo hemos construido nosotros y nosotras.

Semillas del Futuro une a aproximadamente 60 jóvenes de la Comuna 13 y juntos practican el “AgroArte”. Es decir, vinculan el agro (la siembra) con el arte (el hip hop). Así, enseñan a los y las jóvenes a sembrar semillas, a trabajar la tierra y a cultivar huertos, Al mismo tiempo, los participantes escriben y cantan sus propias creaciones musicales de hip hop.  De ese modo, a través de las letras, documentan todo lo que pasa y lo que ha pasado; y a través de la siembra apropian espacios físicos que han sido marcados por la violencia. Con ello, los espacios se convierten en escenarios de una resistencia viva y simbólicamente significativa.

Muchas de estas personas provienen de zonas rurales y han llegado a Medellín huyendo de la violencia. A raíz del conflicto interno, Colombia es uno de los países del mundo con más desplazados internos. Por ello, para muchas de estas personas, sembrar es recordar sus vidas antes de su escape a la persecución por grupos armados.

Los participantes trabajan juntos, sin líderes ni jerarquías, en una estructura circular y sin concentraciones de poder. Todo ello con el fin de crear un barrio con orgullo y amor propio. A través de sus acciones retoman espacios que han visto fuertes escenas de violencia y de operaciones militares, y los convierten en espacios con memoria y dignidad:

Nosotros no creemos en la burocracia ni en los políticos, nosotros creemos en la capacidad de la gente de crear. De exigir a través de las acciones. 

El programa representa también un espacio de encuentro donde vecinos se conocen y comparten por medio de acciones positivas para la comunidad. Es una forma de posibilitar la confianza y la convivencia y buscar que la ciudadania se relacione.

Algunas de las canciones de Semillas del Futuro pueden escucharse aquí:

Y en este video pueden verse a los participantes junto con El Aka explicando más sobre AgroArte:

A través de Twitter pueden seguirse también las actividades y las causas apoyadas por el colectivo y sus actores. Del mismo modo, otros usuarios han compartido algunas de las experiencias:

Para conocer más sobre la labor que hacen y los que lo practican, el canal de youtube de AgroArte Barrio Bajo Producciones tiene muchos más videos.

 

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.