¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Redes sociales brasileñas culpan a la víctima luego que vídeo de violación grupal fuera compartido en Twitter

vitorteixeira-estuprocoletivo

“Parece que usó drogas”, “Bueno, con esa ropa…”, “16 años y ya tiene un hijo…”, “¡Se lo merecía!” – Caricatura por Vitor Teixeira, compartida en la página de Facebook del artista.

Un sábado por la noche, una joven de 16 años dejó la casa de sus padres en la zona suburbana de Río de Janeiro y fue a la casa de su novio. La pareja iría después a una fiesta. Ella recuerda que llegó a la casa de él y que se quedó dormida. El domingo por la mañana, se despertó en otra casa con sensación de mareo y rodeada de hombres armados. Despertó, se puso algunas prendas que un hombre dejó tiradas y tomó un taxi a casa.

Tres días después, un vídeo de 40 segundos de duración surgió en Twitter.

En él, aparece acostada, desnuda e inconsciente sobre una cama mientras varios hombres bromean y se ríen. Se puede escuchar que dicen “esta se quedó embarazada de más de 30 hombres”.

Uno de los hombres se tomó una selfie con ella en el fondo y la publicó en Twitter. Otros reaccionaron al vídeo con comentarios similares.

Culpabilización de la víctima, protestas

A medida que los medios de comunicación comenzaron a cubrir el caso, una ola de comentarios que culpaban a la víctima del hecho se manifestaron en las redes sociales.

Una página de Facebook recogió capturas de algunos de los comentarios: “Esto no habría ocurrido si se hubiese quedado en casa”, decía uno. “Si hubiese ido a la iglesia, en cambio”, se leía en otro.

Los detalles que rodean el caso, como el hecho de que su novio y los otros 32 hombres eran traficantes de drogas, que la fiesta y la violación grupal se realizaron en una favela, y que la chica admitió a la policía que consumió drogas ayudaron a quienes la culpan a relativizar su empatía hacía ella.

Pero el repudio general hacia el delito también creció rápidamente.

Twitter bloqueó rápidamente el perfil del hombre que subió el vídeo. Una petición, impulsada principalmente por páginas feministas, se extendió a través de las redes sociales para pedirle a las personas que no busquen el vídeo en la web.

En menos de dos días, la Fiscalía de Río de Janeiro recibió 800 quejas relacionadas con el caso. El viernes, cuatro sospechosos fueron identificados y serán llevados para ser interrogados. Entre ellos está quien era novio de la víctima desde hace tres años.

Le siguió un revuelo masivo en las redes sociales en la que los temas centrales eran la culpabilización de la víctima y el sexismo generalizado.

Se programaron protestas en todo Brasil para el fin de semana del 28 y 29 de mayo, además, las mujeres están cambiando sus fotos de perfil por una imagen en la que se puede leer “Para ponerle fin a la cultura de la violación”.

La periodista Ana Freitas publicó en Facebook:

1. Nem uma a menos. A gente não deixa nenhuma pra trás. O nosso poder de mobilização e a nossa força está deixando todas as outras no chinelo.
2. Não foi culpa dela. Trinta homens e nenhum foi capaz de parar e dizer “gente, pera, isso é meio mancada”. Não foi culpa delas.
3. Tem alguém ai que duvida de cultura do estupro? Chega mais. Explica pra mim como 30 homens estupram uma mulher desacordada se não existir uma cultura velada dizendo que vagabunda merece ser estuprada (e que coloca na categoria “vagabunda” qualquer mulher que não seguir um código de conduta subjetivo).
4. Você está pronto (como homem) pra dizer ao seu amigo babaca que ele é babaca e machista pelo jeito que fala das mulheres, pelos vídeos que compartilha? Está pronto pra tentar mostrar pra pelo menos alguns deles que esse tipo de atitude prepara o terreno pra violência contra mulher? Por que essa é a parte difícil.

  1. Ni una menos. No dejaremos a ninguna mujer atrás. Nuestro poder de movilización y nuestra fuerza está poniendo a todos los demás en vergüenza.
  2. No fue su culpa. 30 hombres y ninguno fue capaz de para y decir “chicos, esperen, esto está mal”.
  3. ¿Hay alguien que dude de la existencia de la cultura de la violación? Venga para acá. Explíqueme cómo 30 hombres violaron a una mujer inconsciente si no hay una cultura encubierta al decir que las mujeres “zorras” se merecen ser violadas (y poner a las mujeres que no siguen algún código de conducta subjetivo dentro de esa categoría).
  4. ¿Estás listo como hombre para decirle al imbécil de tu amigo que es un idiota y un sexista por el modo en que habla de las mujeres y por los vídeos que comparte? ¿Estás listo para actuar como un ejemplo de hombre para igualar el terreno en contra la de la violencia hacia la mujer? Porque esa es la parte difícil.

“No fueron 30 contra una. Fueron 30 contra todas. Justicia es poco, lo que yo quiero es el fin del machismo. No más violaciones. Rabia con razón.

La certeza de la impunidad

Si no fuera por la exhibición de los violadores de su delito, el caso no hubiese adquirido ninguna atención en absoluto.

Pero ¿qué es lo que hace que un criminal muestre con orgullo un crimen?

Silvia Chakian, una fiscal y coordinadora de un grupo en contra la violencia hacia la mujer, analizó este caso en una entrevista concedida a la BBC Brasil:

Mostra a certeza total da impunidade desses criminosos, que agem em grupo e que gravam e publicam a própria prova do crime que praticaram. Mostra o descaso pra eventuais responsabilizações, descaso com a Justiça (…) O (episódio) mostra que praticar crime dessa natureza é motivo de vaidade, de ser ostentado.

Muestra la certeza de una impunidad total por parte de estos delincuentes que actúan en grupo, que registran y publican las propias pruebas de su delito. Muestra su desdén por tomar algo de responsabilidad de sus acciones, su desprecio hacia el sistema de justicia […] [El episodio] muestra que la práctica de un delito de esta naturaleza es motivado por la vanidad, por la ostentación.

Mientras los violadores se confían de la impunidad, las víctimas lo reconocen como un hecho.

Como periodista, Mariana Varella, recuerda un caso del 2014 de una chica que fue encontrada por sus padres sentada en una cama apuntándose con un arma en la cabeza después de haber sido violada por su abuelo.

La semana pasada, un juez determinó que no existían pruebas suficientes para la condena de este hombre. Él admitió que había tenido relaciones sexuales con la chica, sin embargo el juez creyó en la narrativa en la que las tres mujeres de la familia (la chica, su madre y su abuela) estaban conspirando en contra de él.

La investigación más reciente sobre violencia sexual en Brasil reveló que cada 11 minutos alguien es violado en el país. Según el Informe Anual Brasileño de Seguridad Pública, 47.646 casos fueron registrados durante el 2014.

La misma semana que ocurrió la violación grupal a la menor de 16 años en Río de Janeiro, otra adolescente fue violada por cinco hombres en el estado noroeste de Piauí, sólo que éste apenas recibió cobertura nacional.

Irónicamente, el mismo día que el caso se hizo público, el actual Ministro de Educación interino de Brasil se reunió con el actor brasileño Alexandre Frota, quien es conocido por jactarse en pantalla de haber asfixiado a una mujer hasta que se desmayara y que a continuación procedió a violarla. Un delito por el cual nunca enfrentó un juicio.

Durante el año pasado, Frota estuvo involucrado en el movimiento a favor de la destitución de la Presidente Dilma Rousseff y se ha convertido en un notable defensor de las medidas que prohíben el “adoctrinamiento izquierdista” en las escuelas públicas.

Según sus opositores, el “adoctrinamiento izquierdista” se encarga de temas como la política y el género, los cuales no deben ser enseñados en las escuelas. Frota dice incluso que el ministro estuvo de acuerdo con sus planteamientos.

Pero el caso de la menor de 16 años que fue violada por más de 30 hombres está ayudando a erosionar la tolerancia de las mujeres hacia tales muestras públicas de sexismo.

Como Chakian apunta:

Não tem 30 monstros juntos. Não tem patologia nisso. É uma questão cultural. São 30 pessoas que participaram do crime e nenhuma delas agiu para evitar que aquele crime acontecesse. Isso revela uma sociedade criminosa e violenta contra a mulher. Que enxerga que o corpo da mulher é feito para o homem usufruir.

Esos no son 30 monstruos juntos. No hay patología aquí. Este es un asunto cultural. Son 30 personas que fueron parte de un delito y ninguno de ellos actuó para evitar que el delito ocurriera. Esto revela la existencia de una sociedad que es criminal y violenta hacia la mujer, la cual es considerada como un cuerpo hecho para el consumo del hombre.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.