¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Venezuela: la libertad de expresión frente al deterioro de las telecomunicaciones

Las libertades en Venezuela se ven amenazadas no solamente por iniciativas directas de represión gubernamental, sino también por las limitaciones a la conexión a Internet que vienen de los cortes eléctricos, los desgastes y las averías de los sistemas. Fotografía tomada por Edu Alarcón en Flickr. Publicada bajo licencia Creative Commons (CC BY 2.0)

Las libertades en Venezuela se ven amenazadas no solamente por iniciativas directas de represión gubernamental, sino también por las limitaciones a la conexión a Internet que vienen de los cortes eléctricos, los desgastes y las averías de los sistemas. Fotografía tomada por Edu Alarcón en Flickr. Publicada bajo licencia Creative Commons (CC BY 2.0)

¿Las penurias eléctricas que limitan los servicios de internet pueden ser vistos como una forma de censura? Sin electricidad, las comunicaciones por los medios ciudadanos de internet no van muy lejos. En medio de la crisis económica, social y política que golpea a Venezuela, el deterioro de las telecomunicaciones, la degradación de la calidad de conexión y los constantes apagones eléctricos generan un panorama que sumado al entorno general de los medios de comunicación está haciendo que las libertades de acceso a la información y comunicación se vean afectadas.

Freedom House, una ONG dedicada a la observación de las libertades civiles con base en EEUU califica a Venezuela como un país “no libre” en términos de libertad de expresión, y le da la segunda peor calificación en libertades en red en la región. Para los venezolanos la tarea de informarse de manera imparcial y veraz con respecto a los sucesos que ocurren día tras día no es fácil. Muchos han recurrido a las redes sociales para suplir las tareas que los medios no pueden cumplir.

Las políticas socialistas del gobierno de Hugo Chávez ocasionaron un gradual incremento en el número de personas conectadas a Internet, que al no venir de la mano con un incremento en la infraestructura y en la capacidad instalada, dio inicio a la degradación de la calidad de conexión. Durante los últimos años, Venezuela se ha posicionado como uno de los países con el acceso a Internet más lento en Latinoamérica. Mientras otros países aumentan la penetración de internet y la velocidad de conexión, Venezuela continúa con limitaciones fuertes, comparables a las de Bolivia y Paraguay, aunque el porcentaje de usuarios sea superior al de Cuba, Honduras y Nicaragua

A causa del control cambiario reinante desde el año 2003, la restricción de importaciones ha afectado también al sector telecomunicaciones, que en años recientes ha visto reducirse la asignación de divisas para la compra de repuestos y el mantenimiento de las instalaciones. La consecuencia de esta combinación de factores es un acceso a Internet lento e intermitente. Como escribe Eduardo Marín para Gizmodo:

En Venezuela solamente el 0,2% de la población supera una velocidad de conexión de 10 Mpbs. Si tomamos en cuenta la declaración de la FCC, técnicamente nadie en el país goza de banda ancha Por otro lado, solo el 2,1% de los venezolanos tienen una conexión superior a los 4 Mbps.

Las principales quejas de los usuarios en redes convierten el tema en una suerte de chiste recurrente:

La reciente crisis eléctrica, que ha traído como consecuencia una serie de medidas gubernamentales que incluyen cortes eléctricos programados de cuatro o tres horas diarias a lo largo del territorio nacional, que no sólo afectan la conectividad durante el tiempo que persiste el corte, sino que traen consecuencias posteriores: aparatos dañados, fallas en las redes de telefonía móvil, problemas de conectividad por horas luego de que la electricidad ha sido repuesta.

Durante los apagones, y también al margen de ellos, la falta de inversión en la infraestructura de telecomunicaciones afecta a los servicios de telefonía, que solían ser la red de emergencia para los venezolanos cuando había fallas del servicio de datos (o cuando éste ha sido desconectado por el gobierno). Los reportes de fallas y apagones de servicio son ubicuos y cotidianos, y pueden persistir por un par de horas o por días enteros sin que sean reparados o sin que siquiera se ofrezcan explicaciones:

Enfrentados a la inestabilidad de las comunicaciones, los venezolanos recurrimos al humor. El humorista José Rafael Briceño llama a la velocidad de acceso en Venezuela “la cola más lenta de Latinoamérica”:

Tal como señala Briceño, si bien la degradación del servicio es consecuencia clara de la insuficiente inversión y de las políticas económicas del gobierno, también es cierto que las autoridades encargadas de velar por la calidad del servicio han parecido estar más enfocadas en bloquear contenido en la web que en garantizar acceso de calidad a Internet.

2 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.